Características generales de tu bebé (12 a 13 meses)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

En este mes se dan importantes cambios, especialmente en la capacidad de desplazamiento del niño. A la habilidad de gatear se sumará la de permanecer de pie, sin apoyo, la de empinarse para alcanzar un objeto y la de dar unos primeros pasos, destrezas posturales y de marcha que darán al niño una creciente independencia, haciendo el mundo más amplio y atractivo por la infinidad de objetos que ofrece para su exploración.

Las destrezas de prensión siguen desarrollándose, se perfecciona la pinza y la habilidad de separar de manera voluntaria y más delicada los dedos pulgar e índice, con lo cual estará en capacidad, en los meses siguientes, de levantar una torre de cubos.



Pueden aparecer las primeras palabras, como "papá" y "mamá", las que no deben confundirse con los laleos y juegos vocales de "pa-pa" y "ma-ma" emitidos en meses anteriores. Las palabras tienen la característica de que son dichas con una intencionalidad de comunicar algo, por ejemplo, el reconocimiento de uno de los progenitores (éste es mi papá) o de algo que les pertenece (esto es de mi mamá).

Su creciente lenguaje comprensivo, que en este mes puede ser de unas cinco palabras, va acompañado de una creciente capacidad de posponer parcialmente el llanto para expresar los deseos. Si quiere algo, probablemente tratará de comunicarlo con un gesto. El niño gozará y deleitará al resto haciendo "caritas", actividad que lo volverá aún más simpático ante los adultos.

Algunos cambios cognitivos se hacen evidentes. Resuelve problemas mediante respuestas de ensayo-error. Por ejemplo, si se le pide que toque su nariz, primero llevará su dedo a la boca o a las orejas, hasta dar con el lugar indicado. Estará más atento a todo lo que pasa en el ambiente familiar, relacionando las causas con sus efectos. Sabrá que el sonido del agua en la tina significa que pronto lo van a bañar, y que el timbre de la puerta representa la llegada de alguien a la casa.

Destrezas

Socioafectivas

-Comienza a entender que sus deseos pueden ser complacidos sin llanto.
-Se toma unos segundos para expresar con gestos, con su jerga o señalando con su dedo índice un objeto deseado.
-Quiere alimentarse utilizando sus dedos, lo cual constituye un evidente intento de ganar en autonomía.
-Empieza a desarrollar su sentido del humor, ríe ante una acción cómica en que participa él y un adulto.
-Hace gestos y "caritas" y repite acciones que agradan a otros. Le gusta ser el centro de atención y que festejen sus bromas.
-Expresa emociones de miedo, cólera, afecto, celos, ansiedad y simpatía, entre otras.
-Prima la conducta egocéntrica, las personas y los objetos están hechas para él, sus seres cercanos deben sentir lo que él siente.

Lenguaje y comunicación

-Comprende y emplea de manera consistente unas seis palabras. En éste y los siguientes meses su vocabulario crecerá de manera asombrosa.
-Gusta de sonidos cortos repetidos de manera rítmica.
-Tiene su propio lenguaje. Se inventa palabras para referirse a objetos concretos, como un juguete. Por ejemplo, llama "TU TU"  a su carrito.
-Su primera frase estará compuesta de una sola palabra, y será entonada en forma de pregunta o aseveración. Tomando una pertenencia de su madre dirá: "Mamá!" (ésto es de mamá) o "Mamá?" (¿es esto de mamá?)
-Comprende consignas simples: Toma, dame, pásame el juguete.

Cognitivas

-Percibe formas geométricas de manera elemental. la percepción y reconocimiento de tres formas geométricas se dará durante el tercer año de vida. El intento de colocar un cubo sobre otro demuestra su capacidad de geometrizar o simetrizar el espacio.
-La habilidad de levantar  torres se irá desarrollando en los próximos meses y requerirá de un mayor refinamiento de la pinza y de la capacidad de abrirla para soltar un cubo y colocarlo sobre otro.
-Revuelve problemas a través del ensayo-error. Si se le pide que identifique una parte de su cara él tocará dos o más partes hasta dar con la correcta.
-Es capaz de inferir los efectos de sus causas. Si ve a mamá arreglándose sabe que ella va a salir a la calle. Si escucha el sonido del coche es porque ella regresó a casa.
-Aprende rápidamente a través de la observación directa, tanto en el campo social como en el lúdico. -Observa y trata de imitar a un adulto barriendo o limpiando una mesa o vistiéndose.
- Forma una hilera de cubos. El alinear cubos es un principio básico de seriación, que precede al conteo.
-Disfruta metiendo, sacando, abriendo, cerrando y explorando. Se vale de sus nuevas habilidades motrices y cognitivas para investigar y explorar activamente su mundo circundante.
- Juega al toma y dame con la pelota.

Motricidad Fina

-Agarra pequeños objetos empleando la pinza. Esta acción se ha venido perfeccionando en el último trimestre y lo seguirá haciendo durante los meses siguientes.
-Ha avanzado mucho en su destreza de soltar objetos abriendo la pinza. Esta capacidad se seguirá desarrollando durante los meses y años siguientes.
-Con una mano toma un objeto, en tanto que con la otra trata de alcanzar otro.
-Realiza garabateos simples y débiles.



Motricidad gruesa

-Gatea con gran habilidad.
-Se sienta de rodillas y se mece para los lados.
-Se mantiene de pie solo, sin apoyo, por tiempos más prolongados. Sin embargo, aún debe afianzar su equilibrio.
-Da algún que otro paso con ayuda.
-Es probable que ya camine solo, aunque esta destreza puede demorarse todavía unos cuantos meses más.
-Si camina solo, es probable que alterne el gateo con el caminar.
-Si camina solo, podrá hacerlo con un objeto en su mano, lo que le dará una sensación de equilibrio y gozo.
- Todavía no es capaz de lanzar una pelota sobre su cabeza, destreza que alcanzará probablemente entre los meses 23 y 26 de vida, cuando su masa muscular esté lo suficientemente fortalecida.




Fuente: Estimulación Temprana, Inteligencia emocional y cognitiva

Aprender sobre el género 3 a 4 años

Etiquetas: , , , , , , , ,

Hasta ahora, tu hijo era casi inconsciente de ser niña o niño. Puede que le hayan dicho que es "niña", pero no sabrá qué significa, y puede que sea incapaz de reconocer las diferencias entre niños y niñas.

Entre los 3 y los 4 años, tu hijo se volverá más consciente de las diferencias entre lo masculino y lo femenino, a través de sus experiencias en casa, su entorno más amplio y de otros niños. Ahora que los papeles tradicionalmente masculinos y femeninos no están tan claros, los niños tienen una interpretación más flexible de las funciones de papá y mamá, pero eso no parece afectar a su compresión de qué significa ser un niño o una niña.



Las diferencias son sorprendentemente pequeñas a esta edad. Las diferencias hormonales y en el desarrollo cerebral pueden explicar la tendencia de algunos niños a disfrutar de juegos más activos y agresivos, y de que algunas niñas a ser más "femeninas".

Sin embargo, en general, durante la infancia, los roles son bastantes intercambiables. No hay necesidad de preocuparse ni de prejuzgar la situación si descubres que a tu hijo le encanta disfrazarse o jugar con muñecas, o si tu hija pasa mucho rato jugando a los soldaditos.
Los niños tienden a sentirse atraídos por juguetes y juegos que ofrecen mayor emoción o que brillan más.
Algunos niños prefieren juegos más tranquilos, y a algunas niñas prefieren jugar duro, pero no es más que una parte de su personalidad, y estarán influidos por los gustos de papá y mamá a la hora de relajarse y de jugar.

El desarrollo de las diferencias

La influencia social es la mayor culpable de que los niños aprendan los roles y comportamientos femeninos y masculinos en la vida. El proceso se inicia en el momento en que los niños nacen, reflejado en el color de la habitación y de la ropa.
Algunos de los mensajes que dirigimos a nuestros hijos son sutiles e inconscientes, y empiezan muy pronto, por ejemplo, rosa para las niñas y azul para los niños. otros son más evidentes: "Vamos a jugar a tomar el té con tus muñecas, Jéssica", frente a "Vamos a jugar fútbol en el parque, Rob".

A menudo, estos mensajes refuerzan las diferencias innatas entre los sexos. Por ejemplo, a los chicos les ofrecemos juguetes más activos, y juegos más violentos, mientras que los juego sociales y las charlas se lo dejamos a las niñas. Esto se debe a una combinación  de retroalimentación de tu hijo (hacer lo que le gusta hacer, y lo que más aprecias tú) en función de lo que tú crees que deberían hacer los niños y las niñas. no hay nada malo en ello. Los niños y las niñas son diferentes, aunque todos tenemos algo de femenino y masculino. Nuestras ideas sobre el género vienen influidas por nuestra cultura. Las normas de la sociedad afectan nuestro modo de comportarnos, nuestras ideas y cómo organizamos nuestras vidas.

Explorar las diferencias

A lo largo de este año, los niños pueden empezar a mostrar una preferencia por los juguetes relacionados con el género, y sentirán más interés por los amigos del mismo sexo. Puede que empiecen a juzgarse: "los niños apestan" o "las niñas son tontas", y a iniciar exploraciones personales "si me enseñas el tuyo, te enseño el mío". Es una parte sana y normal del desarrollo, y el modo que tienen de explorar las diferencias entre niños y niñas.



Debes hacer lo posible para que tu hijo elija, y no prejuzgar. Comentarios como "los chicos no lloran" o "Mary ayuda a mami a preparar la comida", reforzarán los roles tradicionales.

Existe una tendencia a hablar más de sentimientos con las niñas y de lógica con los niños. El mejor enfoque es el de darles a ambos sexos los mismos juguetes y oportunidades, y reconocer las diferencias entre niños y niñas.

Fuente: Tu Niño mes a mes.

Shows Infantiles orientados a la Estimulación Temprana.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

A veces las mamitas y papitos estamos muy emocionados con el primer cumpleaños de nuestro precioso bebé, queremos que sea un día perfecto y organizamos una fiesta a todo dar! Todo es bellísimo, pero a la hora del show infantil, ni los juegos, ni la música, ni los materiales usados son adecuados para la edad de nuestro bebé ni para muchos de sus invitados menores de 3 añitos. Al final, nuestro príncipe o princesa junto a sus invitados, se asustan por la música estruendosa, por los muñecos gigantes y se angustian en vez de disfrutar su día. Es una frustración para todos.

En Mundo Yo Soy, hemos notado esto, luego de muchos años de asistir a los cumpleaños de nuestros alumnos, y por eso hemos creado una nueva idea en fiesta infantil exclusivas para bebés que cumplen 1, 2 y 3 añitos!

Nuestra propuesta cuenta con temas, juegos, materiales, canciones en vivo y una dinámica novedosa basada en juegos creados especialmente para la edad del cumpleañer@ y de sus pequeños invitados inspirados en la estimulación temprana.

Con mucha emoción les ofrecemos éste servicio a un precio de introducción :D y con un descuento especial para las mamitas y papitos que forman parte de Mundo Yo Soy!

Responderemos gustosamente a sus dudas y comentarios enviados a nuestro e-mail mundoyosoy@gmail.com, a nuestra página de fans de Facebook o abajo en la casilla de éste post.

Besitos,
Miss Leddy :3

Comportamiento Rebelde.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Los niños suelen dejar atrás los hábitos que incomodan a los adultos a medida que crecen, aunque a veces son una señal de una ansiedad más profunda. En este artículo se analizarán los comportamientos que suelen situarse entre lo aceptable y lo indeseado, y sugiere estrategias para hacerle frente.

El principio general con los niños es el de recompensar el buen comportamiento, ignorar el malo y ser coherente. Para tener éxito es crucial que las estrategias de comportamiento se adecuen a la edad del niño.


Cualquier hábito indeseado por los padres debería considerarse un mal hábito. Sin embargo, muchos tipos de comportamiento no merecen ser negociados con el niño hasta que tenga al menos tres años y pueda comprender tu razonamiento. Un ejemplo sería el de meterse el dedo en la nariz, muchos niños lo hacen. Explícale que no está bien, pero no le prestes demasiada atención, ni grites o lo conviertas en un juego, ni tampoco lo elogies por comportarse de otro modo. Esta estrategia se aplica a la mayoría de los hábitos indeseables.

Ir desnudo y otros instintos naturales

Los niños son muy físicos. Les encanta correr desnudos por todas partes en lugar de estar aprisionados por la ropa, y disfrutan explorando sus cuerpos. Junto con la comprensión de que "mi cama está aquí" y "mi baño está aquí", surge la consciencia de que "puedo hacer caca y pipí".
Tanto los niños como las niñas se sienten a menudo fascinados por sus funciones corporales y por sus genitales, los cuales se dedican a tocar por interés, y porque la sensación es agradable. A menudo, esto puede crear angustia en los padres, y también vergüenza, al preguntarse por esa conducta sexual, por si pone a su hijo en peligro ante adultos pervertidos, y por cómo cortar de raíz este comportamiento. Empezaré por tranquilizarte. Tu hijo no se masturba cundo se explora. Aunque los niños pueden llegar a experimentar erecciones, se trata de un reflejo puramente biológico. Los niños son demasiado pequeños para tener impulsos sexuales, y tampoco existe ninguna conexión emocional entre las sensaciones que experimentan, aparte de que les resulte agradable.

En circunstancias normales, no hay de qué preocuparse. Tu grado de tranquilidad o angustia por el comportamiento del niño dependerá de cómo vivas tú lo relacionado con el físico, pero se pueden aplicar las normas habituales de conducta. Ignora el comportamiento y no caigas en la tentación de comentar el tamaño del pene del niño, ni llames la atención sobre la acción de éste con alguna broma (asegúrate de que los hermanos tampoco lo hagan). Son respuestas adultas, inadecuadas para un niño de esta edad. Tus reacciones lo confundirán y reforzarán inconscientemente el comportamiento, ya que le dedicas tu atención.

Si te encuentras ante una situación de comportamiento inadecuado por parte de tu hijo, evita centrarte en el comportamiento directamente.
Mostrarte visiblemente molesta ante una exploración genital podría desencadenar el inicio de un sentimiento de inhibición y culpa ante el propio cuerpo. Practica mejor las técnicas de distracción para fomentar el interés en algo más emocionante, como jugar, pasear o pedirle que te enseñe cómo se viste él solo.

Es más habitual que fuera de casa el niño se meta las manos en el pantalón o el pañal, y no que se desnude, de modo que las técnicas de distracción funcionarán. Ofrécele cosas con las que jugar, o enséñale un comportamiento socialmente aceptable (como en el ejemplo anterior). Otra opción es llevarte al niño a otro sitio. Tu hijo superará esta fase con la edad y se beneficiará de tus ánimos para mostrarse relajado con su cuerpo.

Golpear la cabeza

Observar a un niño golpearse la cabeza puede resultar muy angustioso, por mucho que te digan que tu pequeño no se hará daño a sí mismo. Un niño que se golpea la cabeza a menudo puede hacerlo por sentirse abrumado por sus sentimientos, por intentar consolarse, o por buscar tu atención. Intenta averiguar la causa. Si se trata de un comportamiento habitual, puede que descubras alguna pista visual antes de que comiencen los golpes. Anímale a buscar otro modo de expresar su ira y frustración, como correr para quemar su exceso de energía.
Lo mejor es ignorarlo, ya que responder a su comportamiento puede reforzarlo como un medio para conseguir tu atención. Los niños poseen un mecanismo de autorregulación que les impide hacerse daño. Utiliza las técnicas de ignorar y, si hace falta, sujétalo con fuerza. Te ayudará saber que cuando tenga 2-3 años dejará de comportarse así porque habrá encontrado otras maneras de consolarse. A medida que desarrolle el lenguaje, encontrará el modo de explicarte cómo se siente.

El control de esfínteres

Al final de su tercer año, la mayoría de los niños controlarán esfínteres casi en su totalidad durante el día, pero la sequedad nocturna tardará un poco más. Si tu hijo ha conseguido no mojar la cama varias noches seguidas, intenta acostarlo sin pañal. No le reduzcas la bebida durante el día, no sólo es importante para su salud, sino que necesita tener la vejiga llena para darse cuenta de que quiere hacer pis. Algunos escapes durante la noche indican que tu hijo está alterado por algo, de modo que averigua la causa discretamente. Elógialo cuando controle el pis, pero no lo regañes cuando se le escape. Alternar capas de sábanas y protectores puede ahorrar tiempo si se produce un escape por la noche. La caca nocturna requiere más tiempo para controlar.



Los cambios en los hábitos del niño, una vez que ya controle esfínteres, pueden indicar alguna dificultad física o emocional. Siempre es bueno acudir al médico para que revisen al niño, ya que el estreñimiento y otros problemas de intestino pueden querer decir que el niño tiene problemas para controlar el movimiento intestinal, y que puede sentir dolor.
Si tu familia atraviesa un período de cambio y a tu hijo le resulta difícil o estresante, sus sentimientos pueden reflejarse en cambios en el control de esfínteres. No te muestres preocupada ante tu hijo. Ofrécele consuelo y vuelvan a una etapa anterior del aprendizaje del  control de esfínteres.

¿Porqué se producen los problemas?

Los problemas graves de comportamiento en niños pequeños pueden entenderse de dos modos: como indicativo de mensajes poco claros por parte de los padres y escasez de límites de conducta, o como indicativo de infelicidad o ansiedad. A veces se producen por ambos motivos.
Dado que la capacidad de comunicación del niño aún está en desarrollo, a esta edad las acciones son más eficaces que las palabras, por lo que todos los comportamientos deben considerarse en el contexto de lo que significan, al igual que su resolución. lo más importante es que a pesar de lo angustiada y frustrada que pueda hacerte sentir, los padres más eficaces son los que conservan la calma, son coherentes y claros en sus respuestas.



Fuente: Tu niños mes a mes.

Cómo fomentar la Confianza en tu hijo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La confianza de su hijo en sí mismo sigue aumentando durante esta etapa de su vida, a medida que aprende nuevas habilidades día a día. Quizá sea pequeño, pero ya tiene una noción de sí mismo y de lo que puede o no hacer. Sus logros afectan a su confianza: por ejemplo, cuando a los 15 meses consigue abrir la tapa de una cajita y vaciar su contenido en el suelo, o cuando a los 3 años salta de un escalón y aterriza de pie sin caerse. Las reacciones de los demás hacia él también influyen en la medida de su confianza.


Componentes de la confianza

La confianza en sí mismo tiene un efecto significativo en el desarrollo de su hijo porque influye en su deseo de conseguir cosas y en su  relación con los demás. En la confianza de un niño hay que tener en cuenta tres aspectos:

Autoconvicción: Es la medida en que el niño cree que puede hacer frente a los desafíos que se le presentan. Un niño con poca autoconvicción ni siquiera intentará adquirir una habilidad nueva porque cree que le resultará demasiado difícil; en consecuencia, preferirá evitar la actividad a correr el riesgo de fracasar.



Autoestima: Es la medida en que el niño se valora a sí mismo. Y esto se manifiesta en numerosos ejemplos cotidianos. Observe a su hijo cuando intente aprender a hacer algo; cuando lo consiga, probablemente se volverá hacia usted y le dedicará una enorme sonrisa. Un niño con una baja autoestima no se impresionará por sus propios logros.

Autoimagen: Es la medida en que el niño recibe mensajes positivos de las personas que le rodean. Cuando usted le dice lo mucho que le quiere y le da un abrazo porque, por ejemplo, ha conseguido subir más alto en la escalera del tobogán, le está ofreciendo una imagen de sí mismo positiva que le hace sentirse bien.
Un niño con baja confianza en sí mismo disfruta menos de la vida, prefiere adoptar un papel más pasivo y quizá tenga dificultades para dar y recibir amor de otras personas.
Considera los desafíos y las aventuras más amenazadores que emocionantes y por ello es reacio a descubrir y a aprender.

Determinación
Los estudios psicológicos sugieren que un niño de esta edad suele tener una firme determinación y quiere alcanzar sus metas. Desea explorar y correr aventuras por nuevos territorios, convencido de que no puede existir un reto que esté fuera de su alcance. Es casi como si tuviera un sentido positivo innato de la autoconvicción.



Este sentimiento se extiende a la mayoría de los aspectos de su vida. Por ejemplo, su hijo realiza valientes intentos de subir las escaleras de casa; antes de lograrlo, finalmente, quiere correr mucho antes de mantenerse en pie con la firmeza suficiente para conseguirlo sin riesgo y procura comunicarse con usted aunque apenas haya empezado a utilizar palabras sueltas. Dicho de otro modo, confía lo suficiente en sí mismo para intentar cualquier empeño.

Sin embargo, la experiencia deteriora a menudo esa fe en sí mismo. La posible comprensión súbita de que, por ejemplo, no puede introducir de un modo correcto las figuras geométricas en sus casillas puede reducir su interés por el juguete.

Lo mismo ocurre cuando un niño intenta pedalear en el triciclo, descubre que no se ha movido ni un milímetro y se echa a llorar de pura frustración. Si los fracasos de este tipo son demasiado frecuentes, la confianza de su hijo en sí mismo disminuirá y dejará de intentarlo. Por eso es necesario observarle atentamente cuando juega. Concédale la libertad de jugar solo para que experimente el placer del éxito y al mismo tiempo prepárese para intervenir si ve que se avecina una decepción o frustración. Y si su hijo pierde los estribos o deja que la frustración lo desborde, abrácele, anímele y oriéntele hacia otro juguete o actividad que usted sepa que ya domina. Siempre puede volver a la actividad anterior más tarde, cuando tenga una actitud más positiva.

Consejos:
Mantenga contacto físico cariñoso.
Déle seguridad.
Descomponga los retos en pequeños pasos.Comunique a su hijo lo que siente por él (elogios).

Fuente: Niño Genial Mens Sana

¿Cómo lograr que mi hijo coma mejor?

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Qué deberían comer los niños?, ¿qué cantidad deberían comer? y ¿cómo conseguir que prueben alimentos nuevos?, son los eternos dilemas para todos los padres. La buena noticia es que la mayoría de niños con problemas a la hora de comer, son niños normales, y se convierten en adultos normales, que comen de todo.



Las directrices para una alimentación sana pueden parecer contradictorias, y las preocupaciones por las alergias, aditivos y pesticidas añaden presión sobre los padres, ansiosos porque sus hijos coman bien, o lo suficiente. Si esto se une a la tendencia natural de los niños a ser inquietos, quisquillosos y, a veces, revoltosos a la hora de comer, el resultado puede ser un potente cóctel de tensión y problemas.

Comer es algo más que cuestión de salud, también es una habilidad social. Compartir la comida cumple una importante función en nuestra manera de comunicarnos con los demás. Las comidas familiares son una buena oportunidad para que todos se sienten juntos e intercambien experiencias. Cuando tu hijo alcance la edad de 24-30 meses, podrá hacer tres comidas al día y será capaz de comer solo con los dedos o una cuchara. Podrá sentarse a la mesa con los demás. La implicación acelerará el desarrollo de tu hijo más que si le das de comer tú o lo vigilas constantemente. Si no se siente distinto de los demás, es probable que empiece a comportarse como un "mayor"

Estrategias en caso de problemas a la hora de comer:

Tu hijo es quisquilloso para comer:  Muchos niños se vuelven caprichosos para comer, y puedes sentirte como si tu hijo te dijera "Me gustan todas las comidas menos la tuya". Intenta poner en práctica las directrices citadas más abajo. Si no funciona, puede que tu hijo tenga alguna fobia con la comida, la suciedad o la textura.

Tu hijo se porta mal durante las comidas: Para un niño puede ser difícil quedarse quieto durante largo rato, y si hay alguna tensión familiar en la mesa, seguro que eso afectará. Minimiza las distracciones, ignora el comportamiento indeseado. Anímale a imitar tu comportamiento o el de algún hermano mayor, si lo tiene. Comprueba que esté sentado cómodamente. Si todavía utiliza su silla para comer, piensa en cambiarlo a una silla normal.

Te preocupa que coma demasiado o muy poco: La mayoría delos niños comerán cundo tenga hambre, sin embargo, tu hijo necesitará tu ayuda para regular sus comidas y para comer de manera sana y equilibrada. Un horario de comidas regular y unos límites de conducta le ayudarán a introducirse en la rutina de comer. Unos pequeños y sanos tentempiés entre horas evitarán que se llene entre comidas. Asegúrate de que coma mucha fruta y verdura y evita los productos azucarados.

Te preocupa que esté demasiado rollizo o demasiado delgado: Todos los niños son rollizos. Sin embargo, un niño que no haga ejercicio, que se muestre letárgico y se quede mucho tiempo sentado, puede engordar  y acumular problemas de salud en el futuro.Consulta a tu médico en busca de consejos y directrices sobre el peso saludable. Si tu hijo está delgado, pero tú también lo eres, seguramente hay poco de qué preocuparse, siempre que su dieta sea equilibrada, sin embargo cualquier signo de una pronunciada pérdida de peso o ganancia de peso, o cambio en el apetito debería ser investigado por un médico. Jamás caigas en la tentación de someter a tu  hijo a una dieta sin grasas. Necesita alimentos enteros para que sus huesos crezcan y se desarrollen sanos.

Tu hijo come demasiado despacio: No hay manera de cambiarlo. Lo único que puedes hacer es ser paciente y recordar que es mejor comer demasiado despacio que demasiado deprisa. Procura que las comidas sean divertidas. No lo obligues a comer más de lo que puede. Recuerda que su estómago es muy pequeño. Si deja de comer, retírale el plato, pues significa que ha comido bastante.

Tu hijo se niega a probar alimentos nuevos: Los niños necesitan tiempo para acostumbrarse a nuevos sabores antes de disfrutarlos. Anímale a preparar las comidas a tu lado. Describe los ingredientes y deja que juegue con ellos. No te preocupes por la suciedad ya que una excesiva obsesión por la limpieza y el orden pueden desanimarlo a probar ciertas texturas, como alimentos mojados o con bultos. No te sorprendas si chupa un alimento nuevos antes de dejarlo de nuevo en el plato. No se está portando mal, es su manera de experimentar con el sabor y la textura. Ten paciencia y la próxima vez a lo mejor decide darle un bocado.

Asocia siempre comida con diversión: Si la comida parece divertida, el niño decidirá que seguramente sabrá bien. Utiliza la imaginación al preparar la comida de tu hijo.

Prueba lo siguiente:

  • Corta los sándwiches en forma divertida.
  • Prepara una cara de puré de papas con otras verduras.
  • Utiliza platos infantiles que revelen algún personaje según se vaya terminando la comida. 
  • Corta la fruta y la verdura con formas de cara o algún dibujo. 


Comer delante del televisor puede parecer divertido, pero aunque tengas costumbre de comer tú así, procura que la comida de tu  hijo sea una experiencia más interactiva y personal. Se trata de que se acostumbre a comer solo y disfrutar concientemente de la comida sin distracciones.

Su cerebro no es capaz de concentrarse en más de una cosa a la vez, y ver la televisión mientras se come no es buena idea para él a esta edad. Le costará mucho más tiempo aprender si hay algún suceso que no tenga nada que ver con la comida y que lo distraiga. La hora de la comida y la del juego, por el mismo motivo, no deberían coincidir. A esta edad, tu hijo puede necesitar que lo distraigan para animarlo a comer, o para que pruebe sabores nuevos, pero no es buena idea tener los juguetes sobre la mesa ya que siempre le resultarán más tentadores a tu hijo que la comida en su plato, y no te dejara ninguna salida.

Comer fuera
Comer fuera de casa puede no ser la misma fiesta para el niño que para los adultos. Si vas a viajar en auto, piensa en llevar la comida de tu hijo para que le resulte más familiar. No planifiques comidas largas, ya que el niño se cansará.

Introducir nuevos sabores
Intenta alternar una pequeña cantidad del alimento nuevo, al que el niño se resiste, con algo que le guste, como un plátano o queso fresco. La idea es crear una asociación positiva, entre el alimento nuevo y el conocido.

Juegos de comidas
Los niños que no tienen ningún problema con la comida, también lo encontrarán divertido.

Crea una comida desordenada afuera: con gelatina, arroz con leche, flan, etc. La única condición es que no sea comida caliente y que se pueda untar con ellos el rostro de tu hijo, o el niño pueda esparcirlo con la mano, como si fuera pintura de dedos. Cuanta más rara sea la mezcla de comida, mejor. Si tu niño parece nervioso o alterado, tranquilízalo, sonríe y hazle ver que estás tan a gusto con todo el desorden como él.

Celebra una carrera de comida nueva: prepara dos filas de pequeñas porciones de comida nueva sobre la mesa. Cubre los alimentos. A la voz de "ya" tu hijo y otro niño, o un adulto, debe saborear cada alimento por turnos. Recompensa a tu hijo con una pequeña cantidad de algo que le guste cada vez que pruebe un alimento nuevo. Esta táctica es una eficaz herramienta a corto plazo para situaciones extremas, para establecer asociaciones positivas con la comida. Al final de la carrera, suponiendo que haya chupado, tocado o probado cada alimento, recibirá un premio.

Ser positiva
Cuanto más positiva y estimulante te muestres con la comida, más relajado estará tu niño ante ella. Implícalo en la preparación de los alimentos. Si tú misma has tenido un pasado problemático con la comida, como dietas extremas o algún desorden alimentario, consigue ayuda médica para estar segura de que tanto tú como el niño están bien. Así también se reducirá el grado de ansiedad que exista en tu casa en torno a la comida.



Consejos para una comida relajada:

  • Anímalo a que coma solo.
  • Elabora una dieta equilibrada.
  • Introduce hábitos sanos de alimentación.
  • Ten paciencia y relájate con la comida.
  • Elogia a tu niño cuando coma bien.
  • Procura que las comidas sean sociables y divertidas.

Superar los problemas

Si tu hijo y sus hábitos te provocan ansiedad, anota tus preocupaciones a lo largo de varias semanas y mantén un diario alimenticio en el que escribas todo lo que puedas sobre la cantidad y veces que tu niño come, así como el tipo de comida que le gusta y el que no. Le ayudará a tu médico a decidir si el problema está relacionado con la comida, una alergia, la rutina para comer, o algún problema familiar más profundamente enraizado. Si tu hijo sufre una fobia extrema por la comida, acude a un especialista. Puede que necesites ayuda para superarlo.

Por último, no olvides elogiar lo "bueno" e ignorar lo "malo" durante las comidas. Cuanto más animes a tu hijo a aceptar los alimentos, o simplemente tolerarlos como una parte ineludible del día, más sano crecerá.






¿Cómo es el desarrollo de mi bebé de 1 a 2 años?

Etiquetas: , , , , , , , ,

Entre el primer y segundo año de vida el niño empieza a caminar y por tanto a ganar independencia para explorar el medio. Es una etapa marcada especialmente por logros motrices gruesos y por el alcance de destrezas socioafectivas, cognitivas y de lenguaje que permitirán al niño diferenciarse aún más del resto de personas y percibirse a sí mismo como un ser autónomo.

La movilidad abrirá al niño las puertas a un mundo nuevo, y de cierta manera mágico. Imaginemos la experiencia que significará desplazarse, alejándose aventuradamente de quien lo cuida, para encontrar en un recóndito lugar de la casa algo tan prohibido como un lápiz de labios. ¡Sin duda la capacidad de desplazamiento conlleva a algo más que un simple movimiento de piernas!



Iniciará el año gateando y lo terminará caminando con soltura, subiendo escaleras apoyado en un pasamanos, saltando con los pies juntos, corriendo sin caerse, pateando una pelota y lanzándola con sus manos por encima suyo.

La creciente capacidad de desplazamiento del niño, sumada a su insaciable curiosidad por los objetos, pueden conllevar a que los adultos detengan de manera reiterada las iniciativas de exploración con un "no" o un "alto". Las negociaciones, si bien son importantes para imponer límites, no deben coartar los deseos de exploración del niño.

Su motricidad fina es también un área de importante desarrollo. A los 16 meses abotonará botones grandes, a los 20 hará trazos horizontales, verticales y en vaivén y a los 24 la pinza se habrá perfeccionado al punto de que será capaz de coger bolitas pequeñas para introducirlas en una botella. Hará torres de 8 a 10 cubos y pasará las páginas de un libro de una en una.



El desarrollo del lenguaje, además de relacionarse con el pensamiento, tiene sus bases en las relaciones afectivas del niño con sus padres. Por ello, es indispensable destacar la importancia del cariño y el fortalecimiento de los vínculos afectivos que se vienen formando desde antes del nacimiento.

Las adquisiciones de lenguaje también contribuirán al desarrollo d la utonomía pues será capaz de posponer su llanto para tratar de expresar verbalmente lo que desea. Su vocabulario crecerá, y llegará a tener entre 150 y 300 palabras al cumplir los dos años, con lo cual mejorará su capacidad de expresión verbal. Narrará de manera breve algún suceso importante del día y dirá frases cortas, aún con limitaciones de sintaxis.

Su capacidad de memoria crecerá, con lo cual podrá realizar imitaciones diferidas y aprender nuevas palabras. Hacia los 20 meses aparecerá el pensamiento simbólico, y con él el juego simbólico, actividad lúdica necesaria para experimentar y aprender a través de la acción.

Ganará en autonomía y autosuficiencia. Si a los 12 meses intentaba comer con sus dedos, utilizaba pañales y le tenía un gran temor a los extraños, a los 24 será capaz de manejar la cuchara, acercarse más a los adultos y controlar de manera voluntaria los esfínteres. Todavía no tendrá un control nocturno de su vejiga, por lo que los padres deberán asistirlo durante la noche. Sentirá una creciente atracción por otros niños y por los juegos sociales, aunque su pensamiento egocéntrico lo limitará en su aceptación de reglas lúdicas y en considerar la perspectiva de otros. Gustará de la compañía de niños de su edad, pero su juego seguirá siendo paralelo.


En fin, el niño de1 a 2 años es un explorador insaciable que se desplaza por aquí y por allá, que alcanza destrezas que utiliza para conseguir otras, imita lo que ve y aprende por observación, pero sobre todo, que busca su autonomía, y al mismo tiempo afecto y protección de sus padres.

Características de tu bebé (10 a 11 meses)

Etiquetas: , , , , , , ,

Es probable que tu bebé se pare y se agache sin ayuda. Antes de que camine con más seguridad, será necesario que experimente con el peso de su cuerpo apoyado sobre sus piernas, y que encuentre su punto de equilibrio. Seguirá desarrollando su presión tipo pinza y será capaz de ensartar objetos y realizar movimientos finos más sofisticados. Empezará a comprender el significado de las palabras y es probable que diga "papá" y "mamá". Es importante que los adultos le hablen de forma clara, y que él entienda lo que se le dice. Le gustará jugar con su mamá y buscará siempre su compañía. Sin embargo, también disfrutará de la presencia de niños un poco mayores, con quienes se entenderá. A la hora de la alimentación, estará más interesado en observar lo que ocurre a su alrededor y en jugar, antes que en comer.

Destrezas

Socioafectivas
  • Responde el saludo agitando su mano.
  • Puede cumplir algunas normas adaptativas a su medio social. Busca repetir acciones con las cuales recibe la aprobación de los adultos.
  • Presenta avidez por el contacto social. Prefiere la compañía de niños mayores que de su edad. 
  • Juega solo, pero siempre gusta de la compañía de un adulto. Es cariñoso con sus juguetes, les da besos y abrazos.

Lenguaje y Comunicación

  • Aproximadamente a esta edad se inicia el conocimiento del significado de las palabras.
  • Puede señalar con su dedo distintos objetos y personas: su papá y mamá, sus manos y pies.
  • El crecimiento de los labios y lengua, necesarios para masticar e ingerir, favorecen la vocalización articulada.
  • Puede llegar a decir dos palabras juntas.
Cognitivas
  • Desarrolla el movimiento pinza, lo que favorece la exploración de las cosas del medio. 
  • El niño es capaz de utilizar todos sus dedos de manera libre, no sólo para las acciones de prensión, sino también para el reconocimiento táctil de los objetos. El sentido del tacto lo cautiva. 
  • Los niños observan y palpan con detenimiento todos los objetos a su alcance. 
  • Señala con su dedo un objeto que quiere que le alcancen.
  • Su capacidad de razonamiento, le permite aislar una característica de un grupo de objetos, ya sea por forma, color y utilidad.
Motricidad Fina
  • Puede sacar uno a uno los anillos o aros de un juego grande de ensartar. 
  • Garabatea una hoja d papel. Su trazo es aún muy débil.
  • Mete una llave en el ojo de una cerradura.
  • Utiliza la pinza para ensartar, remover y desplazar objetos. 
  • Coge con su mano el biberón.


  • Los huesos y músculos situados en la región muscular se han desplegado y ensanchado, permitiendo así la coordinación al masticar. Este desarrollo óseo y muscular favorece la articulación de sonidos. 
  • Se pone de pie y se agacha sin ayuda.
  • El peso corporal está 100% sostenido por las piernas. Da sus primeros pasos apoyado en una pared. Es capaz de caminar sostenido de las dos manos por un adulto. 
  • Es probable que dé uno o dos pasos, sin ayuda.
  • Intenta subirse solo a una silla o sofá.
  • Sube las escaleras gateando y las baja de espalda. Bajar escaleras será siempre más complicado que subirlas.

Las Inteligencias Múltiples y la Inteligencia Emocional

Etiquetas: , , , , , ,

El ser humano ha evolucionado a través del tiempo hasta conducirse con ocho tipos de pensamientos, ocho inteligencias: Lingüística, Musical, Lógico-Matemática, Espacial, Interpersonal, Intrapersonal, Físico-ciniestética y Naturalista.

  • Inteligencia Lingüística: Capacidad de explicar cosas, procesar con rapidez mensajes linguísticos, convencer, contar relatos de forma viva y fluida. 
  • Inteligencia Musical: Capacidad de percibir los sonidos musicales, desde los sonidos de la naturaleza hasta las notas de una sinfonía. Capacidad de producir y apreciar ritmo, tono y timbre. 
  • Inteligencia Lógico-matemática: Habilidad para el cálculo, resolver problemas y crucigramas, deducir, medir, comparar, verificar.
  • Inteligencia Espacial: Capacidad para observar, distinguir objetos, formas y ángulos, capacidad de girar mentalmente formas complejas y visualizar mecanismos y procesos ingenieriles. 
  • Inteligencia Interpersonal: Habilidad para comprender a otras personas para identificar emociones e intenciones, sensibilidad a los pensamientos y disposiciones de otros. 
  • Inteligencia Intrapersonal: Acceso a los propios sentimientos y deseos, conocimiento de fortalezas, debilidades e inteligencias propias, capacidad de emplearse a favor de la capacidad personal y social. 
  • Inteligencia Físico-Cinestética: Habilidad para emplear el cuerpo de manera hábil con fines expresivos. Capacidad de emplear el cuerpo para el manejo de objetos. 
  • Inteligencia Naturalista: Es la de más reciente incorporación a la lista. Habilidad para reconocer y clasificar diversas especies, reconocer la existencia de otras especies vecinas y trazar, de una manera formal o informal, la relación entre unas especies y otras. 
Si bien todos los seres  humanos, se inscriben dentro de este rango de inteligencias, los individuos defieren (por factores hereditarios y medioambientales) en su perfil intelectual, con mayor o menor predominio de alguna de ellas.

Las ocho inteligencias, si bien se diferencian en cuanto a los criterios que las definen, pueden interactuar, y de hecho lo hacen. Por ejemplo, un niño con una elevada inteligencia espacial puede visualizar un castillo de arena que desea construir, emplear su inteligencia físico cinestética para crear formas delicadas  y utilizar su inteligencia intrapersonal para comunicarse con otros niños y convencerlos de que lo ayuden.

La Inteligencia Emocional

Es la capacidad de controlar los sentimientos y emociones, de discriminar entre ellos y utilizar esta información para guiar nuestros pensamientos y nuestras acciones. 

La Teoría de inteligencia emocional describe las cualidades emocionales que parecen tener importancia para el éxito:la empatía, la expresión y comprensión de sentimientos, el control del genio, la capacidad de resolver problemas en forma interpersonal, la persistencia, la cordialidad, la amabilidad y el respeto.

Para reforzar el concepto de Inteligencia múltiples y la Inteligencia Emocional, complementaremos con los siguientes videos explicando ejercicios simples para estimular integralmente a nuestros hijos.

Aprende Ejercicios para reforzar la parte afectiva y emocional de nuestros hijos.

Juegos para estimular el aprendizaje en nuestros hijos.

Juegos sensoriales hechos en casa para reforzar las inteligencias múltiples.
¿Cómo afecta la sonrisa a la química cerebral?

¿Qué impacto tienen las emociones en la química del cerebro? Se ha comprobado que la sonrisa produce una contracción de los músculos faciales con una consecuente reacción en cadena; disminuye el flujo sanguíneo, se enfría la sangre en los vasos cercanos y baja la temperatura de la corteza cerebral, todo lo cual desemboca en una producción de serotonina. La serotonina es el químico responsable de regular la temperatura, la digestión, el sueño y la presión sanguínea. Lo anterior comprueba que la sonrisa produce una reacción del cerebro que a su vez afecta el estado de ánimo del individuo. 



Estimulación para el gateo de nuestros pequeñines :)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Entre las madres y padres que vienen a nuestro Centro de Estimulación Temprana, siempre encontramos muchas dudas sobre el inicio del gateo en sus bebés, por eso hemos hecho un lindo tutorial en donde resolvemos muchas de sus interrogantes acerca de éste tema.



Vale resaltar que cada bebé tiene su tiempo y momento para iniciar esta linda etapa del gateo, pero siempre es bueno ayudarlos con ejercicios, masajes y juegos específicos para lograrlo más fácilmente y que estemos tranquilas y tranquilos en el proceso :)

Recuerden que todos los ejercicios que hagamos con nuestros pequeñines deben ser realizados de manera amorosa, respetuosa y en un momento óptimo para nuestros bebés, así la experiencia será divertida y feliz para todos :)

Sin más preámbulos, les dejamos nuestro video tutorial de Estimulación para el Gateo!! esperamos que les guste muchísimo y lo compartan! 

Mira el video dando click aquí :)

Las Visitas (vida social de nuestros hijos de 2 a 4 años)

Etiquetas: , , , , , , ,

Ocurre con frecuencia que un niño cuya conducta en casa y en su entorno habitual es tranquila, cariñosa y sociable, al recibir la visita de un desconocido para él, y, sobre todo, al ir de visita a lugares no habituales, se comporte de forma retraída y tímida, cuando no pesada e irascible. Los padres, azorados, se esfuerzan por explicarle al huésped o anfitrión, según el caso, lo bueno y simpático que es su hijo, pero cada vez que el desconocido se acerca al niño éste emprende la huida, se refugia entre las piernas de mamá o empieza a llorar.



¿Porqué se empeña en hacernos quedar mal?

Son varias las razones que explican este u otros comportamientos similares. Por una parte, los niños de esta edad son poco amantes de aceptar cambios en su vida habitual. Además, la llegada de un desconocido es vivida como una interferencia entre él y sus padres; hay muchos niños que sienten una desconfianza innata hacia las personas extrañas. Si son ellos los que se trasladan, habrá que añadir a todo ello la extrañeza de un entorno que no les es familiar, y que les produce, consecuentemente, una sensación de inseguridad. Por otra parte, es bastante corriente que aquel "intruso" se empeñe en quererle abrazar, besuquear y acariciar. Si a ellos añadimos que muchos padres, ante la reacción del niño, adoptan una actitud de recriminación hacia su conducta, o le piden una y otra vez que le dé un besito o repita alguna gracia ante el desconocido, se obtendrá como resultado un mayor retraimiento o la manifiesta animadversión del niño hacia éste.

Puede ocurrir también lo contrario: el niño que ante una visita o en casa de alguien no hace más que alborotar, lloriquear o interrumpir cada medio minuto la charla. Esta reacción no suele ser más que un modo de llamar la atención. Con su actitud, el pequeño quiere recuperar para sí el protagonismo perdido ante las personas que en aquel momento acaparan la atención de sus padres.

¿Cómo obtener buenos resultados?

No se ha de pensar que el pequeño es un maleducado o un antisocial, sino que necesita un cierto tiempo para adaptarse a aquella persona o aquel lugar. Hay que acostumbrarle a este tipo de situaciones y darle tiempo a que se acostumbre a ellas. Por ejemplo, se le puede explicar con anticipación que tal o cual persona va a venir para charlar un rato y que, si lo desea, puede quedarse y jugar tanto como le apetezca. Si se le prepara algún juguete con qué distraerse y no se le está continuamente encima, es muy probable que al poco tiempo esté jugando con tranquilidad y sin problemas. Si, por el contrario, el niño da batallas y está interrumpiendo la reunión cada dos por tres, debe respondérsele sin irritación pero con un tono de voz firme, que le dé a entender que no está comportándose como es debido.



Por otra parte, si se está de visita en una casa ajena, los padres deben estar pendientes de que su hijo no haga nada que pueda molestar a los anfitriones, deben ponerse en el lugar de éstos y pensar, por un lado, que algunas conductas del niño que ellos tolerarían en su casa a aquéllos les puede desagradar, y,  por otro lado, que el comportamiento que de ningún modo aceptarían en su casa tampoco debe ser reproducido por el niño en una casa ajena.

En definitiva, hay que ir enseñando al pequeño a aceptar y respetar a los demás al tiempo que se le inicia en las pautas de comportamiento social, sin olvidar que es un niño y que, por tanto, tiene unas necesidades (de juego, de atención) que los padres no pueden soslayar por el hecho de estar con otras personas. 

La Estimulación Sensorial (Desde los 6 meses a más)

Etiquetas: , , , , , , , , ,


¡¡Una sorpresita navideña !!
Nuestro primer video tutorial de Estimulación Temprana!!!

En ésta serie de videos que iremos lanzando semanalmente queremos enseñarles ejercicios, como si estuvieran en una clase de Mundo Yo Soy! 

El primer tema que estamos tocando aquí es la "estimulación sensorial y motricidad fina de nuestros pequeñines".

Gracias por compartir el video, darle "me gusta" y suscribirse a nuestro canal de YouTube para que tengan los nuevos videos tutoriales como primicia y nos servirá como incentivo para mejorar y darles mejor material en cada video! 

Espero que les guste mucho y que nos den ideas de qué temas quieren ver para sus peques!

FELICES FIESTAS!!

Miss Leddy

Vean el video aquí:
http://youtu.be/JkPmuFjQaLY

La Vida Social de nuestros hijos (2 a 4 añitos)

Etiquetas: , , , , ,

Las relaciones sociales desempeñan un papel fundamental en el desarrollo del niño; en esta etapa, en la que adquiere conciencia de sí mismo, también su relación con el mundo se va enriqueciendo.

Las fechas señaladas, las fiestas, las navidades, los grupos de juego y las visitas son ocasiones en las que el niño vivirá de manera especial sus relaciones con otras personas, al ampliarse su horizonte con nuevas situaciones y vivencias. Y los padres deben estar preparados para afrontarlas adecuadamente.

Las Fiestas

A lo largo de estos meses van a darse diversas ocasiones que pueden convertirse en un día especial para el niño: las más comunes son los días de su cumpleaños, así como, las fiestas de Navidad, pero también existen otras, como las reuniones familiares, bodas, etc.

Si el niño de esta edad ya tiene de por sí una tendencia al egocentrismo, en estos días señalados va a tener motivos más que suficientes para sentirse el centro del universo. Sin embargo, un día es un día. Con esto no se quiere decir que en estas ocasiones se le tenga que consentir todo, pero sí se le hace sentir que es "su" día y que puede disfrutarlo al máximo, no por ello se va a perturbar su normal desarrollo. Al contrario, si el niño percibe que hay determinadas circunstancias en las que todo es "especial", ello le ayudará a comprender, por comparación, que el resto de días debe seguir una disciplina y unas rutinas.

Así pues, es natural que en esas jornadas se haga una excepción y se flexibilicen las rutinas cotidianas en lo que se refiere a horarios, alimentación, etc.
Si bien es cierto que, por regla general, en la dieta del niño deben evitarse las golosinas y otros preparados comerciales ricos en azúcares y grasas, en estos días se le pueden "consentir", pero siempre con moderación y si el pediatra no lo tiene prohibido por algún motivo especial. Tampoco es mala idea proponer al niño varias alternativas (que previamente los padres habrán seleccionado) en cuanto a la comida que desea tomar, para así darle la oportunidad de escoger aquello que más le gusta.

Los Cumpleaños

El día del cumpleaños del bebé es ideal para disfrutar en familia. Además de los padres, los abuelos o los tíos, es posible que el niño tenga primos de su misma o similar edad, o incluso vecinos o compañeros de juegos que los padres quieran invitar. En cualquier caso, es una buena ocasión para jugar y disfrutar juntos. Los padres pueden aprovechar la ocasión para fomentar en su hijo el juego participativo y la cooperación.

Aunque pueda ser agotador, se trata de que los adultos no sólo intervengan cuando vean que hay
algún pequeño altercado entre los niños, sino también de participar ellos mismos, cantando, bailando o proponiendo actividades.

Sin duda habrá regalos, no tan sólo de los padres sino de los otros familiares.
Aunque aveces les resulte difícil a los progenitores frenar su impulso de vaciar los estantes de la juguetería, no es recomendable excederse. Lo único que conseguirán es agobiar al niño, que no podrá asimilar tantas novedades al mismo tiempo.



Es mejor comprar pocos juguetes pero bien escogidos, teniendo en cuenta criterios pedagógicos, de seguridad, etc.
De todas manera, no hay que decepcionarse si finalmente el niño decide jugar la mayor parte del tiempo con un juguete viejo o con los envoltorios. Ya se ha comentado que están en una edad en la que cualquier objeto puede convertirse, en virtud de su imaginación, en otro muy distinto que le haga disfrutar al máximo.

No está de más que los padres, en la medida de lo posible, se pongan de acuerdo con los otros familiares en lo que se refiere a los regalos. No sería la primera vez que un niño recibe tres juguetes idénticos, con el consiguiente enojo por su parte y las molestias generadas a los que tienen que ir de nuevo a cambiar el regalo.

Fiestas de disfraces

Disfrazarse es, para el niño, una de las formas más significativas del juego de representación. Y cuando decimos disfraz, no nos referimos sólo a un vestido perfectamente confeccionado, sino a cualquier elemento que por obra de la fantasía infantil lo convierta en el personaje deseado.
Tanto en su centro de estimulación temprana, como en casa, el día de la fiesta de disfraces para un niño de más de dos años puede ser tan divertido como para los adultos, si no más. Es una buena ocasión, pues, para que el pequeño disfrute en compañía de otros niños de un agradable día de fiesta.

La magia de la Navidad

Estas fiestas, tan entrañables para los adultos, tienen una significación especial para los niños, especialmente a partir de esta edad, en que su imaginación les permitirá vivir con toda intensidad la magia inherente a las mismas.
En efecto, ahora que ya podrán imaginar, a través de lo que les cuenten los padres, a Papá Noel cabalgando con su trineo cargado de regalos o a los tres Reyes Magos viajando desde tierras lejanas a lomos de sus camellos para entregar juguetes a todos los niños, empezará a tomar cuerpo una de sus mayores ilusiones.
Pero no sólo es importante este aspecto, si no que también lo es su participación activa en todos los preparativos y las celebraciones que se suceden durante estos días. Ayudar a mamá y papá a poner el nacimiento o a decorar el árbol de la navidad puede resultar un verdadero placer para él y para toda la familia.
En lo que se refiere a los regalos, cabe recordar lo dicho anteriormente sobre la conveniencia de no exagerar en la cantidad de regalos.



La Timidez

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Quizá se sorprenda al ver que su hijo, por lo general extrovertido, se vuelve tímido cuando se encuentra con otro niño o con un adulto desconocido. De pronto deja de hablar, se ruboriza y trata de esconderse detrás de usted. Lo que provoca esta timidez es simplemente una falta de confianza en situaciones sociales, la conmoción de ver un rostro desconocido o de ser el centro de atención. En cuanto se aleja de esta situación, su timidez desaparece y vuelve a ser el mismo de siempre. A esta edad, los niños tienden a ser más tímidos que las niñas (aunque esta tendencia se invierte cuando empiezan a ir al colegio).



La timidez cambia
El modo como los niños experimentan la timidez cambia a medida que crecen. A los 15 meses, su hijo probablemente se aferre a usted en presencia de un desconocido. Incluso cuando, al cabo de 3 o 4 meses, su confianza haya aumentado y se lance de cabeza casi a todas partes, muy satisfecho de sí mismo y sin ninguna preocupación, de pronto puede convertirse en un niño tímido e inseguro si se encuentra ante un rostro poco familiar.

A medida que su confianza aumente progresivamente, más o menos en los 6 meses siguientes, ya no se aturullará tan fácilmente por la timidez. Por supuesto, quizá siga siendo tímido en presencia de personas a las que no conoce, pero la reacción de pánico que experimentaba cuando era más pequeño ya no será evidente. Ahora supera la timidez reaccionando de una manera más neutral y controlada que antes; es más probable que reaccione guardando silencio, antes que intentando esconderse.

Hacia los tres años, ha conocido a tantos niños y adultos que reaccionará ante los desconocidos, y aveces iniciará una conversación o interacción social con ellos. Aún así, algunas veces sufrirá una regresión al comportamiento tímido de un año a dos antes.

Preste atención a los signos de timidez, porque quizá no sean evidentes a primera vista. Cuando su hijo se muestre tímido, quizá se calle de pronto y le cueste establecer contacto visual con quienes le rodean; por ejemplo, puede quedarse mirando fijamente al piso . Puede azorarse y ruborizarse, e incluso experimentar dificultades para tragar. Puede quedarse paralizado, incapaz de seguirle el paso, o puede forcejear para alejarse.

La manera de mostrarse tímido de su hijo dependerá de su personalidad, y usted aprenderá pronto a reconocer los signos en su caso.

Causas de timidez
Algunos psicólogos afirman que cierta tendencia a la timidez se hereda de los padres, y existen pruebas que corroboran esta opinión. Por ejemplo, el grado de timidez de dos gemelos idénticos (cuya estructura genética es casi exacta) es más parecido que en el caso de gemelos no idénticos (cuya estructura genética no se parece más que la de dos hermanos no gemelos).

Otros psicólogos aseguran que en la timidez influye la experiencia, la educación y el contexto. Por ejemplo, los padres tímidos tienden a tener hijos tímidos, quizá porque el modelo de conducta social que se vive en casa (que los niños emulan de forma natural) es de timidez, y por eso tienen más probabilidades de ser tímidos a su vez. Un estudio confirmó que la probabilidad de que los niños sean tímidos es mayor en un entorno que valora la competitividad y los logros que en otro que valore a un niño por sus cualidades como persona, y esto sugiere que el entorno social incide en la timidez. Y los niños que viven en hogares que reciben muchas visitas quizá sean menos tímidos que  los hogares donde las caras nuevas son una excepción. Estos descubrimientos desafían la teoría de que la timidez tiene un origen principalmente genético.

Apoyo
Para un niño, conocer a otros niños y adultos puede ser casi insoportable. Recuerde que sus sentimientos son muy reales y que no se comporta así por decisión propia. Por eso es muy importante no tomárselo a broma, con la esperanza de engatusarle y distraerle de su timidez; por lo que a él respecta, es un asunto muy serio. Y la idea de que usted le "mortifique" le hace sentir aún peor. Necesita el apoyo emocional de sus padres para sentirse seguro. Durante un ataque de timidez, un simple gesto de ánimo por su parte (como una palabra de estímulo o una caricia tranquilizadora) puede bastar para aumentar su confianza hasta el punto de sobreponerse a sus sentimientos.

Consejos
  1. No deje que se esquiven las situaciones sociales. Su hijo tímido puede dedicar todo su empeño a que usted crea, por ejemplo, que no puede ir a la escuela porque es incapaz de enfrentarse a los otros niños. Persuádale igualmente para que vaya.
  2. Recuérdele sus puntos fuertes. Un  niño tímido a menudo está convencido de que no gustará a los demás niños. Insista particularmente en que sí gustará porque, por ejemplo, es divertido estar con él.
  3. Propóngale hacer algo. Quizá no se le ocurra nada que decir o hacer cuando conozca a otras personas. Sugiérale ideas para romper el hielo, como decir su nombre a los demás niños o invitarles a jugar con él.
  4. Enséñele el lenguaje corporal. Muestre a su hijo cómo comportarse, aunque se sienta cohibido. Demuéstrele cómo establecer contacto visual, mantener la cabeza alta y no manotear nerviosamente
  5. Proporciónele experiencias sociales. Cuanto más se relacione su hijo con otros niños de su edad, mayor será la confianza que desarrolle en sociedad y menor la probabilidad de que sea tímido cuando conozca a otros niños o adultos. Esto se puede lograr asistiendo a grupos de juego o de estimulación temprana.

El Cerebro de tu Hijo (2 a 3 años)

Etiquetas: , , , ,

Este período coincide con una menor velocidad del desarrollo de las habilidades motoras, mientras que el cerebro se centra en otra prioridad: el desarrollo de los lóbulos frontales. Esta parte del cerebro es fundamental en el desarrollo del pensamiento racional, las emociones, la atención y la memoria.


Estrechamente ligados a la mejora de las habilidades comunicativas del niño, y al surgimiento de la imaginación y la personalidad, los lóbulos frontales contribuyen en gran medida a las características que nos hacen humanos. Ambos lados de los lóbulos frontales están interconectados. El pensamiento y el razonamiento se sitúan a un lado, mientras que el comportamiento emocional y social lo hacen en el otro.  Juntos, son la fuerza motriz tras nuestra capacidad de comprensión, de razonamiento, de planificación y de organización. Regulan nuestras emociones y respuestas, y mantienen nuestros impulsos bajo control. La función de los lóbulos frontales consiste en dirigir la actividad global del cerebro. Decide qué ideas saldrán adelante, cuál es la prioridad a cada momento, y supervisa el funcionamiento de las demás áreas cerebrales.  Nos da el visto bueno para actuar, reaccionar, o no actuar en absoluto.

El área del pensamiento y el razonamiento nos dice:
Dónde debemos centrar nuestra atención.
Qué debemos recordar.
Cuándo y dónde no actuar

El área social y emocional:
Supervisa nuestras emociones.
Regula nuestros sentimientos y los sitúa en su contexto.
Ayuda a gobernar nuestras respuestas, a la vez que vigila nuestras acciones impulsivas.

Los lóbulos frontales se desarrollan a lo largo de los primeros años, madurando en la adolescencia, y proporcionando la habilidad para tratar con habilidades más complejas. Juegan un papel fundamental en el desarrollo del control del comportamiento y de la personalidad del niño.



Elegir la respuesta adecuada
Los lóbulos frontales juegan un papel importante en el razonamiento y la resolución de problemas. Nos ayudan a decidir a qué prestarle atención y a responder de la mejor manera.Son algo así como la parte del cerebro que nos sitúan en un contexto. Es dónde los pensamientos sobre nuestro mundo interior (nuestros recuerdos, movimiento, emocionles, etc) enlazan con los pensamientos sobre nuestro mundo exterior. Al tener en cuenta toda esta información, los lóbulos deciden qué comportamiento o acción es la más adecuada.
Con tu hijo, esto o podría significar que comprendería y elegiría entre responder al hambre o la emoción:"¿Qué es más importante ahora: saber que tengo hambre (mundo interior) o la emoción que tengo porque mi mamá acaba de traerme un juguete (mundo exterior)?". Para responder, necesita decidir cuál es su prioridad y cómo comportarse.

Pensar y Razonar
El área del pensamiento y del razonamiento de los lóbulos frontales dirige el desarrollo de nuestra capacidad de planificación y razonamiento, y la de resistir las ideas y respuestas que podrían hacernos perder el rumbo. A medida que se desarrollan los lóbulos frontales de tu hijo, percibirás un incremento en su capacidad de planificación y razonamiento. Por ejemplo, "Si arrastro la silla y me subo, alcanzaré los caramelos". También mejorará su capacidad de concentración y de captar los mensajes que le ayudarán a conseguir lo que quiere. Mientras aprende autocontrol, tu hijo desarrolla las habilidades que necesitará para salir adelante. Una vez que tenga la experiencia para recordar cómo sentarse y prestar atención, tener en cuenta los sentimientos de los demás, y dejar de reaccionar impulsivamente, empezará a dirigir su comportamiento y acciones.

Capacidad de atención
Antes de ser capaz de aprender a razonar y a planificar eficazmente, tu hijo necesitará poder concentrarse. Su capacidad para centrarse completamente sobre una tarea, juego o conversación, se desarrollará gradualmente, a lo largo de deferentes etapas y niveles de atención, durante su niñez. A medida que se desarrolla, se centrará más en sus propias necesidades, deseos y objetivos (lo cual no siempre es bueno) y se distraerá con menos facilidad.


Planificar y Conseguir
Los lóbulos frontales del cerebro juegan un papel importante a la hora de permitirnos decidir lo que queremos y cómo conseguirlo. También nos permiten superar distracciones y obstáculos para conseguir nuestras metas.
Benjamín ha decidido que quiere jugar con su pelota roja. Primero, debe pensar, "quiero la pelota roja". Después utiliza su memoria de trabajo para aferrarse a la idea mientras piensa cómo conseguirla, "debo caminar hasta la caja de juguetes y encontrarla". Benjamín pone en marcha sus ideas y se dirige a la caja delos juguetes. Mira dentro, y descubre la pelota azul..." Qué bonita pelota azul". Para no distraerse, los lóbulos frontales de su cerebro le ayudan a volver a centrarse en el mensaje de la pelota roja...."Pero lo que quiero es la pelota roja, !y no está!" se da cuenta de que lo que ha hecho no ha servido de nada y decide, "puede que esté en el jardín". Y allá va.
Si fuera más pequeño, Benjamín seguramente se habría olvidado de la pelota roja y se pondría a jugar alegremente con otros juguetes, pero como Benjamín ya tiene 30 meses, no sólo quiere la pelota roja, sino que recuerda dónde y cómo encontrarla.
Su memoria de trabajo le ayuda a concentrarse en la tarea el tiempo suficiente para lograr su objetivo.

El Desarrollo de tu Hijo (2 a 3 años)

Etiquetas: , , , ,

Los niños de esta edad suelen tener mala fama. Dondequiera que vayan, arrastran la etiqueta de “Los Terribles dos años”. Pero para tu hijo, los 24-36 meses es más bien un período de enormes aventuras y transformación personal, y para ti, como madre, resultarán más gratificantes que difíciles.

¿Qué tendrán los niños de dos años que los hace tan diferentes de cuando tenía uno? No tendrás tiempo de pararte y reflexionar sobre lo mucho que ha madurado tu hijo, pero serás consciente de que ha aumentado en movilidad, sentido de la aventura, lenguaje y sociabilidad. También será adorable, y sabe lo mucho que te quiere aunque aún no es capaz de expresar la profundidad de sus sentimientos con palabras. El centro de su mundo eres tú, y la casa, pero cada vez sentirá más curiosidad y deseo de probar los límites y desarrollar su independencia.

Cambios significativos

Aunque aún es muy egocéntrico, tu hijo también es más consciente de sí mismo, y empieza a desarrollar pensamientos, deseos y opiniones propias que no dejarán de aumentar durante el siguiente año.
Cada vez valora más su independencia y quiere aprender a hacerlo todo por sí mismo, dirá “Yo hace” y “No!”. Durante los próximos doce meses, utilizará toda su movilidad y lenguaje para aprender más sobre su mundo. Su cerebro y su memoria se desarrollarán rápido. La velocidad y amplitud de los cambios emocionales que tienen lugar pueden ser abrumadoras, para tu hijo y para ti.

Tu hijo te necesita aún más durante este período emocionante. Tú eres su ancla, su puerto, y su control externo. Te necesita para ayudarlo a controlar, comprender y dirigir sus sentimientos de manera que se sienta cómodo. Al entender los mecanismos de su comportamiento, podrás emplear estrategias eficaces para hacerle frente y conseguir así que la vida sea más divertida y amable para todos.

Límites al comportamiento

Las rabietas y el arte de decir “no”, son típicas de este grupo de edad, pero ambas poseen una función importante.  El niño lucha con sus padres y también consigo mismo. Está aprendiendo sobre sentimientos personales y límites, además de la posibilidad del autocontrol. Estas habilidades implican que empieza a probar sus límites personales y a volverse independiente. Junto con la alegría por el descubrimiento de la independencia, aparecerá una fuerte necesidad de autonomía y seguridad.


Esta es la edad ideal para empezar a establecer sencillas directrices y rutinas de comportamiento. Los límites de comportamiento no consisten en ser muy estricto y controlador. Ni tampoco tienen como objetivo evitar que el niño se exprese o experimente. Su principal función es la de hacer comprender a tu hijo cuáles son sus límites y a aprender a un nivel básico cómo regular su estado de ánimo y comportamiento. Procura no prestarle más atención al mal comportamiento que al bueno, ya que reforzarías el malo.

Ayudar a tu hijo  manejar las emociones fuertes

Parte importante del desarrollo social es la capacidad de experimentar toda clase de sentimientos. Comprender que los sentimientos pasarán y que pueden ser controlados, le dará a tu hijo las herramientas para gestionar sus emociones.
  • Busca señales de frustración, sobre todo si tiende a morder, pegar o chillar.
  • Intenta no perder los nervios. Dale instrucciones claras para que cese en su comportamiento, pero no te molestes en explicarle porqué debe parar. Es demasiado pequeño para entenderlo.
  • Explícale a tu hijo cómo se siente para que empiece a aprender el lenguaje que describe sus sentimientos.
  • Desvía la atención de tu hijo con una actividad en lugar de centrarte en la negatividad.
  • Sé realista: Los problemas suelen producirse cuando el niño está cansado, hambriento, aburrido o sobreexcitado.
  • Puede que necesites retirar a un niño enfadado y agresivo de la situación para que pueda tranquilizarse.


¿Cómo "quitarle" el chupón al Bebé?

Etiquetas: , , , , ,


Cuando nuestros bebés empiezan la vida fuera de la pancita de mamá, necesitan muchas atenciones y mimos para sentirse seguros; y una de las maneras de encontrar sosiego y relax es chupándose el dedo o el chupón, aunque ya hayan comido y estén satisfechos, la succión los calma y los ayuda a dormir.

Lamentablemente, a esto se suma la  “comodidad inmediata” que ese mágico pacificador significa para un padre o madre lleno de tensiones, eliminando de inmediato el llanto de un bebé demandante.

Sin embargo, nos preguntamos ¿qué pasa cuando se vuelve imperativo y absolutamente necesario para calmar a nuestro bebé? ¡Tanto así que llega a ser una adicción para ellos! ¿Cuándo y cómo debemos retirar el chupón? Y la pregunta del millón: ¿¡Es bueno o no darles el chupón!?



El chupón no es necesario para el bebé, hay otras maneras de calmarlo y ayudarlo a dormir sin necesidad del pacificador. Si es que no se lo pones, no lo va a necesitar nunca y aprenderán a calmarse con el sonido de tu voz, con tus arrullos o con masajes. Pero, si ya se lo diste, entonces lo más apropiado es retirarlo antes de que cumpla un año para que no interfiera en el desarrollo de la mandíbula, la erupción de los dientes ni con el inicio del lenguaje verbal.


Ahora: Qué pasa cuando nuestro hijo ya tiene más de un año y no quiere dejar el chupón porque no consigue relajarse con nada más? O porque el reflejo de succión (inherente en ellos al nacer) en vez de ir disminuyendo, ha sido sobre estimulado con la presencia del chupón? ¿Qué pasa si nuestro hijo ya tiene dos años y no habla mucho porque tiene el chupón en la boca mucho tiempo?

A continuación les damos unos cuantos consejos:

No es recomendable quitárselo repentinamente, ya que hay una carga emocional y de apego con su “amiguito” y hasta puede que le haya puesto nombre, por eso hay que ir disminuyendo su uso durante el día y dejarlo solo para cuando tome la siesta o para cuando vaya a dormir. Puedes usar la técnica de refuerzo positivo o recompensas “si no usas el chupón en la mañana, iremos de paseo o recibirás un premio”.

Es bueno ir preparando a tu pequeño con cuentos hechos por tí acerca de la “partida” del chupón. Puedes inventar un cuento en donde llega “El Hada Buena” que se lleva a los chupones que ya cumplieron su tiempo de uso y se los lleva a bebés que sí los necesitan. O decirle que Santa vendrá en navidad y a cambio de su chupón te dejará un regalo para niños grandes mucho más lindo. A usar la imaginación!

Es importante recalcar también, que hay que elegir bien el tiempo en el que vamos a retirar el chupón, no hay que hacerlo coincidir con momentos de cambio en la vida de nuestros hijos, como la llegada de un hermanito o con la temporada en que deja los pañales para usar el bacín ya que perder el chupón es un gran acontecimiento para ellos y no queremos abrumarlo con muchos cambios al mismo tiempo.


Finalmente, olvida los consejos clásicos como: “Córtale la puntita al chupón para que no le guste más”, o “imprégnalo de un sabor amargo para que ya no lo quiera”. Estas acciones pueden sorprender mucho a nuestros hijo y convertirse en una experiencia traumática para ellos (Aunque no nos parezca a nosotros algo muy importante, para ellos sí que lo es!). Hay que tener paciencia y jamás castigarlo si llora o se pone ansioso en esta transición.