Estimulación del Desarrollo Socioemocional: de los 31 a los 36 meses.

Etiquetas:


Cuando cumpla 3 años, será un niño más atento, social y sensible en general. Considerará la amistad importante y procurará ver a sus amigos cada día, ya sea en casa, en el grupo de juego o en la estimulación temprana.
Las rabietas serán menos frecuente y menos intensas, a medida que entienda que el mundo no siempre gira a su alrededor.

Sugerencias:

Ahora cooperará más con sus amigos cuando juegue; no siempre compartirán sus cosas y se turnarán sin discutir, pero los desacuerdos menores serán cada vez menos frecuentes. Sus prácticas sociales serán más maduras en general.
Procure especialmente alabar a su hijo cuando juegue bien con otros niños, porque este elogio reforzará una conducta social aceptable.

Tampoco le hará daño que le recuerde, por ejemplo, antes de visitar a un amigo que debe portarse bien y compartir los juguetes y los juegos con su amigo.
Su hijo será progresivamente más responsable con las normas familiares y disminuirá la frecuencia de los desafíos a los límites establecidos.
También sus aptitudes intelectuales y lingüísticas estarán más avanzadas, por lo que éste será un buen momento para dedicar más tiempo a explicarle porqué existen las reglas. No complique ni alargue demasiado sus aclaraciones, cíñase a lo básico. En cuanto le haya explicado porqué, por ejemplo, no debe pegar a alguien, pídale que le explique la regla a usted. Además de ser una buena manera de comprobar si lo ha entendido, reforzará el mensaje.

A esta edad, su hijo será capaz de encargarse de tareas domésticas básicas, como tirar el papel usado a la basura o guardar sus juguetes en el armario. Quizá necesite explicarle cómo realizar estas tareas, pero estará dentro de sus posibilidades y resplandecerá de orgullo cuando usted elogie su buena disposición.

A estas alturas, su sentido del yo estará mejor definido. Será más consciente de quién es, de sus propios puntos fuertes y débiles, de sus gustos y aversiones y de cómo otras personas reaccionan ante él como individuo. Le verá indignarse cuando descubra que alguien más ha usado su espacio o sus posesiones personales. Es un signo muy positivo de su madurez, aunque a usted le parezcan agotadoras sus quejas de que las cosas deberían hacerse a su modo. Hágale partícipe de las decisiones menores sobre la elección de su ropa y su comida, siempre que sea posible. Pregúntele su opinión sobre la pintura o sobre la decoración de su habitación.

Cuando se siente infeliz:

Todo niño de 3 años tiene sentimientos negativos, pero éstos pasan pronto. Si siempre parece infeliz, esfuércese por descubrir qué le preocupa. Su hijo puede alterarse por varias razones, aunque a usted puedan parecerle triviales. Por ejemplo, no saber dibujar bien, no poder subir por la escalera del tobogán o una observación de otro niño sobre la velocidad a la que corre, todo ello puede hacerle sentir mal. Hable con él cuando parezca abatido y trate de ofrecer una solución a su dificultad. Por encima de todo, asegúrele que cree que es un niño fabuloso.


Consejos:

1.Ayúdele a superar los episodios de timidez: Si su hijo no quiere ir a jugar al parque o a casa de un amigo, anímele a superar la timidez. Dígale que allí disfrutará jugando con sus amigos y que si no va luego se arrepentirá.

2.Enséñele cómo comportarse: Una de las formas para que su hijo aprenda las habilidades sociales básicas es mediante la imitación del comportamiento de los adultos. Muéstrele cómo cooperan y comparten unos con otros en casa, sin enfadarse.

3.Controle su agresividad: A esta edad algunos niños pasan por una etapa en la que pegan a otros niños cuando éstos no hacen lo qu ellos esperaban. Asegúrese de que su hijo entiende que está mal hecho. No permita bajo ningún concepto que se comporte de modo violento.

4.Cómprele un animal doméstico: Cuidar de un pez o de un hámster es una buena manera de desarrollar su atención por los demás y no le causará problemas. Sugiérale que siempre alimente a su mascota antes de comer e invítele a participar de otras formas en el cuidado de su nueva mascota.

5.Esté pendiente de él. Para su hijo cualquier problema tiene que resolverse urgentemente, y a que todavía no ha madurado lo suficiente como para establecer prioridades. Ayúdele cuando vea que algo le preocupa antes de que llegue a desbordarle.


0 comentarios: