¿Cuáles son las áreas de Desarrollo de nuestros hijos?


El desarrollo infantil es un término que describe el extraordinario viaje cognitivo, motor, emocional y psicológico que afectará a tu hijo de pies a cabeza. Prepárate para sorprenderte a medida que crece y aprende mes a mes.


Los niños pequeños casi nunca se paran. Aunque su ritmo de crecimiento no es tan rápido como durante el primer año, la estatura media de un niño de dos años está en torno a 86.4cm y su aumento de peso a lo largo de un año en torno a 1.5-2.5kg. El perímetro craneal también aumenta para acomodar un cerebro en rápido crecimiento.

Los músculos más grandes de su cuerpo crecen más deprisa. Controlan los grandes movimientos del niño, como sentarse, caminar, trepar, correr y saltar. Los músculos más pequeños también se vuelven más fuertes.  Controlan el modo en que el niño utiliza sus extremidades, manos y pies para realizar movimientos más pequeños (habilidades motoras finas) para realizar tareas de precisión.

Los bebés aprenden poco a poco el suficiente control muscular para realizar grandes movimientos, como lanzar objetos y dar patadas.
Los movimientos más precisos requerirán más tiempo, pero poco a poco el bebé aprenderá a señalar, dibujar, utilizar una cuchara y escribir.

Habilidades Cognitivas
La capacidad de aprender y pensar, o desarrollo cognitivo, afecta al área cerebral responsable del razonamiento y la comprensión del mundo. El desarrollo sensorial y las habilidades del lenguaje influyen sobre el desarrollo cognitivo.

Habilidades Sensoriales
Los niños aprenden a través de la asimilación y la comprensión del mundo que los rodea. Los sentidos son fundamentales en el proceso, a través del desarrollo físico y el aprendizaje. Tu niño está a la caza de nuevas sensaciones y descubrimientos. Lo que tu hijo ve, oye, huele, siente y saborea afecta su memoria y cómo percibe el mundo. La consciencia de lo grande o pequeño que es, y dónde encaja físicamente con respecto a otras personas o cosas, también es importante.

Habilidades para la comunicación
La capacidad de tu hijo para hablar supone una enorme diferencia en cuanto al modo en que se relaciona con el mundo. El lenguaje es el puente que le permite la expresión de las necesidades personales y expresar sus preferencias y personalidad. Existen tres categorías de desarrollo del lenguaje:

·         Lo que dice (expresión): las palabras, las frases, el contexto y cómo utiliza el lenguaje.
·         Cómo lo dice (articulación): la pronunciación y el tono.
·         Lo que entiende (recepción): lo que asimila y comprende, incluyendo las palabras individuales y su contexto.
Para cuando haya cumplido los 12 meses, tu bebé habrá desarrollado una especie de lenguaje, parcialmente comprensible, y puede haber dicho su primera palabra, como “papá” o “mamá”.
“No” se les unirá muy pronto. Los siguientes tres años traerán consigo profundos cambios.

Desarrollo Emocional
Los años de bebé son bastante egocéntricos. El cerebro del pequeño aún no le permite ser consciente del impacto de su comportamiento sobre los demás, aunque si será muy consciente del impacto del entorno sobre él.


Los sentimientos surgirán gradualmente:

·         Autoconciencia – de sentimientos personales, y el desarrollo de la autoestima y la confianza.
·         Consciencia de los demás – desarrollo de sentimientos hacia, y sobre, otras personas.
·         Intuición – sensibilidad hacia al estado anímico y la atmósfera.
Las primeras experiencias emocionales ejercen un gran impacto sobre el desarrollo cerebral. Las primeras experiencias de alegría, temor, emoción, amor, seguridad y consuelo de tu hijo ejercen un impacto sobre el desarrollo cerebral y el comportamiento.

Tu papel será  fundamental para ayudarle a desarrollar una imagen saludable de sí mismo y para aprender a controlar sus emociones. Querrá recibir recompensas inmediatas, tendrá poco concepto del tiempo, y se moverá por necesidades y deseos. Con el tiempo, y tu orientación, aprenderá el comportamiento razonable.

Habilidades sociales
Estas habilidades se desarrollan a través de la observación y la imitación, junto con el lenguaje y  el desarrollo emocional. Cuando sea mayor, podrá aprender los mecanismos del comportamiento social, a través de los buenos modales, pero las habilidades sociales implican mucha intuición y sentimientos. El temperamento innato de tu hijo también influye. Hacia los cuatro años, habrá empezado a desarrollar ideas propias que guiaran su comportamiento, basadas en tu ejemplo y sus propias experiencias.

 Etapas del desarrollo cerebral
El cerebro se desarrolla por etapas.  El cerebro “inferior” que regula las respuestas instintivas y emocionales se desarrolla primero. El “superior”, o racional, que distingue a los humanos del resto de los animales se desarrolla más tarde y contiene los lóbulos frontales, parcialmente desarrollados en el momento del nacimiento. Hasta los tres años no habrá madurado para permitirle al niño controlar sus emociones e impulsos. La necesidad de una gratificación inmediata puede ser abrumadora, y por eso los bebés están predispuestos a las rabietas cuando no consiguen lo que quieren. Los juegos ayudan a los niños a empezar a aprender autocontrol y a desarrollar la función reguladora del comportamiento de los lóbulos frontales del cerebro.