Aprender Jugando (Nuestros Hijos 2-3 años)

Etiquetas:

El juego y el aprendizaje están íntimamente asociados a esta edad, y a tu hijo le encantará que te impliques en ello. Las horas que pasas jugando con él nunca serán tiempo perdido. A cada instante aprende de ti y necesita toda la atención que seas capaz de dispensarle.
El equilibrio entre el juego físico y el mental es esencial para ayudar a la preparación del cerebro y el cuerpo para el aprendizaje. Tu hijo aprenderá la importancia de las cosas y cómo éstas son valoradas por los demás. También hará descubrimientos sobre lo que le gusta y lo que no, sobre cómo funcionan las cosas y sobre cómo desarrollar y usar sus habilidades personales. Aunque el juego es instintivo, tu hijo debe recibir estímulos para saber que cuenta con tu atención y apoyo.
Sin la implicación adulta, y sin compañeros de juego, tu hijo puede perder interés en el juego, y su aprendizaje también se reducirá. Recuerda que es el proceso, y no el resultado final lo que importa. El éxito está en que empiece a dibujar, no en si el dibujo se parece o no a papá.
Las diferencias de género tienden a mostrarse en niveles de madurez y en el desarrollo de habilidades y del lenguaje. En ambos casos, las niñas se desarrollan antes. Estos factores están conectados porque el desarrollo del lenguaje produce un impacto sobre las habilidades sociales. Las diferencias de género se cree que están condicionadas por el ambiente en casa.


Hacia los 2-3 años, sin embargo, los juguetes y los juegos son intercambiables, y no todos los niños estarán seguros de quién es un niño y quién una niña.

Etapas del juego

Hasta los 24 meses, tu hijo tenía muy poco interés en alguien que no fueras tú mientras jugaba, pero su cerebro se ha desarrollado hasta un punto en que empieza a comprender sus sentimientos y a desarrollar la imaginación. Con ello se produce el desarrollo de la memoria y su capacidad para “sintonizar” con el mundo más extenso. Eso significa que empieza a prestarles más atención a los demás niños de su edad y también que querrá estar con ellos. Sus habilidades de juego paralelas seguirán desarrollándose. En lugar de limitarse a jugar junto a un niño, puede que empiece a mostrar interés por lo que hace ese niño, y querrá imitar algunas de sus acciones, aunque no está todavía preparado para jugar con otros niños. Con el tiempo, cuando haya aprendido a compartir y a guardar su turno, su juego se volverá más cooperativo.

De momento, sin embargo, el paso de juego solitario a paralelo es todo un reto y tu hijo necesitará que lo ayudes para hacerle frente. Compartir y guardar turno A tu hijo le encantará ensayar sus juegos. A lo mejor prueba sus ideas sobre él mismo, o sobre ti, antes de utilizarlas en una determinada situación de juego. Por ejemplo, puede que acueste a su osito de peluche del mismo modo que tú acuestas a su hermanita. Este proceso de aprendizaje también se aplica a compartir y a guardar turno, pero necesitará tu ayuda para aprenderlo. Por ejemplo, cuando repartan caramelos (uno para mamá, otro para él) o cortar una pizza en porciones, dile que lo haces para compartir.

Cuando él juegue con otro niño, explícale que ha llegado el turno de que su amigo tenga el juguete. Ajustarse al reto de la socialización con los compañeros de juego requerir algún esfuerzo. El problema para tu hijo es que puede que los demás niños no entiendan las reglas de compartir y guardar turno del modo en que tú se lo has enseñado, de modo que los encuentros pueden terminar en lágrimas, rabietas o agresiones. Tú puedes ayudar a través de tu valioso y esencial apoyo. Tu hijo te necesita para ayudarle a ensayar el juego cooperativo, en el refugio de su relación contigo, lejos de las luchas de poder y desencuentros que suelen producirse con los niños de su edad.

También necesita que estés presente mientras juega con otros niños, para que puedas limar asperezas en caso de tensión, y ayudarlo a transferir las habilidades ensayadas al mundo real. Con el tiempo, una vez que se acostumbre a interactuar con su grupo de edad, podrás retirarte ligeramente y permitirle solucionar los problemas, pero primero tendrá que asumir la base de compartir.

Supervisar el juego entre niños no tiene que ver con controlar y dirigir su comportamiento, se trata de estar atento a la situación y ayudarlos a encontrar soluciones cuando se presenten problemas.

Desarrollar Estilos de juego

Tu hijo ha estado experimentando con diferentes estilos de juego desde que nació. De bebé, dominaba el arte de dejar caer o estampar cosas por simple curiosidad, y por la diversión de escuchar el sonido del golpe. Después habrá desarrollado una serie de habilidades físicas y, desde entonces se habrá hecho fuerte a través del juego experimental y la exploración. Ahora que puede combinar su consciencia sensorial con sus habilidades físicas, y junto con sus habilidades lingüísticas e imaginativas en desarrollo, todo un mundo de juegos fingidos se abren ante él.

Juegos de Lenguaje:

Puede que hayas notado que tu hijo habla solo. Continuamente comentará lo que hace, cómo se siente, y cómo juega. Esta importante etapa le ayudará a desarrollar su voz interior y le ayudará a comprender sus acciones y sentimientos, y si está en el buen camino. Su voz se callará poco a poco a medida que se interiorice. Sin embargo, en esta etapa, “escuchar” lo que tu hijo se dice a sí mismo te dará una idea de sus sentimientos, reacciones e imaginaciones. Su juego de lenguaje también tiene por objetivo la alegría de experimentar con sonidos y palabras. Los niños a menudo hablan soles en la cama y una “historia” inicial puede convertirse rápidamente en un parloteo sin sentido, como “Papá juega con Abby, va a ver al tío Pepe. Hola tío Pepe, pepe ¿vas a hacer pepe pepe ¿ pepepe pepepe pepepepe…”.

Todos poseemos una voz interior que comenta nuestros pensamientos y acciones. Es una manera importante de vigilancia y autocontrol. Los niños que de mayores tiene problemas de autocontrol, pueden haber tenido problemas a la hora de desarrollar su voz interior y , por tanto, la vigilancias será más difícil.

Puedes ayudar a tu hijo a aprender esta habilidad contándole lo que has hecho y con comentarios positivos. Por ejemplo, “Mamá va a lavar los platos antes de jugar contigo”. “Papá está muy contento porque ya viene a casa a darte un enorme abrazo”. “Voy a jugar contigo al balón para que veas cómo espero mi turno”.
La voz interior actúa como un comentarista y tiene un efecto sobre el desarrollo de la autoestima. Si tu hijo hace constantemente comentarios críticos o despreciativos, es una señal de que no siente aprecio por sí mismo ni por sus logros.

Tienes una función primordial a la hora de enseñarle a valorarse a sí mismo y de ayudarle a sustituir los pensamientos negativos por otros más positivos.

Juegos físicos:

A los niños les encanta moverse y a esta edad les cuesta quedarse quietos mucho rato. Poder jugar al aire libre les da una sensación de libertad. Factores como los niveles de energía, el cansancio, la temperatura corporal, la duración del juego, los gustos personales y si tu familia es aficionada a estar fuera de casa, juegan un papel a la hora de decidir cambiar de objetivo.

No hay duda de que los niños se concentran más fácilmente con actividades de interior, como dibujar, hacer rompecabezas, construir cosas y contar cuentos, siempre que hayan tenido la oportunidad de quemar energías. Es un plano puramente biológico, la actividad física favorece la circulación de la sangre y envía más oxígeno al cerebro y otros órganos vitales, lo que ayudará a mantener sano a tu hijo, y facilitará que su cuerpo prenda más eficazmente.

El juego físico también ayudará al desarrollo de la autoconfianza de los niños. Tus elogios mientras él se sube valientemente al balancín por primera vez, o disfruta en el columpio (muy bueno para desarrollar el sentido del equilibrio), lo animará a confiar en sus capacidades físicas. Con el tiempo, estará preparado para intentar trepar, y para estar junto con otros niños. Asegúrate de que sepa lo bien que se ha esforzado y anímalo a probar nuevas actividades. Procura que la ansiedad que puedas sentir, ante el temor de que se caiga o lastime, no le impida intentarlo en un contexto seguro y protegido.

JUEGOS E IDEAS PARA JUGAR

Juegos Tranquilos:

· Rompecabezas gigantes y robustos.
· Formas que encajan o se emparejan: se puede utilizar para introducir reglas básicas y turnos. Por ejemplo un dominó con dibujos.
· A tu hijo le encantará escuchar cuentos que sean reconocibles y predecibles, y seguramente tendrá sus personajes favoritos
.· Bandeja de memoria: empieza por colocar de tres a cinco objetos. Retira uno de ellos y pregúntale a tu hijo cuál falta. Añade algo: añade un objeto nuevo y comprueba si es capaz de nombrarlo.
· Mesa de la naturaleza: Anímalo a recoger hojas, cáscaras, piedras, ramitas e insectos cada vez que vayan de paseo. Dispón los objetos sobre una mesa y hazle algunas preguntas sobre ellos.
· Encuentra la diferencia: dibuja dos caras muy parecidas, y añade alguna diferencia evidente (como pelo verde o una nariz roja). Pídele a tu hijo que te enumere las diferencias y las similitudes de cada dibujo.
· Pesar y medir: una cinta métrica gigante ayudará a los niños a desarrollar la comprensión del tamaño.

Juegos al Aire Libre

· Juegos en la arena: Con agua, cubos, conchas y otros accesorios.
· Juegos con pelotas: con balones, bolos un bate y una pelota.
· Juegos con agua: Incluye una piscina de chapoteo. Debes supervisarlo constantemente.
· Parques: déjalo trepar y jugar con los columpios y balancines.

Juegos Creativos

· Plastilina de harina: es sencilla de fabricar. (harina y agua)
· Pintar y dibujar: proporciónale un atril, pinturas y un delantal.
· Caras comestibles: elabora pizzas o sándwiches sonrientes.
· Collage: Es increíble lo que se puede hacer con una barra de pegamento y cuentas, frijoles, cuerda y pinturas.
· Cortar y pegar cosas.Juegos de interpretación
· Marionetas: pueden fabricarse fácilmente con un calcetín con botones cosidos a modo de ojos.
· Disfrazarse: Busca en las tiendas de segunda mano prendas llamativas Busca también en tu armario.
· Un picnic de interior: a los niños les encantará comer con los dedos y sentarse en el suelo, sobre todo si el osito de peluche también está invitado.
· Caza del tesoro: seguir pistas (con ayuda) y encontrar sorpresas siempre es divertido.
· Caza del tesoro: servirá para que tu hijo se acostumbre a lo que le espera en la escuela.
· Jugar a comprar: le ayudará a acostumbrarse al manejo de monedas y su intercambio por artículos.

Juegos de Acción y Fiestas

· Canciones de acción: cualquiera que tú conozcas (Ej.: cabeza, cara, hombros, pies)
· Escondite: cuando te escondas, asegúrate que sea fácil encontrarte.
· Trenes y carritos: empujen los trenes por las vías y jueguen con carritos.
· Fingir ser un animal: salten como un conejo o una rana, y corran como un puma.

0 comentarios: