Estimulación de la Coordinación Óculomanual (de los 15 a los 18 meses)

Etiquetas: , , , , ,

Su hijo puede hacer muchas más cosas solo. Puede corretear, ir donde se le antoje, y eso significa que sus manitas exploran todos los lugares que usted preferiría que dejaran en paz, como enchufes eléctricos, ranuras de aparatos de video y el interior de los armarios. Es imprescindible no quitarle el ojo de encima en ningún momento.

Sugerencias:
Ofrézcale un rompecabezas que contenga distintas formas troqueladas, que su hijo tendrá que encajar en los huecos correctos.
Disfrutará mucho dedicándole tiempo, pero recuerde que para él es extremadamente difícil y quizá se frustre cuando las piezas no encajen a su gusto. No pase de los rompecabezas de tablero con figuras geométricas de vivos colores, como círculos, triángulos y cuadrados. Los de formas irregulares probablemente sean demasiado exigentes para esta edad.
Asegúrese de que su hijo tiene mucho papel y lápices de colores a mano. Dibujar es una de las actividades que jamás le cansará porque le permite crear algo nuevo cada vez. Anímele a sentarse a una mesa pequeña mientras dibuja para que se sienta cómodo y relajado. En esta etapa será imposible descifrar sus dibujos, aunque él insista en que ha dibujado, por ejemplo, una cada o un perro. No critique sus obras, de lo contrario perderá interés por el dibujo rápidamente.
A esta edad, quizá le guste participar en la labor de vestirse y desnudarse. Por ejemplo, cuando usted se acerque con una camiseta, quizá extienda los brazos con antelación. O tal vez intente quitarse los calcetines. Tenga en cuenta que la ambición de su hijo sobrepasa su capacidad: quizá se lo encuentre llorando un día, con la camiseta atascada a medio camino al pasársela por la cabeza y forcejeando para quitársela del todo. Exprésele su aprobación cuando intente ayudar así, pero tranquilícele y apóyele cuando convenga.
Lo mismo puede decirse de la alimentación, sea entre horas o en las comidas establecidas. Su resolución de hacerlo todo por sí mismo implica que a la hora de comer insista en usar la cuchara par comer solo. Su control manual aún no está completamente desarrollado y parte de la comida aterriza en el suelo o sobre la mesa. Prepárese para cierto grado de estropicio y déjele practicar todos los días.
Consejos:
1. Procure que esté tranquilo. Si su hijo rompe a llorar cuando, por ejemplo, no puede atrapar un trocito de comida de su plato, en primer lugar, cálmele. Su coordinación oculomanual se reduce cuando está alterado. Cuando esté tranquilo, anímele a intentarlo de nuevo, pero esa vez más despacio.
2. Disponga una zona especial para exhibir sus dibujos. No hay mejor manera de expresar admiración por el talento artístico de un niño que exponer su obra en un lugar destacado de su casa. Se puede reservar una zona de la pared de la cocina únicamente para este propósito.


1. No fuerce la preferencia por una mano. A estas alturas, su hijo probablemente prefiera usar siempre la misma mano para las tareas que requiera cierta coordinación oculomanual. Deje que este aspecto se desarrolle de forma natural. En cualquier caso, nunca fuerce a un niño zurdo a usar la mano derecha.
2. Haga rodar una pelota por el suelo. Siéntese en el suelo a unos metros de su hijo y haga rodar una pelota hacia él, cuando la atrape con firmeza, pídale que se la devuelva, también rodando. Aunque para usted es fácil, es un reto para él: sea paciente.
3. Juegue a juegos de palmadas. Su hijo ya es capaz de dar palmadas, pero usted puede animarle a aplaudir más a menudo. Por ejemplo, dé una palmada con ambas manos y luego otra al cabo de un segundo. Pídale que imite su acción. Aplaudir al ritmo de la música también es una buena práctica.

0 comentarios: