La Estimulación Sensorial (Desde los 6 meses a más)

Etiquetas: , , , , , , , , ,


¡¡Una sorpresita navideña !!
Nuestro primer video tutorial de Estimulación Temprana!!!

En ésta serie de videos que iremos lanzando semanalmente queremos enseñarles ejercicios, como si estuvieran en una clase de Mundo Yo Soy! 

El primer tema que estamos tocando aquí es la "estimulación sensorial y motricidad fina de nuestros pequeñines".

Gracias por compartir el video, darle "me gusta" y suscribirse a nuestro canal de YouTube para que tengan los nuevos videos tutoriales como primicia y nos servirá como incentivo para mejorar y darles mejor material en cada video! 

Espero que les guste mucho y que nos den ideas de qué temas quieren ver para sus peques!

FELICES FIESTAS!!

Miss Leddy

Vean el video aquí:
http://youtu.be/JkPmuFjQaLY

La Vida Social de nuestros hijos (2 a 3 añitos)

Etiquetas: , , , , ,

Las relaciones sociales desempeñan un papel fundamental en el desarrollo del niño; en esta etapa, en la que adquiere conciencia de sí mismo, también su relación con el mundo se va enriqueciendo.

Las fechas señaladas, las fiestas, las navidades, los grupos de juego y las visitas son ocasiones en las que el niño vivirá de manera especial sus relaciones con otras personas, al ampliarse su horizonte con nuevas situaciones y vivencias. Y los padres deben estar preparados para afrontarlas adecuadamente.

Las Fiestas

A lo largo de estos meses van a darse diversas ocasiones que pueden convertirse en un día especial para el niño: las más comunes son los días de su cumpleaños, así como, las fiestas de Navidad, pero también existen otras, como las reuniones familiares, bodas, etc.

Si el niño de esta edad ya tiene de por sí una tendencia al egocentrismo, en estos días señalados va a tener motivos más que suficientes para sentirse el centro del universo. Sin embargo, un día es un día. Con esto no se quiere decir que en estas ocasiones se le tenga que consentir todo, pero sí se le hace sentir que es "su" día y que puede disfrutarlo al máximo, no por ello se va a perturbar su normal desarrollo. Al contrario, si el niño percibe que hay determinadas circunstancias en las que todo es "especial", ello le ayudará a comprender, por comparación, que el resto de días debe seguir una disciplina y unas rutinas.

Así pues, es natural que en esas jornadas se haga una excepción y se flexibilicen las rutinas cotidianas en lo que se refiere a horarios, alimentación, etc.
Si bien es cierto que, por regla general, en la dieta del niño deben evitarse las golosinas y otros preparados comerciales ricos en azúcares y grasas, en estos días se le pueden "consentir", pero siempre con moderación y si el pediatra no lo tiene prohibido por algún motivo especial. Tampoco es mala idea proponer al niño varias alternativas (que previamente los padres habrán seleccionado) en cuanto a la comida que desea tomar, para así darle la oportunidad de escoger aquello que más le gusta.

Los Cumpleaños

El día del cumpleaños del bebé es ideal para disfrutar en familia. Además de los padres, los abuelos o los tíos, es posible que el niño tenga primos de su misma o similar edad, o incluso vecinos o compañeros de juegos que los padres quieran invitar. En cualquier caso, es una buena ocasión para jugar y disfrutar juntos. Los padres pueden aprovechar la ocasión para fomentar en su hijo el juego participativo y la cooperación.

Aunque pueda ser agotador, se trata de que los adultos no sólo intervengan cuando vean que hay
algún pequeño altercado entre los niños, sino también de participar ellos mismos, cantando, bailando o proponiendo actividades.

Sin duda habrá regalos, no tan sólo de los padres sino de los otros familiares.
Aunque aveces les resulte difícil a los progenitores frenar su impulso de vaciar los estantes de la juguetería, no es recomendable excederse. Lo único que conseguirán es agobiar al niño, que no podrá asimilar tantas novedades al mismo tiempo.



Es mejor comprar pocos juguetes pero bien escogidos, teniendo en cuenta criterios pedagógicos, de seguridad, etc.
De todas manera, no hay que decepcionarse si finalmente el niño decide jugar la mayor parte del tiempo con un juguete viejo o con los envoltorios. Ya se ha comentado que están en una edad en la que cualquier objeto puede convertirse, en virtud de su imaginación, en otro muy distinto que le haga disfrutar al máximo.

No está de más que los padres, en la medida de lo posible, se pongan de acuerdo con los otros familiares en lo que se refiere a los regalos. No sería la primera vez que un niño recibe tres juguetes idénticos, con el consiguiente enojo por su parte y las molestias generadas a los que tienen que ir de nuevo a cambiar el regalo.

Fiestas de disfraces

Disfrazarse es, para el niño, una de las formas más significativas del juego de representación. Y cuando decimos disfraz, no nos referimos sólo a un vestido perfectamente confeccionado, sino a cualquier elemento que por obra de la fantasía infantil lo convierta en el personaje deseado.
Tanto en su centro de estimulación temprana, como en casa, el día de la fiesta de disfraces para un niño de más de dos años puede ser tan divertido como para los adultos, si no más. Es una buena ocasión, pues, para que el pequeño disfrute en compañía de otros niños de un agradable día de fiesta.

La magia de la Navidad

Estas fiestas, tan entrañables para los adultos, tienen una significación especial para los niños, especialmente a partir de esta edad, en que su imaginación les permitirá vivir con toda intensidad la magia inherente a las mismas.
En efecto, ahora que ya podrán imaginar, a través de lo que les cuenten los padres, a Papá Noel cabalgando con su trineo cargado de regalos o a los tres Reyes Magos viajando desde tierras lejanas a lomos de sus camellos para entregar juguetes a todos los niños, empezará a tomar cuerpo una de sus mayores ilusiones.
Pero no sólo es importante este aspecto, si no que también lo es su participación activa en todos los preparativos y las celebraciones que se suceden durante estos días. Ayudar a mamá y papá a poner el nacimiento o a decorar el árbol de la navidad puede resultar un verdadero placer para él y para toda la familia.
En lo que se refiere a los regalos, cabe recordar lo dicho anteriormente sobre la conveniencia de no exagerar en la cantidad de regalos.



La Timidez

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Quizá se sorprenda al ver que su hijo, por lo general extrovertido, se vuelve tímido cuando se encuentra con otro niño o con un adulto desconocido. De pronto deja de hablar, se ruboriza y trata de esconderse detrás de usted. Lo que provoca esta timidez es simplemente una falta de confianza en situaciones sociales, la conmoción de ver un rostro desconocido o de ser el centro de atención. En cuanto se aleja de esta situación, su timidez desaparece y vuelve a ser el mismo de siempre. A esta edad, los niños tienden a ser más tímidos que las niñas (aunque esta tendencia se invierte cuando empiezan a ir al colegio).



La timidez cambia
El modo como los niños experimentan la timidez cambia a medida que crecen. A los 15 meses, su hijo probablemente se aferre a usted en presencia de un desconocido. Incluso cuando, al cabo de 3 o 4 meses, su confianza haya aumentado y se lance de cabeza casi a todas partes, muy satisfecho de sí mismo y sin ninguna preocupación, de pronto puede convertirse en un niño tímido e inseguro si se encuentra ante un rostro poco familiar.

A medida que su confianza aumente progresivamente, más o menos en los 6 meses siguientes, ya no se aturullará tan fácilmente por la timidez. Por supuesto, quizá siga siendo tímido en presencia de personas a las que no conoce, pero la reacción de pánico que experimentaba cuando era más pequeño ya no será evidente. Ahora supera la timidez reaccionando de una manera más neutral y controlada que antes; es más probable que reaccione guardando silencio, antes que intentando esconderse.

Hacia los tres años, ha conocido a tantos niños y adultos que reaccionará ante los desconocidos, y aveces iniciará una conversación o interacción social con ellos. Aún así, algunas veces sufrirá una regresión al comportamiento tímido de un año a dos antes.

Preste atención a los signos de timidez, porque quizá no sean evidentes a primera vista. Cuando su hijo se muestre tímido, quizá se calle de pronto y le cueste establecer contacto visual con quienes le rodean; por ejemplo, puede quedarse mirando fijamente al piso . Puede azorarse y ruborizarse, e incluso experimentar dificultades para tragar. Puede quedarse paralizado, incapaz de seguirle el paso, o puede forcejear para alejarse.

La manera de mostrarse tímido de su hijo dependerá de su personalidad, y usted aprenderá pronto a reconocer los signos en su caso.

Causas de timidez
Algunos psicólogos afirman que cierta tendencia a la timidez se hereda de los padres, y existen pruebas que corroboran esta opinión. Por ejemplo, el grado de timidez de dos gemelos idénticos (cuya estructura genética es casi exacta) es más parecido que en el caso de gemelos no idénticos (cuya estructura genética no se parece más que la de dos hermanos no gemelos).

Otros psicólogos aseguran que en la timidez influye la experiencia, la educación y el contexto. Por ejemplo, los padres tímidos tienden a tener hijos tímidos, quizá porque el modelo de conducta social que se vive en casa (que los niños emulan de forma natural) es de timidez, y por eso tienen más probabilidades de ser tímidos a su vez. Un estudio confirmó que la probabilidad de que los niños sean tímidos es mayor en un entorno que valora la competitividad y los logros que en otro que valore a un niño por sus cualidades como persona, y esto sugiere que el entorno social incide en la timidez. Y los niños que viven en hogares que reciben muchas visitas quizá sean menos tímidos que  los hogares donde las caras nuevas son una excepción. Estos descubrimientos desafían la teoría de que la timidez tiene un origen principalmente genético.

Apoyo
Para un niño, conocer a otros niños y adultos puede ser casi insoportable. Recuerde que sus sentimientos son muy reales y que no se comporta así por decisión propia. Por eso es muy importante no tomárselo a broma, con la esperanza de engatusarle y distraerle de su timidez; por lo que a él respecta, es un asunto muy serio. Y la idea de que usted le "mortifique" le hace sentir aún peor. Necesita el apoyo emocional de sus padres para sentirse seguro. Durante un ataque de timidez, un simple gesto de ánimo por su parte (como una palabra de estímulo o una caricia tranquilizadora) puede bastar para aumentar su confianza hasta el punto de sobreponerse a sus sentimientos.

Consejos
  1. No deje que se esquiven las situaciones sociales. Su hijo tímido puede dedicar todo su empeño a que usted crea, por ejemplo, que no puede ir a la escuela porque es incapaz de enfrentarse a los otros niños. Persuádale igualmente para que vaya.
  2. Recuérdele sus puntos fuertes. Un  niño tímido a menudo está convencido de que no gustará a los demás niños. Insista particularmente en que sí gustará porque, por ejemplo, es divertido estar con él.
  3. Propóngale hacer algo. Quizá no se le ocurra nada que decir o hacer cuando conozca a otras personas. Sugiérale ideas para romper el hielo, como decir su nombre a los demás niños o invitarles a jugar con él.
  4. Enséñele el lenguaje corporal. Muestre a su hijo cómo comportarse, aunque se sienta cohibido. Demuéstrele cómo establecer contacto visual, mantener la cabeza alta y no manotear nerviosamente
  5. Proporciónele experiencias sociales. Cuanto más se relacione su hijo con otros niños de su edad, mayor será la confianza que desarrolle en sociedad y menor la probabilidad de que sea tímido cuando conozca a otros niños o adultos. Esto se puede lograr asistiendo a grupos de juego o de estimulación temprana.

El Cerebro de tu Hijo (2 a 3 años)

Etiquetas: , , , ,

Este período coincide con una menor velocidad del desarrollo de las habilidades motoras, mientras que el cerebro se centra en otra prioridad: el desarrollo de los lóbulos frontales. Esta parte del cerebro es fundamental en el desarrollo del pensamiento racional, las emociones, la atención y la memoria.


Estrechamente ligados a la mejora de las habilidades comunicativas del niño, y al surgimiento de la imaginación y la personalidad, los lóbulos frontales contribuyen en gran medida a las características que nos hacen humanos. Ambos lados de los lóbulos frontales están interconectados. El pensamiento y el razonamiento se sitúan a un lado, mientras que el comportamiento emocional y social lo hacen en el otro.  Juntos, son la fuerza motriz tras nuestra capacidad de comprensión, de razonamiento, de planificación y de organización. Regulan nuestras emociones y respuestas, y mantienen nuestros impulsos bajo control. La función de los lóbulos frontales consiste en dirigir la actividad global del cerebro. Decide qué ideas saldrán adelante, cuál es la prioridad a cada momento, y supervisa el funcionamiento de las demás áreas cerebrales.  Nos da el visto bueno para actuar, reaccionar, o no actuar en absoluto.

El área del pensamiento y el razonamiento nos dice:
Dónde debemos centrar nuestra atención.
Qué debemos recordar.
Cuándo y dónde no actuar

El área social y emocional:
Supervisa nuestras emociones.
Regula nuestros sentimientos y los sitúa en su contexto.
Ayuda a gobernar nuestras respuestas, a la vez que vigila nuestras acciones impulsivas.

Los lóbulos frontales se desarrollan a lo largo de los primeros años, madurando en la adolescencia, y proporcionando la habilidad para tratar con habilidades más complejas. Juegan un papel fundamental en el desarrollo del control del comportamiento y de la personalidad del niño.



Elegir la respuesta adecuada
Los lóbulos frontales juegan un papel importante en el razonamiento y la resolución de problemas. Nos ayudan a decidir a qué prestarle atención y a responder de la mejor manera.Son algo así como la parte del cerebro que nos sitúan en un contexto. Es dónde los pensamientos sobre nuestro mundo interior (nuestros recuerdos, movimiento, emocionles, etc) enlazan con los pensamientos sobre nuestro mundo exterior. Al tener en cuenta toda esta información, los lóbulos deciden qué comportamiento o acción es la más adecuada.
Con tu hijo, esto o podría significar que comprendería y elegiría entre responder al hambre o la emoción:"¿Qué es más importante ahora: saber que tengo hambre (mundo interior) o la emoción que tengo porque mi mamá acaba de traerme un juguete (mundo exterior)?". Para responder, necesita decidir cuál es su prioridad y cómo comportarse.

Pensar y Razonar
El área del pensamiento y del razonamiento de los lóbulos frontales dirige el desarrollo de nuestra capacidad de planificación y razonamiento, y la de resistir las ideas y respuestas que podrían hacernos perder el rumbo. A medida que se desarrollan los lóbulos frontales de tu hijo, percibirás un incremento en su capacidad de planificación y razonamiento. Por ejemplo, "Si arrastro la silla y me subo, alcanzaré los caramelos". También mejorará su capacidad de concentración y de captar los mensajes que le ayudarán a conseguir lo que quiere. Mientras aprende autocontrol, tu hijo desarrolla las habilidades que necesitará para salir adelante. Una vez que tenga la experiencia para recordar cómo sentarse y prestar atención, tener en cuenta los sentimientos de los demás, y dejar de reaccionar impulsivamente, empezará a dirigir su comportamiento y acciones.

Capacidad de atención
Antes de ser capaz de aprender a razonar y a planificar eficazmente, tu hijo necesitará poder concentrarse. Su capacidad para centrarse completamente sobre una tarea, juego o conversación, se desarrollará gradualmente, a lo largo de deferentes etapas y niveles de atención, durante su niñez. A medida que se desarrolla, se centrará más en sus propias necesidades, deseos y objetivos (lo cual no siempre es bueno) y se distraerá con menos facilidad.


Planificar y Conseguir
Los lóbulos frontales del cerebro juegan un papel importante a la hora de permitirnos decidir lo que queremos y cómo conseguirlo. También nos permiten superar distracciones y obstáculos para conseguir nuestras metas.
Benjamín ha decidido que quiere jugar con su pelota roja. Primero, debe pensar, "quiero la pelota roja". Después utiliza su memoria de trabajo para aferrarse a la idea mientras piensa cómo conseguirla, "debo caminar hasta la caja de juguetes y encontrarla". Benjamín pone en marcha sus ideas y se dirige a la caja delos juguetes. Mira dentro, y descubre la pelota azul..." Qué bonita pelota azul". Para no distraerse, los lóbulos frontales de su cerebro le ayudan a volver a centrarse en el mensaje de la pelota roja...."Pero lo que quiero es la pelota roja, !y no está!" se da cuenta de que lo que ha hecho no ha servido de nada y decide, "puede que esté en el jardín". Y allá va.
Si fuera más pequeño, Benjamín seguramente se habría olvidado de la pelota roja y se pondría a jugar alegremente con otros juguetes, pero como Benjamín ya tiene 30 meses, no sólo quiere la pelota roja, sino que recuerda dónde y cómo encontrarla.
Su memoria de trabajo le ayuda a concentrarse en la tarea el tiempo suficiente para lograr su objetivo.

El Desarrollo de tu Hijo (2 a 3 años)

Etiquetas: , , , ,

Los niños de esta edad suelen tener mala fama. Dondequiera que vayan, arrastran la etiqueta de “Los Terribles dos años”. Pero para tu hijo, los 24-36 meses es más bien un período de enormes aventuras y transformación personal, y para ti, como madre, resultarán más gratificantes que difíciles.

¿Qué tendrán los niños de dos años que los hace tan diferentes de cuando tenía uno? No tendrás tiempo de pararte y reflexionar sobre lo mucho que ha madurado tu hijo, pero serás consciente de que ha aumentado en movilidad, sentido de la aventura, lenguaje y sociabilidad. También será adorable, y sabe lo mucho que te quiere aunque aún no es capaz de expresar la profundidad de sus sentimientos con palabras. El centro de su mundo eres tú, y la casa, pero cada vez sentirá más curiosidad y deseo de probar los límites y desarrollar su independencia.

Cambios significativos

Aunque aún es muy egocéntrico, tu hijo también es más consciente de sí mismo, y empieza a desarrollar pensamientos, deseos y opiniones propias que no dejarán de aumentar durante el siguiente año.
Cada vez valora más su independencia y quiere aprender a hacerlo todo por sí mismo, dirá “Yo hace” y “No!”. Durante los próximos doce meses, utilizará toda su movilidad y lenguaje para aprender más sobre su mundo. Su cerebro y su memoria se desarrollarán rápido. La velocidad y amplitud de los cambios emocionales que tienen lugar pueden ser abrumadoras, para tu hijo y para ti.

Tu hijo te necesita aún más durante este período emocionante. Tú eres su ancla, su puerto, y su control externo. Te necesita para ayudarlo a controlar, comprender y dirigir sus sentimientos de manera que se sienta cómodo. Al entender los mecanismos de su comportamiento, podrás emplear estrategias eficaces para hacerle frente y conseguir así que la vida sea más divertida y amable para todos.

Límites al comportamiento

Las rabietas y el arte de decir “no”, son típicas de este grupo de edad, pero ambas poseen una función importante.  El niño lucha con sus padres y también consigo mismo. Está aprendiendo sobre sentimientos personales y límites, además de la posibilidad del autocontrol. Estas habilidades implican que empieza a probar sus límites personales y a volverse independiente. Junto con la alegría por el descubrimiento de la independencia, aparecerá una fuerte necesidad de autonomía y seguridad.


Esta es la edad ideal para empezar a establecer sencillas directrices y rutinas de comportamiento. Los límites de comportamiento no consisten en ser muy estricto y controlador. Ni tampoco tienen como objetivo evitar que el niño se exprese o experimente. Su principal función es la de hacer comprender a tu hijo cuáles son sus límites y a aprender a un nivel básico cómo regular su estado de ánimo y comportamiento. Procura no prestarle más atención al mal comportamiento que al bueno, ya que reforzarías el malo.

Ayudar a tu hijo  manejar las emociones fuertes

Parte importante del desarrollo social es la capacidad de experimentar toda clase de sentimientos. Comprender que los sentimientos pasarán y que pueden ser controlados, le dará a tu hijo las herramientas para gestionar sus emociones.
  • Busca señales de frustración, sobre todo si tiende a morder, pegar o chillar.
  • Intenta no perder los nervios. Dale instrucciones claras para que cese en su comportamiento, pero no te molestes en explicarle porqué debe parar. Es demasiado pequeño para entenderlo.
  • Explícale a tu hijo cómo se siente para que empiece a aprender el lenguaje que describe sus sentimientos.
  • Desvía la atención de tu hijo con una actividad en lugar de centrarte en la negatividad.
  • Sé realista: Los problemas suelen producirse cuando el niño está cansado, hambriento, aburrido o sobreexcitado.
  • Puede que necesites retirar a un niño enfadado y agresivo de la situación para que pueda tranquilizarse.


¿Cómo "quitarle" el chupón al Bebé?

Etiquetas: , , , , ,


Cuando nuestros bebés empiezan la vida fuera de la pancita de mamá, necesitan muchas atenciones y mimos para sentirse seguros; y una de las maneras de encontrar sosiego y relax es chupándose el dedo o el chupón, aunque ya hayan comido y estén satisfechos, la succión los calma y los ayuda a dormir.

Lamentablemente, a esto se suma la  “comodidad inmediata” que ese mágico pacificador significa para un padre o madre lleno de tensiones, eliminando de inmediato el llanto de un bebé demandante.

Sin embargo, nos preguntamos ¿qué pasa cuando se vuelve imperativo y absolutamente necesario para calmar a nuestro bebé? ¡Tanto así que llega a ser una adicción para ellos! ¿Cuándo y cómo debemos retirar el chupón? Y la pregunta del millón: ¿¡Es bueno o no darles el chupón!?



El chupón no es necesario para el bebé, hay otras maneras de calmarlo y ayudarlo a dormir sin necesidad del pacificador. Si es que no se lo pones, no lo va a necesitar nunca y aprenderán a calmarse con el sonido de tu voz, con tus arrullos o con masajes. Pero, si ya se lo diste, entonces lo más apropiado es retirarlo antes de que cumpla un año para que no interfiera en el desarrollo de la mandíbula, la erupción de los dientes ni con el inicio del lenguaje verbal.


Ahora: Qué pasa cuando nuestro hijo ya tiene más de un año y no quiere dejar el chupón porque no consigue relajarse con nada más? O porque el reflejo de succión (inherente en ellos al nacer) en vez de ir disminuyendo, ha sido sobre estimulado con la presencia del chupón? ¿Qué pasa si nuestro hijo ya tiene dos años y no habla mucho porque tiene el chupón en la boca mucho tiempo?

A continuación les damos unos cuantos consejos:

No es recomendable quitárselo repentinamente, ya que hay una carga emocional y de apego con su “amiguito” y hasta puede que le haya puesto nombre, por eso hay que ir disminuyendo su uso durante el día y dejarlo solo para cuando tome la siesta o para cuando vaya a dormir. Puedes usar la técnica de refuerzo positivo o recompensas “si no usas el chupón en la mañana, iremos de paseo o recibirás un premio”.

Es bueno ir preparando a tu pequeño con cuentos hechos por tí acerca de la “partida” del chupón. Puedes inventar un cuento en donde llega “El Hada Buena” que se lleva a los chupones que ya cumplieron su tiempo de uso y se los lleva a bebés que sí los necesitan. O decirle que Santa vendrá en navidad y a cambio de su chupón te dejará un regalo para niños grandes mucho más lindo. A usar la imaginación!

Es importante recalcar también, que hay que elegir bien el tiempo en el que vamos a retirar el chupón, no hay que hacerlo coincidir con momentos de cambio en la vida de nuestros hijos, como la llegada de un hermanito o con la temporada en que deja los pañales para usar el bacín ya que perder el chupón es un gran acontecimiento para ellos y no queremos abrumarlo con muchos cambios al mismo tiempo.


Finalmente, olvida los consejos clásicos como: “Córtale la puntita al chupón para que no le guste más”, o “imprégnalo de un sabor amargo para que ya no lo quiera”. Estas acciones pueden sorprender mucho a nuestros hijo y convertirse en una experiencia traumática para ellos (Aunque no nos parezca a nosotros algo muy importante, para ellos sí que lo es!). Hay que tener paciencia y jamás castigarlo si llora o se pone ansioso en esta transición.

Estimulación de las aptitudes lingüísticas (25 a 30 meses)

Etiquetas: , , , , , , ,

La complejidad de sus aptitudes lingüísticas se reflejarán en el habla cotidiana de su hijo cuando empiece a utilizar pronombres personales (yo, tú, él o ella, etc) y palabras descriptivas con más coherencia. Será capaz de mantener conversaciones con otros niños de su edad y también disfrutará hablando con los adultos. Los pequeños detalles de la vida familiar le resultarán fascinantes y no cesará de hacer preguntas.
La conversación con sus hijos es bidireccional. Ellos disfrutan contando cosas pero necesitan sus preguntas para explicarse mejor.
 Sugerencias:

Muestre interés por los interminables relatos que le brinde su hijo, sobre sus amigos o algún juguete. Se excitará por todo lo que suceda a su alrededor y querrá compartirlo con usted. Descubrirá que a su hijo le gusta sentarse a su lado, acurrucarse contra usted y relatarle sus últimas hazañas. Es importante que usted responda con preguntas cuando le hable para que sepa que está escuchando y se interesa, y también para obligarle a pensar más profundamente en el tema.

También puede usar las conversaciones para ayudar a su hijo a clarificar su discurso. Por ejemplo, cuando empiece a contarle un incidente con otro niño en el parque o con un hermano mayor, probablemente lo haga sin mencionar el nombre del niño. Indíquele que debe decir de quién está hablando. Al principio naturalmente, no lo recordará inmediatamente, pero al menos habrá empezado usted a animarle a planificar su conversación y a pensar en las necesidades del oyente.

Ahora que su imaginación está más desarrollada, intente que participe en juegos de simulación, por ejemplo disfrazándose. A su hijo le va a muy bien este tipo de actividad y le ofrece la oportunidad de desarrollar sus aptitudes lingüísticas porque puede fingir que es una persona totalmente distinta. Obsérvele durante este tipo de juego: lo más probable es que cuando se disfrace de adulto, su tono de voz cambie y utilice palabras distintas. 
Se divertirá mucho desfilando por la casa empleando nuevas formas de lenguaje mientras finge ser otra persona. 
Los programas de televisión son mucho más valiosos si usted los ve con su hijo y luego habla con él sobre lo que han visto.
Cuando usted no le deje hacer lo que quiera, quizá intente imponerse a gritos; su reacción instintiva al oír algo que no le guste será decirle que se calle. Cálmele y luego siga diciendo lo que quería decir igualmente. Con el tiempo aprenderá que usted tiene el mismo derecho a hablar que él, aunque no le guste el mensaje que le transmita. En cuanto haya dicho lo que quería, escuche atentamente su respuesta.

¿Cómo enseñar mediante el juego? (2 a 4 años)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La importancia de las imágenes

Las imágenes juegan un papel fundamental en el aprendizaje de tu hijo. Su cerebro se desarrolla a gran velocidad, permitiéndole la mejora de la memoria a largo plazo y la imaginación. Las imágenes son importantes para la memoria y para los juegos de interpretación, y por eso los libros de imágenes son tan importantes. Tu hijo es capaz de percibir pequeños detalles de una página, y de reconocer muchas más imágenes que antes. Su memoria aún está en desarrollo y su capacidad de atención es aún pequeña, de modo que su apetito de repetición será insaciable.

Si a tu hijo le gusta un cuento, querrá volver a escucharlo.
Y lo asociará con la diversión y con estar contigo

Los libros de imágenes ofrecen grandes oportunidades para el aprendizaje y favorecen la familiaridad con las palabras y los sonidos, además de ser un gran material para estimular la imaginación. Puedes animar a tu hijo a que encuentre objetos en la página, y preguntarle qué ve y qué le gusta más, o menos. Cuando le cuentes un cuento, deja un espacio en blanco para que él lo rellene. El lenguaje descriptivo para describir las imágenes (centrándote en las formas, colores y tamaños, así como lugares) animará a tu hijo a desarrollar las palabras que describan lo que ve, y así podrá sustituirte como narrador.
Los cuentos de imágenes conducirán a tu hijo al aprendizaje de la lectura y la escritura. También constituyen la oportunidad perfecta para observar el desarrollo de la personalidad de tu pequeño, y hacerte una idea de su visión del mundo.

Libertad para aprender 

A esta edad, las actividades ideales para tu hijo son las que estimulan el desarrollo de una gran variedad de habilidades e intereses. Empezará a desarrollar sus preferencias, pero es demasiado pequeño para dejar de probar cualquier cosa nueva.

Fomenta el "juego caótico"  Deja que tu hijo explore texturas, formas, colores y su mundo imaginario. No sólo le ayudará a desarrollar sus habilidades motoras (sujetas lápices, quitar tapas de tarros y tapones de tubos) sino que también lo "soltará" para que aprenda a expresarse. Más adelante, llegará el momento de enseñarle a limpiar, aunque no hasta que termine de jugar.
Evita juzgarlo Los niños de esta edad son demasiado pequeños para "hacerlo bien". Lo importante es estimular su sentido de la exploración y animarlos a que lo intenten. Aguántate la crítica y derrocha elogios.
Aprender nuevas habilidades A esta edad no hay que convertir el momento del juego en una lección práctica, pero, aún así, una pregunta, como "¿sabes dibujar una cara? despertará su curiosidad y te permitirá enseñarle una nueva habilidad. Permítele asimilar las ideas a su ritmo.
Olvida el libro de normas Los niños no necesitan conocer las reglas de los juegos, ni el hecho de que los rompecabezas deben empezarse por las piezas de las esquinas.
Empieza por lo clásico No olvides que lo último en juegos suele tener por objetivo el beneficio del fabricante más que el bienestar de tu hijo. Gran parte de la diversión consiste en inventar tus propios juegos, rimas, juguetes y cuentos. Los niños poseen muchas ideas sobre cómo deberían ser las cosas. Algo que hayan creado juntos tendrá mucho más valor para los dos.
Disfruta siendo infantil Hay mucho tiempo por delante para la conformidad y la sensibilidad. A esta edad, tu hijo necesita desarrollar distintas maneras de recordar toda la nueva información. Hacer tonterías, o cosas de manera original, no sólo ayudará a estimular la memoria de tu hijo sino que le ayudara a desarrollar el arte de la expresión y el pensamiento original.
Disfrazarse es divertido La imaginación del niño constituye la base del juego creativo. Aunque tardará entre seis meses y un año más hasta que sea capaz de disfrazarse o de disfrutar fantaseando, un sombrero, una capa y una varita mágica es todo lo que necesita para convertirse en mago.



Nunca es demasiado pequeño Con tus comentarios, puedes ayudarle a comprender lo que ve y oye a su alrededor. Incluso a esta edad, puedes introducirlo en distintos estilos y ritmos musicales, dibujos y colores, plantas y semillas, y la luna y las estrellas.
Ponte a su altura Encontrarás cubos, regaderas, cucharas, tenedores y cuchillos en tamaños pequeños, baratos y de alegres colores, para que tu pequeño adquiera destreza.
Muéstrale el funcionamiento de las cosas A los niños les encanta que les enseñen, y no que les digan, cómo hacer cosas nuevas. Con ánimos por tu parte, desarrollarán la confianza para probar ellos mismos.

Características de tu bebé de los 9 a los 10 meses

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Es probable que en este mes logre ponerse de pie y con apoyo, dé unos pocos pasos hacia los lados. La posición erguida le dará al niño una visión más amplia del entorno y despertará en él nuevos retos de logros motrices. Su incesante movilidad lo llevará a lugares del hogar que representen para él un riesgo potencial. Por ello la palabra "no" se hará de uso frecuente y podrá causarle cierta confusión entre lo permitido y no permitido. Explorará los objetos, juguetes y agujeros con su dedo índice. Tratará de imitar sonidos emitidos por adultos y conocerá los sonidos onomatopéyicos de algunos animales. Durante el juego o en sus actividades hablará consigo mismo, guiando de esta manera sus pensamientos. La noción de permanencia de objetos estará desarrollada y disfrutará mucho de encontrar un juguete escondido en su presencia. Empezará a anticiparse a situaciones. Si escucha el ruido de auto en el garaje sabrá que alguien se está yendo o está llegando. Observará con detenimiento la realización de tareas del hogar y tratará de imitarlas. Será capaz de cumplir consignas simples, lo que refleja su avance del lenguaje comprensivo y la capacidad de memoria.



Destrezas 

Socio afectivas

  • conoce el significado de la palabra "no". Probará a desafiar la autoridad del adulto mostrando desagrado cuando se le rete. 
  • Sabe que se refieren a él cuando escucha su nombre.
  • Gusta jugar con su madre y familiares cercanos. Le gusta desaparecer y aparecer diciendo "¡BUUUU!". Le gusta que su madre también desaparezca.
  • Le gusta hacer gracias ante el regocijo de su padres o cuidadores. 
  • Puede beber de un vaso, sin que caiga mucho líquido.
  • Es capaz de señalar distintas partes del cuerpo.


Lenguaje y Comunicación

  • Grita, balbucea, borbollea con su saliva, habla con su propio lenguaje con diferentes tonos de voz. A esta edad puede iniciarse la desaparición del balbuceo para dar paso a la imitación de palabras emitidas por los adultos. 
  • Mira a los labios de quienes le hablan y trata de imitar sus sonidos. 
  • Asocia sonidos onomatopéyicos con los animales que los producen. Cuando ve un perro dice "guau", cuando ve un gato dice "miau".
  • Señala con su dedo índice un objeto que le es solicitado.
  • Ejecuta órdenes sencillas.
  • Habla consigo mismo y con su juguete favorito.

Cognitivas

  • Continúa desarrollando la noción de causa y efecto. disfruta con los tableros de estimulación, apretando un botón para que aparezca un muñeco o suene una música.
  • La noción de pertenencia de objetos está desarrollada.
  • diferencia "grande" de "pequeño", "cerca" de "lejos". Disfruta metiendo y sacando objetos de una caja. 
  • Tararea la música que escucha.
  • Pasa gran parte de su vigilia simplemente observando. 

Motricidad Fina

  • Empieza a mostrar preferencia por una mano o la otra, lo que significa que se está volviendo unidextro. 
  • Es capaz de sostener un objeto en una mano, mientras con la otra manipula un segundo objeto. 
  • Saca juguetes u otros objetos de una caja.
  • el dedo índice es su mejor juguete para explorar todo cuanto le interese.

Motricidad gruesa

  • El área motricidad gruesa es la de mayor desarrollo durante este mes. Los logros en el desplazamiento y en la posición de pie son evidentes. 
  • El gateo se sigue perfeccionando.
  • Al sentarse se mece (voluntariamante) satisfactoriamente.
  • Puede llegar a ponerse de pie, sin ayuda.
  • Permanece de pie con apoyo, y da pasos hacia los lados.
  • Estando de pie, es capaz de sentarse.

Nuestras lindas clases :)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Queridas mamitas y papitos que siempre visitan y comparten artículos de nuestra página, queremos agradecerles y también compartir con ustedes algunas de las fotitos de nuestras clases de los últimos dos meses del 2014... espero que les gusten mucho :) 

El grupo Angelitos II haciendo bellísimas obras de arte :)

Algunos de sus trabajos ♥

Enriqueciendo su vocabulario :)

El lindo grupo Geniecitos haciendo su plastilina cacera :)

Ahora haciendo sus pastelillos con plastilina cacera jijijii LINDOS!

Hora del ejercicio! Es muy importante :3

También hay que ejercitar la mente! Discriminando formas y sombras. 

Habla con tu bebé (aunque él no te entienda aún)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

A veces creemos que no vale la pena hablar con nuestros bebés pequeños, que aún no saben hablar porque no nos van a entender y cometemos el error de aislarlo de una rica fuente de vocabulario, razonamiento y afecto que la comunicación brinda.

Aunque nuestro bebé no parezca entendernos, sí nos escucha y presta gran atención a los sonidos y entonaciones que emitimos (felicidad, tristeza, enojo, sorpresa, etc) y va acumulando toda esta información que le será de gran valor cuando esté listo para hablar.


Los niños aprenden a hablar durante sus dos primeros años de vida, en ésta etapa, el vocabulario de tu bebé empezará a acumularse continuamente mientras escuche las conversaciones que tengan lugar a su alrededor.  
Para que tu bebé se empape de palabras nuevas y aprenda a entender lo que tú le dices es necesario establecer un buen contacto ocular cuando hables con tu bebé.

La imaginación de tu bebé  se desarrolla velozmente y puedes aprovechar eso en la estimulación de su lenguaje, hablando, por ejemplo, con sus animales de peluche y fingir que te responden, cuéntale a tu hijo lo que dicen y pídale que hable con ellos también, también puedes estimular su lenguaje jugando con un teléfono de juguete.
También es una buena idea, hablar con tu bebé a la hora del baño, señalándole las partes del cuerpo mientras lo bañas, puedes hacer lo mismo mientras lo vistes.


Cuando hables con tu bebé trata de ser lo más descriptiva posible y así aprovechar el momento para poder ampliar su vocabulario.

Consejos:
  • Dile los nombres de los colores primarios. Aunque es demasiado pequeño para aprenderse los nombres de los colores, el hecho de que tú los nombres le ayudará a cobrar conciencia de las diferencias entre ellos.
  • Graba una cinta con sonidos familiares. Graba sonidos cotidianos, como un coche que pasa, un vaso llenándose de agua, etcétera. Observa el rostro de tu bebé para ver si reconoce alguno; vuelve a poner la cinta explicando cada sonido.
  • Lee cuentos a su hijo. Aunque parezca que no presta atención a la lectura, las investigaciones han demostrado que los niños pequeños que oyen cuentos leídos por sus padres durante unos minutos al día suelen estar más adelantados en su desarrollo de las aptitudes lingüísticas que los niños que se pierden esta valiosa experiencia. 


Detectando retrasos en el desarrollo de nuestros hijos

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Las estadísticas indican que uno de cada cinco niños tiene necesidades especiales, en otras palabras, su desarrollo no sigue el modelo habitual. Por ejemplo, no aprende a hablar al mismo ritmo que otros niños de su edad, no ha dado su primer paso mucho después de que sus iguales se sostengan en pie o no sabe usar un juguete concreto aunque haya sido diseñado para su grupo de edad. Un niño con necesidades especiales tiene las mismas necesidades emocionales que cualquier otro niño, pero además tiene otras que afectan a la estimulación.

Identificación:
 Algunos problemas del desarrollo no se detectan hasta que el niño tiene al menos 15 meses de edad, por ejemplo, cuando no empiece a hablar en la época esperada porque su comprensión parezca estar menos avanzada de lo que correspondería a un niño de esta edad.
Si usted tiene alguna duda acerca del desarrollo de su hijo, hable con su pediatra o con el médico de cabecera. Lo más probable es que no tenga motivos de preocupación, pero le tranquilizará más la opinión de un profesional.


Evidentemente, es una causa de ansiedad descubrir que un hijo tiene necesidades especiales. Algunos padres se sienten culpables, aunque esté claro que no es culpa suya. Es útil compartir estos sentimientos con su pareja o un amigo comprensivo y sensible. Las familias de los niños con graves problemas de desarrollo necesitan asesoramiento profesional cualificado.

Importancia del juego:
Un niño con algún retraso en su desarrollo sigue aprendiendo a través del juego; es tan importante para él como para cualquier otro niño. Sin embargo, quizá necesite ayuda adicional para sacar el máximo partido a la estimulación que usted le proporcione. Supervise sus pautas de juego y sus reacciones ante los juguetes y otras actividades estimulantes para descubrir las maneras  más eficaces de captar su interés y potenciar sus progresos.

Adopte una perspectiva positiva.  Existe una solución práctica para cada dificultad y obstáculo que su hijo se encuentre cuando juegue.

Por ejemplo:

Esfuércese más por estimular su interés, mostrándole una gama más amplia de juguetes y jugando más tiempo con él.
Su capacidad de concentración es limitada y pierde el interés rápidamente. Juegue con él durante intervalos más cortos pero más asiduamente a lo largo del día. Su concentración será más aguda cuando la emplee en ratos breves.
Su control manual es escaso y no puede sujetar bien los juguetes con los dedos. Ábrale los dedos con delicadeza, coloque el juguete en la palma de su mano y ciérrele los dedos a su alrededor. Así irá percibiendo la sensación de abrir y cerrar las manos.
El desarrollo del lenguaje es más lento de lo esperado y aún no es capaz de combinar dos palabra para construir una frase. Siga ampliando su vocabulario hablando con él, cantándole canciones y recitándole rimas infantiles, así como hojeando libros con él.
Su desarrollo físico más lento restringe su capacidad de encontrar y trasladar objetos de su interés. Identifique juguetes y otros objetos que le llamen la atención y acérqueselos. Así superará la limitación que le impone la restricción de su capacidad física.

Conozca los puntos fuertes y débiles de su hijo para diseñar las estrategias de juego adecuadas. Aunque este progreso sea más lento de lo esperado, avanzará y mejorará sus habilidades durante el segundo y tercer años si cuenta con mucha estimulación.

Consejos
  • 1.       Recalque las similitudes, no las diferencias. Piense siempre en las similitudes entre su hijo y otros niños, en lugar de concentrarse en las diferencias. Su hijo tiene cualidades especiales y las desarrollará mejor si usted tiene una actitud positiva.
  • 2.       Imponga una disciplina razonable. Los padres pueden ser reacios a aplicar reglas firmes de conducta a un niño con retraso en el desarrollo. Pero él necesita que le impongan límites a su comportamiento igual que cualquier otro niño.
  • 3.       Recopile información. Cuanto más sepa sobre la dificultad de desarrollo concreta que experimenta su hijo, mucho mejor. Documéntese sobre ella, hable con los profesionales que tratan a su hijo y procure aprender también escuchando las experiencias de otros padres.
  • 4.       Valore sus logros. Comparados con otros niños que progresan a un ritmo rápido, los logros de su hijo pueden parecer relativamente menores. Pero para él son enormes, y le vendrá muy bien el entusiasmo de sus padres por cada paso que avance.
  • 5.       Sea paciente e insista. Quizá le frustre y decepcione esta ausencia de progresos, pero insista en las actividades de estimulación, a pesar de esta aparente falta de resultados. Su paciencia se verá recompensada tarde o temprano con un pasito adelante.




El hipo en el bebé recién nacido: por qué se produce y cómo aliviarlo

Etiquetas: , , , , , ,

La mayoría de las madres embarazadas comentan con preocupación que sienten que sus bebés tienen hipo estando en el vientre y que cuando nacen siguen teniendo hipo frecuentemente. Algunas otras, nunca habían sentido estos movimientos característicos de un bebé con hipo estando embarazadas, pero una vez que sus bebés nacieron comenzaron con el hip hip hip!


Visto esto, no podemos dejar de preguntarnos, ¿Qué es el hipo? ¿Porqué se produce en mi bebé recién nacido? Y sobre todo: ¿Cómo lo alivio?. A continuación les daremos algunos consejos y desterraremos algunos mitos que flotan alrededor de éste asunto.

¿Qué es el hipo?

El hipo es una contracción espasmódica, involuntaria y repetitiva del diafragma y los músculos intercostales que provoca una respiración de aire súbita y violenta acompañada de un ruidito característico que se produce por el cierre brusco de las cuerdas vocales.

¿Porqué mi bebé recién nacido tiene tanto hipo?

No hay que preocuparnos demasiado cuando nuestro bebé tenga hipo, a menos que notemos que está experimentando dolor, en ese caso, hay que llevarlo al neonatólogo.
Casi el 80% de los recién nacidos presentan hipo en las primeras semanas de vida, y se produce porque su sistema nervioso está aún inmaduro causándoles contracciones repetitivas e irregulares en el diafragma, esto ocurre generalmente cuando el bebé succiona el pecho materno o el biberón con demasiada fuerza, ingiriendo la leche bruscamente y en demasía, haciendo que se acumule aire a su estómago.

¿Cómo le alivio el hipo a mi bebé?

Como madres, siempre intentamos deshacernos del hipo lo más pronto posible y buscamos consejos en todos lados para “curarlo”. Muchas veces atribuimos la causa del hipo al “susto” o “mal de ojo” y recurrimos a creencias y mitos que no tienen fundamento. Uno de éstos mitos es colocar un pequeño hilo de la ropa del bebé mojado con saliva de la madre sobre la frente del bebé, también colocando a 2 cms de la nariz del bebé un algodón con un poco de alcohol para que el aroma fuerte “espante” al hipo, e incluso asustar al bebé o pellizcarle la orejita!. Pobrecito!


Ahora que ya saben cuál es la causa del hipo, no hay que asustarnos, ni llevar a “rezar” a nuestros bebés, mas bien, hay que seguir los siguientes consejos:

Evitar la entrada de aire al estómago de nuestro bebé adoptando una buena posición y técnica a la hora de dar de lactar o de dar el biberón.

Luego de cada lactada hay que poner de manera vertical a nuestro bebé y hacer que vote el “chanchito” dando suaves palmaditas que van desde la espalda baja en dirección ascendente para asegurarnos de que no quede aire en su estómago.

También es recomendable que cuando tenga hipo se le de de lactar o se le cambie de posición, la posición más recomendada es de costado con una almohadita en la espalda.

Evitar los cambios bruscos de temperatura, porque esto irrita su sistema nervioso aún inmaduro y puede causar el hipo.

Con éstos consejos puedes ayudar a tu bebé a superar más fácilmente éstos periodos cortitos de brinquitos involuntarios y te sentirás más tranquila.



Desarrollo Infantil: Actividades para hacer con tu niño de 3 a 4 años

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Nuestros hijos de 3 a 4 años exploran principalmente su independencia. Perfeccionan su interacción con otros niños y hacen muchas preguntas! Nosotros como padres debemos encontrar la mejor manera de satisfacer ésta curiosidad y de fomentarla.


La mejor manera de hacer esto es leer juntos, crear arte y jugar con otros niños. Todo lo que les fomente un sentido de independencia.

Creando juntos:
Los nenes pasarán más tiempo creando si los acompañamos haciendo manualidades, pintando con los dedos, dibujando y haciendo juguetes con sus propias manos.
Una manera linda de relajar las emociones y de pasar tiempo juntos combinando colores es crear papel brillante. ¿Cómo lo hacemos?, a continuación te lo explicamos:

Esta actividad permite ver cómo se transforma el papel a una textura y color diferentes para jugar

Materiales necesarios:
Cartulina Blanca
Cola para plástico que sea de colores
Un lavatorio con agua
Tijeras

Pasos a seguir:
Colocar en el lavatorio con agua la cola de varios colores (flotará en el agua)
Pasar la cartulina por el agua, (quedará de colores difuminados).
Dejar secar

Al estar seca, quedará colorida y con una textura brillante (como plástica)
Se puede cortar pedacitos de este papel para que los peguen sobre una cartulina de color y hacer un collage o una tarjeta.

Para realizar esta propuesta es importante buscar un momento tranquilo para sentarnos junto a los chicos. También tener un lugar de la casa en donde no nos preocupe ensuciar por un rato y usar ropa cómoda o un mandil.

A ésta edad nuestros hijos son así:
  • Disfrutan los libros y nuevas palabras.
  • Son independientes y quieren hacer todo solos.
  • Son emocionalmente inseguros.
  • Pueden desarrollar nuevos temores, incluyendo el miedo a las alturas.
  • Dicen “no” con frecuencia cuando les piden algo.
  • Pueden excluir a los demás y desarrollar un “mejor amigo”.
  • Puede ser descoordinado y tropezarse o caer.
  • Puede ser que tartamudee.
  • Podría aumentar hábitos como chuparse el dedo o morderse las uñas.
  • Puede ser que todavía se orine en la noche.



¡Juguemos al zoológico! Máscaras de animales en tu próxima fiesta infantil

Etiquetas: , , , , , , ,

Una actividad muy entretenida, ideal para llevar a cabo en una fiesta infantil es invitar a los chicos a hacer máscaras de distintos animales y jugar a la granja o al zoológico. Cada chico puede escoger su opción preferida, ya sea un panda, un conejito, un pollo o  un gato.



Este tipo de juegos infantiles,  además de resultar muy fáciles de hacer, son actividades que involucran pintar, cortar y pegar, por lo que no sólo mantendrás a los niños ocupados durante un tiempo, sino que a la vez fomentarás sus aptitudes creativas y otros valores como compartir una actividad en equipo y seguir instrucciones paso a paso para obtener un resultado ¡que les encantará! Una vez teniendo las máscaras listas pueden cantar alguna canción inspirada en los ruidos que hacen los animales, la granja o cualquier otro tema relacionado.
 
A continuación te presentamos el material básico y los sencillos pasos para fabricar estas divertidas máscaras.  Sólo recuerda que los chicos no deben ponerse las máscaras antes de que estén completamente secas...
  
Material:
Platos de papel
Papel de colores
Hilo elástico
Tiras de chenilla
Pegamento
Lápiz negro
Acuarelas
Pinceles
Tijeras

Conejo

Instrucciones:

-Pintar la parte posterior del plato de color rosa o gris y dejar secar.

-Cortar con cuidado dos agujeros para los ojos, puedes ayudar a los niños dibujando el contorno con un lápiz negro.

-Con el lápiz negro, dibujar la nariz y las orejas en papel rosa y cortar el contorno.

-Pegar las orejas en la parte superior del plato

-Pegar la nariz en el centro del plato.

-Pegar un par de tiras de chenilla de cada lado de la nariz para formar los bigotes. 

-Hacer un pequeño agujero en cada extremo del plato y atar el hilo elástico a través de ellos.

Panda

Instrucciones:

-Cortar dos círculos con papel negro. Pegarlos en la parte posterior de un plato de papel blanco a la altura de los ojos, estos círculos serán el contorno.  Hacer con cuidado dos agujeros más pequeños para los ojos, puedes ayudar a los niños dibujando el contorno con un lápiz.

-Cortar dos círculos grandes con papel negro. Pegarlos en el borde de la parte superior del plato para formar las orejas.

-Cortar la nariz con papel negro y pegarla en la mitad de la cara.

-Usar un marcador negro para dibujar la boca bajo la nariz.

-Hacer un pequeño agujero en cada extremo del plato y atar el hilo elástico a través de ellos.


Gato
Instrucciones:

-Pintar el plato con acuarela negra y dejar secar.

-Hacer con cuidado dos agujeros pequeños para los ojos, puedes ayudar a los niños dibujando el contorno con un lápiz negro.

-Hacer el contorno de los ojos, un triángulo para la nariz y dos triángulos más para las orejas con papel de un color contrastante y pegarlos formando la cara.

-Pegar un par de tiras de chenilla de cada lado de la nariz para formar los bigotes. 

-Hacer un pequeño agujero en cada extremo del plato y atar el hilo elástico a través de ellos.

Pollo

Instrucciones:

-Pintar el plato con acuarela amarilla y dejar secar.

-Hacer con cuidado dos agujeros pequeños para los ojos, puedes ayudar a los niños dibujando el contorno con un lápiz negro.

-Hacer con papel anaranjado un triángulo para el pico y pegarlo en el centro del plato.

-Hacer un pequeño agujero en cada extremo del plato y atar el hilo elástico a través de ellos.


Gracias a nuestro colaborador invitado A. A. por esta lindo artículo :D

Trazando el cuerpo humano

Etiquetas: , , , , , , ,

Te proponemos una divertida actividad para realizar en compañía de tus pequeños, se trata de una simple tarea creativa que les brindará un gran momento de diversión además de que les permitirá observar y aprender acerca del cuerpo humano.


Se trata de trazar el contorno del cuerpo de tus chicos a lo largo de una (o varias) cartulinas o papelógrafos blancos. Si sólo tienes hojas pequeñas pueden unirse con cinta adhesiva de modo que sea lo suficientemente grande para que el cuerpo del niño quepa por completo.
Este tipo de actividades llevadas a cabo en familia es una de las mejores formas de desarrollar el pensamiento creativo de los niños.

Material:
Cartulina o papelógrafo blanco
Colores, crayones o marcadores
Pintura o acuarela
 Pinceles
Tijeras

Instrucciones:
-Colocar la cartulina sobre el suelo liso y pedirle al niño que se acueste boca arriba sobre él.
-Con un marcador, trazar todo el contorno del cuerpo del niño.
-¡Y comienza la diversión!

El niño puede utilizar los colores, crayones, marcadores y pintura para decorar su propio cuerpo.

-Una idea es dibujar el corazón, los intestinos, las venas, las arterias. Se puede utilizar un libro con un diagrama del cuerpo humano como guía. En realidad la clave es que el niño elija qué hacer con la figura, tal vez le interese más dibujar la cara y la ropa así como añadir otros elementos decorativos. Lo importante es que tenga oportunidad de explorar su propia creatividad y elegir lo que más le gustaría hacer.



-Otra opción es crear varias figuras diferentes con el contorno de su cuerpo y hacer distintos diseños y personajes. También se pueden utilizar varias posturas como los brazos extendidos o doblados, delinear el perfil.

-Además, el niño puede también rastrear el contorno de una sola parte del cuerpo como la mano o el pie y crear nuevos diseños con ellos.

-Una vez terminadas las decoraciones hay que dejar secar por unos minutos para posteriormente recortar cada una de las figuras.

-Los chicos pueden elegir dónde colgar sus obras de arte, puede ser en su habitación o en el cuarto de juegos. Se sentirán muy orgullosos cada que lo vean y, de esta manera, también personalizarán su propio espacio. Al cabo del tiempo, también les resultará divertido comprobar cuánto han crecido al compararse con las figuras.

Se ha comprobado que la exposición temprana a las artes visuales, promueve la actividad en el cerebro por lo que, simples ejercicios artísticos como éste, ayudan a los niños a entender otros temas escolares mucho más claramente. Además, el hecho de que los niños participen en este proceso ayuda en el desarrollo de la autoestima, la auto-disciplina, la cooperación, y la auto-motivación.

Gracias a nuestro colaborador invitado A. A. por esta lindo artículo :D

Bacín o inodoro?

Etiquetas: , , , , , , ,


Por regla general, el aprendizaje en el control de los esfínteres empieza con la utilización del orinal, por ser éste un elemento más fácil de usar por un niño de corta edad. Sin embargo, es obvio que tiene sus inconvenientes, puesto que no se puede ir a todas partes con un bacín a cuestas y, además, no es tan higiénico como el inodoro.

Por esta razón, una vez que el proceso de aprendizaje está ya en una fase avanzada, conviene empezar a acostumbrar al pequeño a utilizar el “wáter”. 
Para realizar el cambio, que evidentemente nunca debe ser forzado, se puede comenzar por situar el bacín en el cuarto de baño de manera permanente, para que así el niño se acostumbre a ir a ese espacio de la casa cuando tenga necesidad. Más adelante puede adquirirse un asiento de inodoro infantil (existe una gran variedad de modelos en el mercado) que se adapte al grande, impidiendo que se produzcan accidentes indeseables.
Asimismo, para que el pequeño pueda treparse al inodoro y descansar los pies, se le ha de proporcionar un banquillo u objeto similar que haga las veces de plataforma. A partir de aquí, se le deberá enseñar y animar para que utilice el inodoro en lugar del bacín.

Al principio, es aconsejable no tirar de la cadena del wáter en su presencia, puesto que el pequeño de esta edad considera sus excrementos como algo suyo, y contemplar cómo desaparecen por el agujero podría provocarle una reacción negativa.


Lo que NO hay que hacer:

No es conveniente iniciar el aprendizaje si el niño todavía no interpreta las señales fisiológicas enviadas por sus intestinos y su vejiga con la defecación y la micción.

No se le debe forzar a sentarse en el bacín, ni retenerlo demasiado tiempo en él.

Cuando el niño advierta de que quiere hacer sus necesidades, no se debe retrasar el sentarlo en el bacín.

El niño debe hacer sus necesidades cuando lo necesite; no deben utilizarse trucos, como abrir el agua del grifo para provocar el reflejo de micción.

No hay que exagerar en las reacciones ni entusiasmo desbordante cuando el resultado haya sido un éxito, ni desilusión cuando haya fracasado.

No atosigar al niño recordándole continuamente que tiene que ir al baño.




Y, sobre todo, no se le ha de regañar ni dramatizar la situación cuando el proceso sea lento, haya pequeños retrocesos o se produzcan “accidentes”.