¿Cómo es el recién nacido?

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Características generales de 0-1 mes


El bebé de un mes de nacido dormirá cerca de veintiún horas diarias, su tonicidad muscular será pobre y dominarán en él los movimientos reflejos o respuestas automáticas. Casi al final del primer mes será capaz de levantar su cabeza. Sus movimientos no tendrán una finalidad y serán de tipo generalizado, abarcando los distintos músculos del cuerpo. Sus conductas más comunes serán dormir, comer y llorar. Llorará cuando sienta cualquier necesidad y se alterará ante ruidos fuertes. El recién nacido mostrará preferencia por los estímulos humanos, como rostros y voces, por encima de otros sin vida como un objeto o un juguete.


Los sentidos de la audición, olfato, gusto y tacto estarán bien desarrollados. Al nacer preferirá los sabores dulces, como el de la leche materna. Reconocerá a su madre a los tres días de nacido por su voz y a los veintiuno por su olor. El tacto y el contacto piel a piel serán fundamentales para fortalecer la formación de vínculos afectivos. Mirará por un instante el rostro humano  seguirá el movimiento de un objeto, sin embargo, su visión será limitada, y deberá desarrollarse durante los siguientes mese de vida.

Destrezas

Socio Afectivas:

1.       Los vínculos afectivos se forman por doble vía: por los estímulos, respuestas y señales que mutuamente se den la madre y el bebé.
2.       A las tres semanas puede reconocer a su madre por su olor. El niño irá asociando los olores con estados de bienestar.
3.       Muestra preferencia por sabores dulces, como la leche materna.
4.       El gran desarrollo del sentido del tacto favorece la formación de vínculos afectivos con la madre.
5.       Sonríe, como acción refleja, durante el sueño. En el siguiente mes sonreirá al observar a su madre.

Lenguaje y Comunicación

1.       Se comunica con la madre mediante el llanto, la sonrisa, la fijación de la mirada, la emisión de sonidos y el pataleo.
2.       Responde a la voz humana y es capaz de gorgorear, gritar y producir sonidos simples como “ga” y “gu”. Hace ruido con su boca cuando toma el seno.
3.       Discrimina sonidos. Reacciona al sonido de un sonajero o una campanilla, bien moviéndose o quedándose quieto para fijar su atención.
4.       A las dos semanas de edad imita los gestos faciales de los adultos.
5.       De las veinticuatro horas, se mantiene despierto un promedio de tres horas y media.
  
Cognitivas

1.       Presenta, entre otros reflejos:

Presión o palmar (cierra fuertemente la mano cuando un dedo acaricia su palma).
Plantar (curva los dedos del pie cuando el adulto pone sus dedos sobre la base de los del niño).
Babinski (estira los dedos si se le presiona la planta del pie).
Moro (cargado en posición horizontal sin sostener su nuca, el niño deja caer ligeramente la cabeza hacia atrás; reaccionará abriendo sus brazos hacia los costados y luego cerrándolos y llevándolos hacia el centro del cuerpo, como queriendo agarrar a su madre).
Rotación y chupeteo (al tocar la mejilla del bebé, éste rota su cara como queriendo iniciar la succión del seno).

2.       Audición: reconoce a su madre por su voz y a los tres días de nacido dirige sus ojos y cabeza en dirección de la fuente de un sonido.
3.       Tacto: este sentido está bien desarrollado al nacer, lo que tiene un fondo adaptativo, pues favorece la formación de vínculos afectivos. La rica vascularización de  las manos permite al bebé conocer la forma de los objetos.
4.       Olfato: el aparato olfativo está bien desarrollado al nacimiento. Es capaz de detectar y diferenciar olores y hacer gestos faciales ante su presencia.
5.       Gusto: al nacer este sentido está bien desarrollado. El neonato puede discriminar sabores dulces, salados, amargos y ácidos. Presenta reflejos gusto-faciales, lo que demuestra que está preparado para percibir los cuatro sabores básicos.
6.       Visión: mira por un instante el rostro humano que está en su campo visual. Puede fijar su mirada y seguir el movimiento de un objeto, pero tiene poca capacidad de fijar la mirada, coordinar los ojos y una reducida visión lateral. Esta poca capacidad de enfocar hace que las imágenes que perciba sean borrosas. Le llaman la atención los objetos en movimiento por encima de los estáticos. En el recién nacido los movimientos oculares y el parpadeo no son simétricos.  

Motricidad Fina

1.       Los puños los mantiene cerrados la mayor parte del tiempo.
2.       Si se acaricia la palma de su mano, se produce una contracción tónica de los cuatro últimos dedos (excepto el pulgar).


Motricidad Gruesa

1.       Presenta postura fetal.
2.       Adapta la posición de su cuerpo con respecto al de la persona que lo carga.
3.       La tonicidad muscular es pobre y apenas levanta su cabeza. Dominan en él los movimientos reflejos.
4.       Flexiona sus brazos y piernas.

0 comentarios: