¿Cómo "quitarle" el chupón al Bebé?

Etiquetas: , , , , ,


Cuando nuestros bebés empiezan la vida fuera de la pancita de mamá, necesitan muchas atenciones y mimos para sentirse seguros; y una de las maneras de encontrar sosiego y relax es chupándose el dedo o el chupón, aunque ya hayan comido y estén satisfechos, la succión los calma y los ayuda a dormir.

Lamentablemente, a esto se suma la  “comodidad inmediata” que ese mágico pacificador significa para un padre o madre lleno de tensiones, eliminando de inmediato el llanto de un bebé demandante.

Sin embargo, nos preguntamos ¿qué pasa cuando se vuelve imperativo y absolutamente necesario para calmar a nuestro bebé? ¡Tanto así que llega a ser una adicción para ellos! ¿Cuándo y cómo debemos retirar el chupón? Y la pregunta del millón: ¿¡Es bueno o no darles el chupón!?



El chupón no es necesario para el bebé, hay otras maneras de calmarlo y ayudarlo a dormir sin necesidad del pacificador. Si es que no se lo pones, no lo va a necesitar nunca y aprenderán a calmarse con el sonido de tu voz, con tus arrullos o con masajes. Pero, si ya se lo diste, entonces lo más apropiado es retirarlo antes de que cumpla un año para que no interfiera en el desarrollo de la mandíbula, la erupción de los dientes ni con el inicio del lenguaje verbal.


Ahora: Qué pasa cuando nuestro hijo ya tiene más de un año y no quiere dejar el chupón porque no consigue relajarse con nada más? O porque el reflejo de succión (inherente en ellos al nacer) en vez de ir disminuyendo, ha sido sobre estimulado con la presencia del chupón? ¿Qué pasa si nuestro hijo ya tiene dos años y no habla mucho porque tiene el chupón en la boca mucho tiempo?

A continuación les damos unos cuantos consejos:

No es recomendable quitárselo repentinamente, ya que hay una carga emocional y de apego con su “amiguito” y hasta puede que le haya puesto nombre, por eso hay que ir disminuyendo su uso durante el día y dejarlo solo para cuando tome la siesta o para cuando vaya a dormir. Puedes usar la técnica de refuerzo positivo o recompensas “si no usas el chupón en la mañana, iremos de paseo o recibirás un premio”.

Es bueno ir preparando a tu pequeño con cuentos hechos por tí acerca de la “partida” del chupón. Puedes inventar un cuento en donde llega “El Hada Buena” que se lleva a los chupones que ya cumplieron su tiempo de uso y se los lleva a bebés que sí los necesitan. O decirle que Santa vendrá en navidad y a cambio de su chupón te dejará un regalo para niños grandes mucho más lindo. A usar la imaginación!

Es importante recalcar también, que hay que elegir bien el tiempo en el que vamos a retirar el chupón, no hay que hacerlo coincidir con momentos de cambio en la vida de nuestros hijos, como la llegada de un hermanito o con la temporada en que deja los pañales para usar el bacín ya que perder el chupón es un gran acontecimiento para ellos y no queremos abrumarlo con muchos cambios al mismo tiempo.


Finalmente, olvida los consejos clásicos como: “Córtale la puntita al chupón para que no le guste más”, o “imprégnalo de un sabor amargo para que ya no lo quiera”. Estas acciones pueden sorprender mucho a nuestros hijo y convertirse en una experiencia traumática para ellos (Aunque no nos parezca a nosotros algo muy importante, para ellos sí que lo es!). Hay que tener paciencia y jamás castigarlo si llora o se pone ansioso en esta transición.

0 comentarios: