La personalidad de mi hijo: El egoísmo infantil.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

El desarrollo intelectual y el lenguaje influyen de manera decisiva en la formación de los aspectos más reseñables de la personalidad del niño: La afirmación de sí mismo, el egocentrismo, la crisis de oposición, la imaginación, etc.
En el primer año de vida, el bebé todavía no es capaz de distinguir con claridad entre él mismo y el resto del mundo.
Poco a poco, durante el segundo año, irá estableciendo esta diferenciación: en un primer estadio podrá reconocerse en el espejo o en una fotografía, explorará su propio cuerpo y lo distinguirá de los objetos externos, más adelante, el niño aprenderá a diferenciar a las personas, luego a reconocer su propio nombre, etc.

El nacimiento de la propia identidad

Durante el tercer año de vida esta conciencia de sí mismo se reafirmará e irá consolidándose de modo paulatino, lo que significa un paso más en su evolución como individuo.

La variedad y calidad de los estímulos que reciben los niños son,
junto con el entorno familiar en que viven, los principales forjadores de su personalidad.
La adquisición y el perfeccionamiento del lenguaje desempeñan un papel importante en este proceso de autoafirmación. En efecto, el niño de esta edad comprende la utilidad del lenguaje como instrumento y lo utiliza para sus propios fines. Ya no se limita a señalar con el dedo los objetos que le llaman la atención, sino que pasa "al ataque" y expresa verbalmente de sus deseos: "Yo quiero esto...".

El rey de la casa

Por otra parte, todo el conjunto de experiencias que ha vivido y sigue viviendo, junto con esa reafirmación de su propia identidad, fomentan un creciente egocentrismo. El niño ha crecido viendo satisfechas todas sus necesidades; sus padres han cuidado de él hasta en los más pequeños detalles y le han dado todo su amor y cariño. No es de extrañar pues, que se sienta el centro del universo. 
Además, su propia evolución intelectual, unida a hechos como pueden ser el nacimiento de un hermanito o la integración y convivencia con otros niños a su alrededor le hacen comprender que existen "otros", que también son cuidados y mimados como él mismo. Su reacción  ante esta constatación suele ser negativa, alimentando así su egoísmo.
El sentido de la propiedad está muy arraigado en el niño. Sabe muy bien lo que es suyo, pero también quiere hacer suyo lo que poseen los demás. Por otra parte, aún no es capaz de lo que los adultos llamamos empatizar, es decir, ponerse en lugar de otro o sintonizar emocionalmente con otros puntos de vista o pensamientos que no son los suyos. A ello se debe que las rencillas con otros niños por un juguete suelan ser frecuentes.
También puede suceder lo mismo con sus propios padres: el niño no comprende el punto de vista de su madre, que, como es lógico, quiere conservar sus cosas de la casa en buen estado y por tanto no deja que el pequeño juegue con los adornos, quien, en consecuencia, puede tener una reacción de rabieta ante este hecho incomprensible para él.

Es normal que los padres se preocupen ante el creciente eogísmo de su hijo, pero no deben hacer de ello una obsesión ni pensar que éste es "malo" por naturaleza. Han de comprender que esta es una fase más en su desarrollo, que, por lo demás, con el tiempo irá desapareciendo. Ello no quiere decir que deban quedarse con los brazos cruzados, ni por supuesto fomentar esas actitudes egoístas.
Lo mejor es no mostrar reacciones extremas, es decir, ni la absoluta permisividad ni el castigo o la riña constante, la propia evolución psicológica del pequeño a través de sus experiencias con otros niños, unida a una buena dosis de paciencia, comprensión y educación con espíritu positivo por parte de los padres, harán que aquel se vaya dando cuenta de la importancia que tiene y de los beneficios que puede reportarle compartir juegos y objetos y pedirlos antes que tomarlos directamente. No es un proceso fácil ni rápido, sino que se produce de manera gradual, es una etapa más de la adaptación social del niño.



Fuente: Nacer y Crecer

Estimulación de la coordinación oculomanual: de los 19 a los 21 meses

Etiquetas: , , , , , , , , ,

La capacidad de mantener la atención durante más tiempo permitirá a su hijo afrontar retos de coordinación oculomanual más complejos. En ocasiones estará totalmente absorto con, por ejemplo, comerse algo de un plato o encajando las piezas de un juguete, su rostro será un ejemplo de concentración mientras persista en su intento de completar la actividad. La mayor confianza de su hijo le motivará para esforzarse más en juegos y rompecabezas más difíciles.


En cuanto evalúe su capacidad de coordinación  oculomanual, cómprele un rompecabezas de tablero que le cueste completar, pero no demasiado. Si lo deja de lado al principio, siéntese con él y propóngale armarlo juntos.


A su hijo le resultará fácil concentrarse en una actividad que implique buena coordinación oculomanual cuando tenga pocas distracciones visuales. Sugiérale que despeje la habitación de juguetes antes de sacar uno nuevo.
Por naturaleza, su hijo tiende a jugar con los juguetes que puede manejar sin grandes dificultades. Por ejemplo, jugará con rompecabezas de tablero que ya domine, aunque no supongan ningún reto. Quizá tenga usted que animarle a probar con nuevos juguetes y rompecabezas si prefiere la familiaridad a la novedad.


Si sólo hay un juguete en su campo visual inmediato, aumentará la probabilidad de que complete la tarea. Elógiele mucho cuando insista hasta lograrlo.
Haga lo mismo cuando vaya de visita a otra casa: explíquele antes que no debe tocar los objetos de la casa y recuérdeselo otra vez si es necesario cuando esté allí. Pero no se extrañe si él intenta forzar las normas. No hay que perderle de vista para evitar los posibles riesgos.

Si puede, déjele jugar con una bandeja de arena y agua. Mezcle la arena con la cantidad de agua fría necesaria para crear una textura firme, si la diluye demasiado, no se podrá hacer gran cosa con ella. Ensuciarse las manos con esta mezcla es una actividad lúdica muy beneficiosa para desarrollar su coordinación oculomanual.  Puede estrujar la arena mojada entre sus dedos, construir formas con ella o incluso dibujar en su superficie alisada.


Consejos:
  • Resista la tentación de comparar a su hijo con otros niños.
  • Ofrézcale plastilina para moldear. Podrá modelar diferentes formas y luego aplastarlas y volver a crear más formas.
  • Hágale mover los dedos. Extendiendo los deditos y moviendo las manos en el aire.
  • Use productos cotidianos para jugar, combine harina con agua y haga una mezcla pegajosa para manipular.
  • Juegen con témperas no tóxicas a pintar sobre diversas superficies.
  • Juegue al “veo veo”, nombre objetos específicos de la habitación y pídale a su hijo que los señale. 

Feliz octavo aniversario "Mundo Yo Soy" :)

Etiquetas: , , , , ,

Celebrando nuestro octavo aniversario :D
El 25 de febrero cumplimos ocho años de amor en nuestro centro de Estimulación Temprana :D y para celebrar hicimos una linda fiesta!!!

Les dejo unas fotitos :3
Besitos,
Miss Leddy


























Nuestro Festival Navideño 2015!! Felices Fiestas!!

Etiquetas: , , , , , , ,



Hola mamitas y papitos de "Mundo Yo Soy"!!!, con mucho cariño compartimos el video de nuestro Festival Navideño 2015 en donde todos nuestros bebés con sus familias realizaron lindos números navideños y pasamos juntos una bella tarde :)
Espero que les guste!!
Nos vemos en el 2016!! 

Con cariño, 
Miss Leddy :3



Características generales de nuestros hijos (13 a 14 meses)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La capacidad de dar unos pasos se desarrolla poco a poco. Sus piernas se van fortaleciendo y pronto será capaz de realizar caminatas cortas por e parque. Se atreve a soltarse y caminar hacia otro punto de apoyo cercano, inclusive llevando un pequeño objeto en su mano, lo que le dará una sensación de equilibrio. el niño seguirá gateando y utilizará este sistema para desplazarse y subir los peldaños de una escalera.

Abrir, cerrar, meter, sacar y rebuscar son sus actividades favoritas. Es un explorador nato que investiga todo lo que está a su alcance, ya sea a través de los sentidos o mediante el sistema del ensayo-error. Sus avances motrices son evidentes al insertar objetos pequeños en una botella, al armar un juego de ensartados circulares y al realizar trazos con un lápiz, tareas que puede cumplir bajo la guía y modelo de un adulto. Intenta llevar la cuchara a la boca, pero no lo logra. lleva su dedo índice a cualquier agujero que encuentra, por lo que los padres deberán proteger los tomacorrientes y otros espacios potencialmente peligrosos.

Su capacidad de expresión crece, favorecida por la habilidad para posponer el llanto y pensar por unos segundos antes de ejecutar una acción. Conoce ya el nombre de unos tres objetos familiares y el significado de "dame", "pon" y "toma", con lo que puede cumplir consignas sencillas.
El desarrollo de la memoria de término corto y largo se evidencia al ser capaz de cumplir consignas simples, aprender nuevas palabras, recordar caras y saber con precisión donde está un juguete. Su juego favorito sigue siendo, desde el año anterior, el aparecer y desaparecer.

Expresa sus emociones de celos, afecto, ansiedad y rabia. Es capaz de reconocer emociones en los gestos y actos de otras personas. Saber que tiene poder para influir en el comportamiento de su madre, sea haciendo "ojitos", llorando o mostrando afecto.

Su naciente habilidad de marcha viene acompañada de un deseo de hacer ciertas cosas por sí solo. Aprende a llevar la cuchara a su boca y beber de un vaso, aunque de manera incipiente, regando su contenido. De la misma forma, colabora cuando lo visten, levantando los brazos o poniendo en posición la cabeza, pies y manos. Intentará peinarse, pero aún carece de la coordinación necesaria.

Uno de nuestros videos tutoriales para saber más sobre esta etapa en nuestros pequeños.

Destrezas:

Socio afectivas

  • Sabe manifestar sus deseos sin recurrir al llanto, aunque no siempre lo hace.
  • A la hora de la alimentación, lleva la cuchara a la boca, aunque todavía le falta precisión.
  • Sostiene él solo el vaso para beber, pero todavía riega.
  • Intenta quitarse la ropa interior, Ayuda a que las personas lo vistan.
  • Su expresión gestual es amplia. Esto significa que se da a entender con base en gestos. Por ejemplo, señala con su dedo índice un objeto que está en la repisa, para que lo bajen o jala el vestido de su mamá para llamar su atención. 
  • Todas las acciones que imita de forma simple son un preludio al juego por imitación, que se presentará alrededor de lso dos años. Remeda de forma simple a sus padres barriendo o limpiando la casa.
  • Gusta del juego del toma y dame.
  • Seguramente querrá el juguete que tiene otro niño.

Lenguaje y comunicación

  • Avanza en su desarrollo semántico, conociendo más palabras de las que puede decir. En éste y los próximos meses escuchará palabras y no las utilizará de manera inmediata sino en los días siguientes.
  • Mejora su articulación y dice con mayor claridad "mamá" y "papá".
  • Comprende el significado de palabras y expresiones concretas como "dame", "toma" y "pon".
  • Conoce el significado de tres objetos familiares.
  • Tiende a responder "no" a pedidos y preguntas. 
  • Señala con su dedo un objeto que se le pide y que él conoce por su nombre.

Cognitivas

  • Se toma unos segundos, piensa antes de realizar una acción.
  • Explora e investiga, sus actividades son complejas, orientadas a conocer el mundo mediante el sistema del ensayo error.
  • Sigue desarrollando su capacidad de memoria la cual crece en relación a las experiencias vividas. Sabe dónde están sus pertenencias y reconoce los lugares visitados.
  • Ejecuta órdenes sencillas como "Tráeme el juguete", "Dáselo a mamá".

Motricidad fina

  • Toma objetos de manera simultánea, uno con cada mano.
  • Emplea la pinza para introducir un objeto pequeño a través del pico de una botella, por imitación.
  • Gagabatea un papel, por imitación. necesitará hojas grandes, pues se saldrá de sus márgenes. Después de garabatear, no se detendrá a observar su dibujo.
  • Ensarta un círculo u objeto redondo en un tablero, por imitación, Realiza intentos para ejecutar por sí solo esta tarea, valiéndose de movimientos circulares, a través del ensayo-error.

Motricidad gruesa

  • Progresa en su marcha, se atreve a soltarse y dar unos pasos hacia otro punto de apoyo. Da pasos en una superficie cercana a él. 
  • Camina con un objeto en cada mano, lo que le da una sensación de equilibrio.
  • Sube gateando los peldaños de una escalera.

Jugar y aprender (bebés de 12 a 18 meses)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La vida de tu bebé es una constante aventura con muchas posibilidades para la diversión. Cada actividad, viaje, movimiento y sonido con el que experimenta está lleno de intriga y emoción.
Jugar es un instinto natural que conduce, inevitablemente, al aprendizaje y desarrollo de nuevas habilidades.

Las actividades con las que tu hijo disfruta naturalmente a los 12-18 meses complementarán las áreas de crecimiento y desarrollo que se acercan a esta edad. Para tu niño, aprender a caminar y a hablar es prioritario, junto con el desarrollo de habilidades de manipulación fina. El deseo de imitar multitud de actividades emocionantes, desde barrer y quitar el polvo hasta hablar por teléfono, evidencia que se está desarrollando su capacidad de razonamiento.

Juegos con el espejo

Los juguetes y los juegos que estimulan el movimiento, el lenguaje y el desarrollo de las habilidades motoras finas son ideales a esta edad. Las actividades que implican tantos sentidos como sea posible estimularán el desarrollo saludable de su cerebro y el inicio de la memoria.
Todos los bebés necesitan ayuda y estímulos, pero es importante que le permitas a tu hijo descubrir cosas a su propio ritmo, en lugar de forzarlo.
Los niños, al igual que los adultos, aprenden a través de la experiencia. Debe permitírsele equivocarse para poder aprender a desarrollar sus habilidades.

La elección de los Juguetes
Tu bebé no necesita juguetes complicados, cualquier objeto encierra a menudo más diversión, y es más adecuado a su edad, que los juguetes multifunción. Un sencillo objeto doméstico, como una taza o una sartén, un tarro lleno de semillas, o un trozo de tela permite un amplio margen para la exploración, los sonidos, o disfrutar con los colores y las texturas.
"¿Me traes una fruta roja? / ¿le ponemos un sombrero a tu osito? / A ver hasta dónde salpicas en la bañera?", actividades cotidianas como vestirse, cepillarse los dientes, bañarse, comprar y preparar la comida ofrecen grandes posibilidades de diversión y juegos. Haz una pregunta sencilla y directa que estimule a tu bebé a empezar a reconocer colores, formas y sonidos, pero sin que deje de ser divertido.

Juegos y rimas
A los niños les encantar reír. Los juegos de dedos y las canciones con movimiento son apreciados, y el mejor modo de cultivar lenguaje y la coordinación, sobre todo si combina con un final sorpresa. las rimas y las canciones estimulan el lenguaje, consolidan la confianza y son una excelente manera de crear vínculos con tu hijo.
Las canciones infantiles se han ido transmitiendo de generación en generación. Hay buenas canciones para aprender los sonidos de los animales.

Pacta citas de juegos con amiguitos :)
Baile y música
Baila con tu hijo en brazos. Ponlo de pie sobre tus pies y baila con él.
Haz música con sonajeros, bocinas o campanas. Anima a tu hijo a producir sonidos, dentro de los razonable, y no te preocupes por el estruendo.

Juguetes y actividades
Tu hijo repetirá hasta la saciedad una misma acción, mientras observa cómo se cae algo, se mueve o se ilumina. Los juguetes muy complicados le sobre-estimularán y acabarán por hacerlo desconcentrar o, al revés, crearán en él la necesidad de entretenerse constantemente para prestar atención y aprender.
Él empieza a desarrollar la capacidad para dirigir sus propios juegos y, aunque esto será mas evidente durante los 19-24 meses y de ahí en adelante, si ya muestra señales de ello, anímale todo lo que puedas. Los momentos de juego son un tiempo maravilloso para compartir con tu hijo y, una vez establecido el patrón, puede convertirse en un estupendo hábito y maravilloso pasatiempo para el futuro.

A continuación, juegos para hacer en casita :D


Fuente: Tu niño mes a mes

Festival de la Primavera 2015!

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Llegó la primavera a "Mundo Yo Soy"!!! y también nuestro lindo Festival 2015, en donde coronamos a nuestros Reyes y Príncipes de ésta bella estación :D

Pasamos una linda tarde en compañía de todos nuestros alumnos y sus familias!! Aquí les compartimos un video con las fotos del festejo, espero que les guste mucho!

Muchos besos y que el amor y la armonía sigan floreciendo en cada uno de sus hogares!!

Miss Leddy :3

Los Reyes y Príncipes de la Primavera



Todos juntos con nuestros disfraces :D

Características generales de tu bebé (12 a 13 meses)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

En este mes se dan importantes cambios, especialmente en la capacidad de desplazamiento del niño. A la habilidad de gatear se sumará la de permanecer de pie, sin apoyo, la de empinarse para alcanzar un objeto y la de dar unos primeros pasos, destrezas posturales y de marcha que darán al niño una creciente independencia, haciendo el mundo más amplio y atractivo por la infinidad de objetos que ofrece para su exploración.

Las destrezas de prensión siguen desarrollándose, se perfecciona la pinza y la habilidad de separar de manera voluntaria y más delicada los dedos pulgar e índice, con lo cual estará en capacidad, en los meses siguientes, de levantar una torre de cubos.



Pueden aparecer las primeras palabras, como "papá" y "mamá", las que no deben confundirse con los laleos y juegos vocales de "pa-pa" y "ma-ma" emitidos en meses anteriores. Las palabras tienen la característica de que son dichas con una intencionalidad de comunicar algo, por ejemplo, el reconocimiento de uno de los progenitores (éste es mi papá) o de algo que les pertenece (esto es de mi mamá).

Su creciente lenguaje comprensivo, que en este mes puede ser de unas cinco palabras, va acompañado de una creciente capacidad de posponer parcialmente el llanto para expresar los deseos. Si quiere algo, probablemente tratará de comunicarlo con un gesto. El niño gozará y deleitará al resto haciendo "caritas", actividad que lo volverá aún más simpático ante los adultos.

Algunos cambios cognitivos se hacen evidentes. Resuelve problemas mediante respuestas de ensayo-error. Por ejemplo, si se le pide que toque su nariz, primero llevará su dedo a la boca o a las orejas, hasta dar con el lugar indicado. Estará más atento a todo lo que pasa en el ambiente familiar, relacionando las causas con sus efectos. Sabrá que el sonido del agua en la tina significa que pronto lo van a bañar, y que el timbre de la puerta representa la llegada de alguien a la casa.

Destrezas

Socioafectivas

-Comienza a entender que sus deseos pueden ser complacidos sin llanto.
-Se toma unos segundos para expresar con gestos, con su jerga o señalando con su dedo índice un objeto deseado.
-Quiere alimentarse utilizando sus dedos, lo cual constituye un evidente intento de ganar en autonomía.
-Empieza a desarrollar su sentido del humor, ríe ante una acción cómica en que participa él y un adulto.
-Hace gestos y "caritas" y repite acciones que agradan a otros. Le gusta ser el centro de atención y que festejen sus bromas.
-Expresa emociones de miedo, cólera, afecto, celos, ansiedad y simpatía, entre otras.
-Prima la conducta egocéntrica, las personas y los objetos están hechas para él, sus seres cercanos deben sentir lo que él siente.

Lenguaje y comunicación

-Comprende y emplea de manera consistente unas seis palabras. En éste y los siguientes meses su vocabulario crecerá de manera asombrosa.
-Gusta de sonidos cortos repetidos de manera rítmica.
-Tiene su propio lenguaje. Se inventa palabras para referirse a objetos concretos, como un juguete. Por ejemplo, llama "TU TU"  a su carrito.
-Su primera frase estará compuesta de una sola palabra, y será entonada en forma de pregunta o aseveración. Tomando una pertenencia de su madre dirá: "Mamá!" (ésto es de mamá) o "Mamá?" (¿es esto de mamá?)
-Comprende consignas simples: Toma, dame, pásame el juguete.

Cognitivas

-Percibe formas geométricas de manera elemental. la percepción y reconocimiento de tres formas geométricas se dará durante el tercer año de vida. El intento de colocar un cubo sobre otro demuestra su capacidad de geometrizar o simetrizar el espacio.
-La habilidad de levantar  torres se irá desarrollando en los próximos meses y requerirá de un mayor refinamiento de la pinza y de la capacidad de abrirla para soltar un cubo y colocarlo sobre otro.
-Revuelve problemas a través del ensayo-error. Si se le pide que identifique una parte de su cara él tocará dos o más partes hasta dar con la correcta.
-Es capaz de inferir los efectos de sus causas. Si ve a mamá arreglándose sabe que ella va a salir a la calle. Si escucha el sonido del coche es porque ella regresó a casa.
-Aprende rápidamente a través de la observación directa, tanto en el campo social como en el lúdico. -Observa y trata de imitar a un adulto barriendo o limpiando una mesa o vistiéndose.
- Forma una hilera de cubos. El alinear cubos es un principio básico de seriación, que precede al conteo.
-Disfruta metiendo, sacando, abriendo, cerrando y explorando. Se vale de sus nuevas habilidades motrices y cognitivas para investigar y explorar activamente su mundo circundante.
- Juega al toma y dame con la pelota.

Motricidad Fina

-Agarra pequeños objetos empleando la pinza. Esta acción se ha venido perfeccionando en el último trimestre y lo seguirá haciendo durante los meses siguientes.
-Ha avanzado mucho en su destreza de soltar objetos abriendo la pinza. Esta capacidad se seguirá desarrollando durante los meses y años siguientes.
-Con una mano toma un objeto, en tanto que con la otra trata de alcanzar otro.
-Realiza garabateos simples y débiles.



Motricidad gruesa

-Gatea con gran habilidad.
-Se sienta de rodillas y se mece para los lados.
-Se mantiene de pie solo, sin apoyo, por tiempos más prolongados. Sin embargo, aún debe afianzar su equilibrio.
-Da algún que otro paso con ayuda.
-Es probable que ya camine solo, aunque esta destreza puede demorarse todavía unos cuantos meses más.
-Si camina solo, es probable que alterne el gateo con el caminar.
-Si camina solo, podrá hacerlo con un objeto en su mano, lo que le dará una sensación de equilibrio y gozo.
- Todavía no es capaz de lanzar una pelota sobre su cabeza, destreza que alcanzará probablemente entre los meses 23 y 26 de vida, cuando su masa muscular esté lo suficientemente fortalecida.




Fuente: Estimulación Temprana, Inteligencia emocional y cognitiva

Aprender sobre el género 3 a 4 años

Etiquetas: , , , , , , , ,

Hasta ahora, tu hijo era casi inconsciente de ser niña o niño. Puede que le hayan dicho que es "niña", pero no sabrá qué significa, y puede que sea incapaz de reconocer las diferencias entre niños y niñas.

Entre los 3 y los 4 años, tu hijo se volverá más consciente de las diferencias entre lo masculino y lo femenino, a través de sus experiencias en casa, su entorno más amplio y de otros niños. Ahora que los papeles tradicionalmente masculinos y femeninos no están tan claros, los niños tienen una interpretación más flexible de las funciones de papá y mamá, pero eso no parece afectar a su compresión de qué significa ser un niño o una niña.



Las diferencias son sorprendentemente pequeñas a esta edad. Las diferencias hormonales y en el desarrollo cerebral pueden explicar la tendencia de algunos niños a disfrutar de juegos más activos y agresivos, y de que algunas niñas a ser más "femeninas".

Sin embargo, en general, durante la infancia, los roles son bastantes intercambiables. No hay necesidad de preocuparse ni de prejuzgar la situación si descubres que a tu hijo le encanta disfrazarse o jugar con muñecas, o si tu hija pasa mucho rato jugando a los soldaditos.
Los niños tienden a sentirse atraídos por juguetes y juegos que ofrecen mayor emoción o que brillan más.
Algunos niños prefieren juegos más tranquilos, y a algunas niñas prefieren jugar duro, pero no es más que una parte de su personalidad, y estarán influidos por los gustos de papá y mamá a la hora de relajarse y de jugar.

El desarrollo de las diferencias

La influencia social es la mayor culpable de que los niños aprendan los roles y comportamientos femeninos y masculinos en la vida. El proceso se inicia en el momento en que los niños nacen, reflejado en el color de la habitación y de la ropa.
Algunos de los mensajes que dirigimos a nuestros hijos son sutiles e inconscientes, y empiezan muy pronto, por ejemplo, rosa para las niñas y azul para los niños. otros son más evidentes: "Vamos a jugar a tomar el té con tus muñecas, Jéssica", frente a "Vamos a jugar fútbol en el parque, Rob".

A menudo, estos mensajes refuerzan las diferencias innatas entre los sexos. Por ejemplo, a los chicos les ofrecemos juguetes más activos, y juegos más violentos, mientras que los juego sociales y las charlas se lo dejamos a las niñas. Esto se debe a una combinación  de retroalimentación de tu hijo (hacer lo que le gusta hacer, y lo que más aprecias tú) en función de lo que tú crees que deberían hacer los niños y las niñas. no hay nada malo en ello. Los niños y las niñas son diferentes, aunque todos tenemos algo de femenino y masculino. Nuestras ideas sobre el género vienen influidas por nuestra cultura. Las normas de la sociedad afectan nuestro modo de comportarnos, nuestras ideas y cómo organizamos nuestras vidas.

Explorar las diferencias

A lo largo de este año, los niños pueden empezar a mostrar una preferencia por los juguetes relacionados con el género, y sentirán más interés por los amigos del mismo sexo. Puede que empiecen a juzgarse: "los niños apestan" o "las niñas son tontas", y a iniciar exploraciones personales "si me enseñas el tuyo, te enseño el mío". Es una parte sana y normal del desarrollo, y el modo que tienen de explorar las diferencias entre niños y niñas.



Debes hacer lo posible para que tu hijo elija, y no prejuzgar. Comentarios como "los chicos no lloran" o "Mary ayuda a mami a preparar la comida", reforzarán los roles tradicionales.

Existe una tendencia a hablar más de sentimientos con las niñas y de lógica con los niños. El mejor enfoque es el de darles a ambos sexos los mismos juguetes y oportunidades, y reconocer las diferencias entre niños y niñas.

Fuente: Tu Niño mes a mes.

Shows Infantiles orientados a la Estimulación Temprana.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

A veces las mamitas y papitos estamos muy emocionados con el primer cumpleaños de nuestro precioso bebé, queremos que sea un día perfecto y organizamos una fiesta a todo dar! Todo es bellísimo, pero a la hora del show infantil, ni los juegos, ni la música, ni los materiales usados son adecuados para la edad de nuestro bebé ni para muchos de sus invitados menores de 3 añitos. Al final, nuestro príncipe o princesa junto a sus invitados, se asustan por la música estruendosa, por los muñecos gigantes y se angustian en vez de disfrutar su día. Es una frustración para todos.

En Mundo Yo Soy, hemos notado esto, luego de muchos años de asistir a los cumpleaños de nuestros alumnos, y por eso hemos creado una nueva idea en fiesta infantil exclusivas para bebés que cumplen 1, 2 y 3 añitos!

Nuestra propuesta cuenta con temas, juegos, materiales, canciones en vivo y una dinámica novedosa basada en juegos creados especialmente para la edad del cumpleañer@ y de sus pequeños invitados inspirados en la estimulación temprana.

Con mucha emoción les ofrecemos éste servicio a un precio de introducción :D y con un descuento especial para las mamitas y papitos que forman parte de Mundo Yo Soy!

Responderemos gustosamente a sus dudas y comentarios enviados a nuestro e-mail mundoyosoy@gmail.com, a nuestra página de fans de Facebook o abajo en la casilla de éste post.

Besitos,
Miss Leddy :3

Comportamiento Rebelde.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Los niños suelen dejar atrás los hábitos que incomodan a los adultos a medida que crecen, aunque a veces son una señal de una ansiedad más profunda. En este artículo se analizarán los comportamientos que suelen situarse entre lo aceptable y lo indeseado, y sugiere estrategias para hacerle frente.

El principio general con los niños es el de recompensar el buen comportamiento, ignorar el malo y ser coherente. Para tener éxito es crucial que las estrategias de comportamiento se adecuen a la edad del niño.


Cualquier hábito indeseado por los padres debería considerarse un mal hábito. Sin embargo, muchos tipos de comportamiento no merecen ser negociados con el niño hasta que tenga al menos tres años y pueda comprender tu razonamiento. Un ejemplo sería el de meterse el dedo en la nariz, muchos niños lo hacen. Explícale que no está bien, pero no le prestes demasiada atención, ni grites o lo conviertas en un juego, ni tampoco lo elogies por comportarse de otro modo. Esta estrategia se aplica a la mayoría de los hábitos indeseables.

Ir desnudo y otros instintos naturales

Los niños son muy físicos. Les encanta correr desnudos por todas partes en lugar de estar aprisionados por la ropa, y disfrutan explorando sus cuerpos. Junto con la comprensión de que "mi cama está aquí" y "mi baño está aquí", surge la consciencia de que "puedo hacer caca y pipí".
Tanto los niños como las niñas se sienten a menudo fascinados por sus funciones corporales y por sus genitales, los cuales se dedican a tocar por interés, y porque la sensación es agradable. A menudo, esto puede crear angustia en los padres, y también vergüenza, al preguntarse por esa conducta sexual, por si pone a su hijo en peligro ante adultos pervertidos, y por cómo cortar de raíz este comportamiento. Empezaré por tranquilizarte. Tu hijo no se masturba cundo se explora. Aunque los niños pueden llegar a experimentar erecciones, se trata de un reflejo puramente biológico. Los niños son demasiado pequeños para tener impulsos sexuales, y tampoco existe ninguna conexión emocional entre las sensaciones que experimentan, aparte de que les resulte agradable.

En circunstancias normales, no hay de qué preocuparse. Tu grado de tranquilidad o angustia por el comportamiento del niño dependerá de cómo vivas tú lo relacionado con el físico, pero se pueden aplicar las normas habituales de conducta. Ignora el comportamiento y no caigas en la tentación de comentar el tamaño del pene del niño, ni llames la atención sobre la acción de éste con alguna broma (asegúrate de que los hermanos tampoco lo hagan). Son respuestas adultas, inadecuadas para un niño de esta edad. Tus reacciones lo confundirán y reforzarán inconscientemente el comportamiento, ya que le dedicas tu atención.

Si te encuentras ante una situación de comportamiento inadecuado por parte de tu hijo, evita centrarte en el comportamiento directamente.
Mostrarte visiblemente molesta ante una exploración genital podría desencadenar el inicio de un sentimiento de inhibición y culpa ante el propio cuerpo. Practica mejor las técnicas de distracción para fomentar el interés en algo más emocionante, como jugar, pasear o pedirle que te enseñe cómo se viste él solo.

Es más habitual que fuera de casa el niño se meta las manos en el pantalón o el pañal, y no que se desnude, de modo que las técnicas de distracción funcionarán. Ofrécele cosas con las que jugar, o enséñale un comportamiento socialmente aceptable (como en el ejemplo anterior). Otra opción es llevarte al niño a otro sitio. Tu hijo superará esta fase con la edad y se beneficiará de tus ánimos para mostrarse relajado con su cuerpo.

Golpear la cabeza

Observar a un niño golpearse la cabeza puede resultar muy angustioso, por mucho que te digan que tu pequeño no se hará daño a sí mismo. Un niño que se golpea la cabeza a menudo puede hacerlo por sentirse abrumado por sus sentimientos, por intentar consolarse, o por buscar tu atención. Intenta averiguar la causa. Si se trata de un comportamiento habitual, puede que descubras alguna pista visual antes de que comiencen los golpes. Anímale a buscar otro modo de expresar su ira y frustración, como correr para quemar su exceso de energía.
Lo mejor es ignorarlo, ya que responder a su comportamiento puede reforzarlo como un medio para conseguir tu atención. Los niños poseen un mecanismo de autorregulación que les impide hacerse daño. Utiliza las técnicas de ignorar y, si hace falta, sujétalo con fuerza. Te ayudará saber que cuando tenga 2-3 años dejará de comportarse así porque habrá encontrado otras maneras de consolarse. A medida que desarrolle el lenguaje, encontrará el modo de explicarte cómo se siente.

El control de esfínteres

Al final de su tercer año, la mayoría de los niños controlarán esfínteres casi en su totalidad durante el día, pero la sequedad nocturna tardará un poco más. Si tu hijo ha conseguido no mojar la cama varias noches seguidas, intenta acostarlo sin pañal. No le reduzcas la bebida durante el día, no sólo es importante para su salud, sino que necesita tener la vejiga llena para darse cuenta de que quiere hacer pis. Algunos escapes durante la noche indican que tu hijo está alterado por algo, de modo que averigua la causa discretamente. Elógialo cuando controle el pis, pero no lo regañes cuando se le escape. Alternar capas de sábanas y protectores puede ahorrar tiempo si se produce un escape por la noche. La caca nocturna requiere más tiempo para controlar.



Los cambios en los hábitos del niño, una vez que ya controle esfínteres, pueden indicar alguna dificultad física o emocional. Siempre es bueno acudir al médico para que revisen al niño, ya que el estreñimiento y otros problemas de intestino pueden querer decir que el niño tiene problemas para controlar el movimiento intestinal, y que puede sentir dolor.
Si tu familia atraviesa un período de cambio y a tu hijo le resulta difícil o estresante, sus sentimientos pueden reflejarse en cambios en el control de esfínteres. No te muestres preocupada ante tu hijo. Ofrécele consuelo y vuelvan a una etapa anterior del aprendizaje del  control de esfínteres.

¿Porqué se producen los problemas?

Los problemas graves de comportamiento en niños pequeños pueden entenderse de dos modos: como indicativo de mensajes poco claros por parte de los padres y escasez de límites de conducta, o como indicativo de infelicidad o ansiedad. A veces se producen por ambos motivos.
Dado que la capacidad de comunicación del niño aún está en desarrollo, a esta edad las acciones son más eficaces que las palabras, por lo que todos los comportamientos deben considerarse en el contexto de lo que significan, al igual que su resolución. lo más importante es que a pesar de lo angustiada y frustrada que pueda hacerte sentir, los padres más eficaces son los que conservan la calma, son coherentes y claros en sus respuestas.



Fuente: Tu niños mes a mes.

Cómo fomentar la Confianza en tu hijo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

La confianza de su hijo en sí mismo sigue aumentando durante esta etapa de su vida, a medida que aprende nuevas habilidades día a día. Quizá sea pequeño, pero ya tiene una noción de sí mismo y de lo que puede o no hacer. Sus logros afectan a su confianza: por ejemplo, cuando a los 15 meses consigue abrir la tapa de una cajita y vaciar su contenido en el suelo, o cuando a los 3 años salta de un escalón y aterriza de pie sin caerse. Las reacciones de los demás hacia él también influyen en la medida de su confianza.


Componentes de la confianza

La confianza en sí mismo tiene un efecto significativo en el desarrollo de su hijo porque influye en su deseo de conseguir cosas y en su  relación con los demás. En la confianza de un niño hay que tener en cuenta tres aspectos:

Autoconvicción: Es la medida en que el niño cree que puede hacer frente a los desafíos que se le presentan. Un niño con poca autoconvicción ni siquiera intentará adquirir una habilidad nueva porque cree que le resultará demasiado difícil; en consecuencia, preferirá evitar la actividad a correr el riesgo de fracasar.



Autoestima: Es la medida en que el niño se valora a sí mismo. Y esto se manifiesta en numerosos ejemplos cotidianos. Observe a su hijo cuando intente aprender a hacer algo; cuando lo consiga, probablemente se volverá hacia usted y le dedicará una enorme sonrisa. Un niño con una baja autoestima no se impresionará por sus propios logros.

Autoimagen: Es la medida en que el niño recibe mensajes positivos de las personas que le rodean. Cuando usted le dice lo mucho que le quiere y le da un abrazo porque, por ejemplo, ha conseguido subir más alto en la escalera del tobogán, le está ofreciendo una imagen de sí mismo positiva que le hace sentirse bien.
Un niño con baja confianza en sí mismo disfruta menos de la vida, prefiere adoptar un papel más pasivo y quizá tenga dificultades para dar y recibir amor de otras personas.
Considera los desafíos y las aventuras más amenazadores que emocionantes y por ello es reacio a descubrir y a aprender.

Determinación
Los estudios psicológicos sugieren que un niño de esta edad suele tener una firme determinación y quiere alcanzar sus metas. Desea explorar y correr aventuras por nuevos territorios, convencido de que no puede existir un reto que esté fuera de su alcance. Es casi como si tuviera un sentido positivo innato de la autoconvicción.



Este sentimiento se extiende a la mayoría de los aspectos de su vida. Por ejemplo, su hijo realiza valientes intentos de subir las escaleras de casa; antes de lograrlo, finalmente, quiere correr mucho antes de mantenerse en pie con la firmeza suficiente para conseguirlo sin riesgo y procura comunicarse con usted aunque apenas haya empezado a utilizar palabras sueltas. Dicho de otro modo, confía lo suficiente en sí mismo para intentar cualquier empeño.

Sin embargo, la experiencia deteriora a menudo esa fe en sí mismo. La posible comprensión súbita de que, por ejemplo, no puede introducir de un modo correcto las figuras geométricas en sus casillas puede reducir su interés por el juguete.

Lo mismo ocurre cuando un niño intenta pedalear en el triciclo, descubre que no se ha movido ni un milímetro y se echa a llorar de pura frustración. Si los fracasos de este tipo son demasiado frecuentes, la confianza de su hijo en sí mismo disminuirá y dejará de intentarlo. Por eso es necesario observarle atentamente cuando juega. Concédale la libertad de jugar solo para que experimente el placer del éxito y al mismo tiempo prepárese para intervenir si ve que se avecina una decepción o frustración. Y si su hijo pierde los estribos o deja que la frustración lo desborde, abrácele, anímele y oriéntele hacia otro juguete o actividad que usted sepa que ya domina. Siempre puede volver a la actividad anterior más tarde, cuando tenga una actitud más positiva.

Consejos:
Mantenga contacto físico cariñoso.
Déle seguridad.
Descomponga los retos en pequeños pasos.Comunique a su hijo lo que siente por él (elogios).

Fuente: Niño Genial Mens Sana

¿Cómo lograr que mi hijo coma mejor?

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

¿Qué deberían comer los niños?, ¿qué cantidad deberían comer? y ¿cómo conseguir que prueben alimentos nuevos?, son los eternos dilemas para todos los padres. La buena noticia es que la mayoría de niños con problemas a la hora de comer, son niños normales, y se convierten en adultos normales, que comen de todo.



Las directrices para una alimentación sana pueden parecer contradictorias, y las preocupaciones por las alergias, aditivos y pesticidas añaden presión sobre los padres, ansiosos porque sus hijos coman bien, o lo suficiente. Si esto se une a la tendencia natural de los niños a ser inquietos, quisquillosos y, a veces, revoltosos a la hora de comer, el resultado puede ser un potente cóctel de tensión y problemas.

Comer es algo más que cuestión de salud, también es una habilidad social. Compartir la comida cumple una importante función en nuestra manera de comunicarnos con los demás. Las comidas familiares son una buena oportunidad para que todos se sienten juntos e intercambien experiencias. Cuando tu hijo alcance la edad de 24-30 meses, podrá hacer tres comidas al día y será capaz de comer solo con los dedos o una cuchara. Podrá sentarse a la mesa con los demás. La implicación acelerará el desarrollo de tu hijo más que si le das de comer tú o lo vigilas constantemente. Si no se siente distinto de los demás, es probable que empiece a comportarse como un "mayor"

Estrategias en caso de problemas a la hora de comer:

Tu hijo es quisquilloso para comer:  Muchos niños se vuelven caprichosos para comer, y puedes sentirte como si tu hijo te dijera "Me gustan todas las comidas menos la tuya". Intenta poner en práctica las directrices citadas más abajo. Si no funciona, puede que tu hijo tenga alguna fobia con la comida, la suciedad o la textura.

Tu hijo se porta mal durante las comidas: Para un niño puede ser difícil quedarse quieto durante largo rato, y si hay alguna tensión familiar en la mesa, seguro que eso afectará. Minimiza las distracciones, ignora el comportamiento indeseado. Anímale a imitar tu comportamiento o el de algún hermano mayor, si lo tiene. Comprueba que esté sentado cómodamente. Si todavía utiliza su silla para comer, piensa en cambiarlo a una silla normal.

Te preocupa que coma demasiado o muy poco: La mayoría delos niños comerán cundo tenga hambre, sin embargo, tu hijo necesitará tu ayuda para regular sus comidas y para comer de manera sana y equilibrada. Un horario de comidas regular y unos límites de conducta le ayudarán a introducirse en la rutina de comer. Unos pequeños y sanos tentempiés entre horas evitarán que se llene entre comidas. Asegúrate de que coma mucha fruta y verdura y evita los productos azucarados.

Te preocupa que esté demasiado rollizo o demasiado delgado: Todos los niños son rollizos. Sin embargo, un niño que no haga ejercicio, que se muestre letárgico y se quede mucho tiempo sentado, puede engordar  y acumular problemas de salud en el futuro.Consulta a tu médico en busca de consejos y directrices sobre el peso saludable. Si tu hijo está delgado, pero tú también lo eres, seguramente hay poco de qué preocuparse, siempre que su dieta sea equilibrada, sin embargo cualquier signo de una pronunciada pérdida de peso o ganancia de peso, o cambio en el apetito debería ser investigado por un médico. Jamás caigas en la tentación de someter a tu  hijo a una dieta sin grasas. Necesita alimentos enteros para que sus huesos crezcan y se desarrollen sanos.

Tu hijo come demasiado despacio: No hay manera de cambiarlo. Lo único que puedes hacer es ser paciente y recordar que es mejor comer demasiado despacio que demasiado deprisa. Procura que las comidas sean divertidas. No lo obligues a comer más de lo que puede. Recuerda que su estómago es muy pequeño. Si deja de comer, retírale el plato, pues significa que ha comido bastante.

Tu hijo se niega a probar alimentos nuevos: Los niños necesitan tiempo para acostumbrarse a nuevos sabores antes de disfrutarlos. Anímale a preparar las comidas a tu lado. Describe los ingredientes y deja que juegue con ellos. No te preocupes por la suciedad ya que una excesiva obsesión por la limpieza y el orden pueden desanimarlo a probar ciertas texturas, como alimentos mojados o con bultos. No te sorprendas si chupa un alimento nuevos antes de dejarlo de nuevo en el plato. No se está portando mal, es su manera de experimentar con el sabor y la textura. Ten paciencia y la próxima vez a lo mejor decide darle un bocado.

Asocia siempre comida con diversión: Si la comida parece divertida, el niño decidirá que seguramente sabrá bien. Utiliza la imaginación al preparar la comida de tu hijo.

Prueba lo siguiente:

  • Corta los sándwiches en forma divertida.
  • Prepara una cara de puré de papas con otras verduras.
  • Utiliza platos infantiles que revelen algún personaje según se vaya terminando la comida. 
  • Corta la fruta y la verdura con formas de cara o algún dibujo. 


Comer delante del televisor puede parecer divertido, pero aunque tengas costumbre de comer tú así, procura que la comida de tu  hijo sea una experiencia más interactiva y personal. Se trata de que se acostumbre a comer solo y disfrutar concientemente de la comida sin distracciones.

Su cerebro no es capaz de concentrarse en más de una cosa a la vez, y ver la televisión mientras se come no es buena idea para él a esta edad. Le costará mucho más tiempo aprender si hay algún suceso que no tenga nada que ver con la comida y que lo distraiga. La hora de la comida y la del juego, por el mismo motivo, no deberían coincidir. A esta edad, tu hijo puede necesitar que lo distraigan para animarlo a comer, o para que pruebe sabores nuevos, pero no es buena idea tener los juguetes sobre la mesa ya que siempre le resultarán más tentadores a tu hijo que la comida en su plato, y no te dejara ninguna salida.

Comer fuera
Comer fuera de casa puede no ser la misma fiesta para el niño que para los adultos. Si vas a viajar en auto, piensa en llevar la comida de tu hijo para que le resulte más familiar. No planifiques comidas largas, ya que el niño se cansará.

Introducir nuevos sabores
Intenta alternar una pequeña cantidad del alimento nuevo, al que el niño se resiste, con algo que le guste, como un plátano o queso fresco. La idea es crear una asociación positiva, entre el alimento nuevo y el conocido.

Juegos de comidas
Los niños que no tienen ningún problema con la comida, también lo encontrarán divertido.

Crea una comida desordenada afuera: con gelatina, arroz con leche, flan, etc. La única condición es que no sea comida caliente y que se pueda untar con ellos el rostro de tu hijo, o el niño pueda esparcirlo con la mano, como si fuera pintura de dedos. Cuanta más rara sea la mezcla de comida, mejor. Si tu niño parece nervioso o alterado, tranquilízalo, sonríe y hazle ver que estás tan a gusto con todo el desorden como él.

Celebra una carrera de comida nueva: prepara dos filas de pequeñas porciones de comida nueva sobre la mesa. Cubre los alimentos. A la voz de "ya" tu hijo y otro niño, o un adulto, debe saborear cada alimento por turnos. Recompensa a tu hijo con una pequeña cantidad de algo que le guste cada vez que pruebe un alimento nuevo. Esta táctica es una eficaz herramienta a corto plazo para situaciones extremas, para establecer asociaciones positivas con la comida. Al final de la carrera, suponiendo que haya chupado, tocado o probado cada alimento, recibirá un premio.

Ser positiva
Cuanto más positiva y estimulante te muestres con la comida, más relajado estará tu niño ante ella. Implícalo en la preparación de los alimentos. Si tú misma has tenido un pasado problemático con la comida, como dietas extremas o algún desorden alimentario, consigue ayuda médica para estar segura de que tanto tú como el niño están bien. Así también se reducirá el grado de ansiedad que exista en tu casa en torno a la comida.



Consejos para una comida relajada:

  • Anímalo a que coma solo.
  • Elabora una dieta equilibrada.
  • Introduce hábitos sanos de alimentación.
  • Ten paciencia y relájate con la comida.
  • Elogia a tu niño cuando coma bien.
  • Procura que las comidas sean sociables y divertidas.

Superar los problemas

Si tu hijo y sus hábitos te provocan ansiedad, anota tus preocupaciones a lo largo de varias semanas y mantén un diario alimenticio en el que escribas todo lo que puedas sobre la cantidad y veces que tu niño come, así como el tipo de comida que le gusta y el que no. Le ayudará a tu médico a decidir si el problema está relacionado con la comida, una alergia, la rutina para comer, o algún problema familiar más profundamente enraizado. Si tu hijo sufre una fobia extrema por la comida, acude a un especialista. Puede que necesites ayuda para superarlo.

Por último, no olvides elogiar lo "bueno" e ignorar lo "malo" durante las comidas. Cuanto más animes a tu hijo a aceptar los alimentos, o simplemente tolerarlos como una parte ineludible del día, más sano crecerá.