Nuestros Hijos de 2 a 3 años: Los Celos

Etiquetas:




Los niños pequeños y los preescolares creen que tienen que recibir atención completa cada vez que la reclaman porque sienten que son el centro del universo. Esta visión egoísta de la vida es fuente de rivalidad y celos entre hermanos. Cuando la atención que piden no está allí porque se le están otorgando al nuevo bebé, a otro hermano e incluso al esposo (a). Los pequeños frecuentemente se transforman en el monstruo de los celos. Poseídos por esos celos, se enfadan, sabotean, gritan o exigen más atención al golpear a sus hermanos, romper juguetes, hacer rabietas y cosas por el estilo. Justificados o no, los celos de su hijo pueden arrancarle el corazón. Aproveche la conducta celosa como una oportunidad para enseñar, concediendo atención a sus necesidades y siendo solidaria.


Prevenga el Problema

Invite a su hijo a participar en los cuidados del nuevo hermano

Mientras cambia al bebé, por ejemplo, cuente con la ayuda de su hijo para pedirle un nuevo pañal, sostener la crema o entretener al recién nacido. Si su preescolar se pone celoso mientras usted abraza al bebé, un abrazo más grande, que lo incluya a él, puede volver a poner el viento a su favor.


Elogie el compartir

Cuando su hijo acepte que su atención se dirija hacia otra parte, resalte su buena disposición a compartir y diga: “Fue muy amable de tu parte compartirme con el bebé. Gracias por ser tan generoso”


Ayude a su hijo a sentirse especial

Para mantener acorralado al monstruo de los celos, permita que su hijo ayude a abrir los regalos y se los enseñe al bebé. Alentar a los amigos y parientes a traer regalos para los dos hijos ayuda al niño mayor a sentirse especial.


Resolver el Problema


Qué Hacer

Muestre Empatía

Cuando estallen los celos deje saber a su hijo que usted entiende cómo se siente. Diga: “Sé que no te gusta que yo tenga que cuidar al bebé, pero pienso que eres capaz de manejarlo. Después de que juegues con tus bloques de construcción jugaré contigo”.


Ofrezca actividades alternativas

Entienda que su hijo siente celos porque se siente abandonado cuando usted y su esposo quieren pasar un rato juntos. Ofrezca a su hijo algo constructivo que hacer, hasta que usted esté listo para concederle su atención completa. Diga “Papi/mami y yo queremos hablar por un rato. Puedes jugar mientras hablamos. Después, si quieres podremos hablar los dos”.


Mida su tiempo

Para un niño, amor se escribe como T-I-E-M-P-O. Considere cuánto tiempo pasa con su hijo al leer cuentos, responder sus preguntar, compartir comidas, jugar y otras actividades. Cuando su hijo se sienta seguro de su amor, sus celos disminuirán porque sabrá que él es su prioridad número uno. Dígale “Te amo” muchas veces al día. Fortalezca los lazos con cada uno de sus hijos estableciendo citas especiales para jugar con ellos, así cada uno se sentirá valorado e importante.


Lo que No debe hacer

Comparar a su hijo con sus hermanos o con otros niños

Decir cosas como “Quisiera que fueras tan útil como tu hermano pequeño” o “¿Porqué no puedes ser tan amable como tu hermana mayor?” solo le dice a su hijo que no está a la altura de lo que usted espera que sea. Para los niños, eso se traduce en no ser digno de amor como otros miembros de la familia, lo cual es una forma segura para despertar al monstruo de los celos.


Castigar

Cuando su hijo se sale de sus casillas porque quiere atención completa de su parte, castigarlo por es sólo incrementa el distanciamiento. En lugar de hacer eso, enséñele cómo arreglárselas cuando no tenga toda la atención que desea en el momento en que quiere. Diga: “Siento que estés molesto porque no pueda jugar en este momento. Hagamos un trato. Jugaré con tu hermanita un rato y cuando suene el timbre te leeré un cuento. La próxima vez se turnarán y tú serás el primero.” (obtener un pequeño timbre o alarma para que pueda medir el tiempo).



*Extraído del libro: Disciplina sin Gritos ni Palmadas

0 comentarios: