Un mundo más amplio: Iniciando en Nido

Etiquetas:

Cuando tu hijo es pequeño, el tiempo vuela, y antes de que te des cuenta, estarás preparando su primer día de escuela. Si está acostumbrado a pasar tiempo con otros niños observarás en él un creciente interés por probar cosas nuevas, o la necesidad de ser constantemente estimulado por nuevos desafíos.
Los niños a punto de entrar al colegio a menudo dan la sensación de crecer muy deprisa. Tu hijo puede parecer claramente preparado para dar el siguiente paso en su vida. No todos los colegios comparten los mismos criterios a la hora de decidir cuándo un niño está preparado para la escuela, pero, en general, los niños empiezan durante su tercer año.
Aunque cada colegio puede aspirar a distintas habilidades y nivele de capacidad, hay una constante: tu hijo necesita tener unas buenas habilidades sociales, ser capaz de sentarse y prestar atención, poder escuchar y seguir instrucciones, y ser capaz de compartir su atención con otros niños.


En general, lo normal es que le hayas enseñado esas habilidades en casa: cada vez que se sienta a comer, cada vez que escucha un cuento, cuando juega con otros niños o va a la estimulación temprana, etc.
Unos sencillos primeros pasos de casa al colegio:
Visita el colegio con tu hijo antes de su primer día de clase para que sepa qué se va a encontrar, y ara tu propia tranquilidad. El ambiente del colegio será muy distinto al de casa, aunque algunos elementos coincidirán con la estimulación temprana.
Utiliza el juego de la interpretación para prepararlo para lo que podría suceder en clase, o en el recreo, y lean juntos cuentos sobre ir a la escuela.
Ayuda a tu hijo a consolidar su confianza, animándolo a probar nuevas actividades y a no rendirse.
Ayúdale a ser más independiente eligiendo ropa que él pueda manejar sin ayuda. Opta por los cierres de velcro, en lugar de cordones, en los zapatos.
Elogia su capacidad para controlar sus sentimientos y su autocontrol.
Anímalo a hablar y a hacer preguntas que desarrollen la empatía con otros niños. (“¿qué le pasa a Pepito? ¿Porqué está triste?”).
Al principio, procura que sólo asista a clase medio día.
Preparen un álbum de recuerdos sobre el colegio.

Tus sentimientos y actitud
El primer día de colegio de tu hijo lo recordarás el resto de tu vida. Irá emocionado y, seguramente, algo asustado…. ¡¡Y tú también!! El impacto de decirle adiós ese primer día puede ser bastante profundo. Si sientes que te emocionas mucho, intenta controlar tus sentimientos para que tu hijo no perciba tu estado de ánimo y no se preocupe por ti.
Aunque tú misma odiaras el colegio, muéstrate positiva, para que tus experiencias pasadas no influyan en tu manera de hablar sobre el colegio o los profesores. Si evitas mostrar tus preocupaciones delante del niño, le evitarás una innecesaria preocupación. Reserva tiempo para visitar el colegio y conocer a los profesores y a otros padres y, sobre todo, resera tiempo para compartir la emoción de tu hijo.

0 comentarios: